Mirada a la banca en una década

La banca probablemente constituye el actor del sistema financiero más cercano a la comunidad, y si bien la década transcurrida nos demuestra una serie de avances, también deberían aflorar algunos desafíos o tareas para enfrentar en la que se aproxima. 

 


En una mirada retrospectiva de la evolución de la banca realizada por la Asociación de Bancos e Instituciones Financieras}, recogido en su reporte ABIF Informa N° 179 de este año titulado “La banca, 10 años en perspectiva”, podemos rescatar una serie de aspectos interesantes, agrupadas en torno a seis ejes de atención. Así, para destacar:

a) Cuentas transaccionales: Un 86% de los hogares posee cuentas bancarias, lo que se traduce en que hay más de 32 millones de cuentas bancarias, haciendo que el número de cuentas aumente más de dos veces respecto de la década anterior.

b) Banca digital: Más de 4,8 mil millones de visitas a sitios webs se realizaron en el 2021, más que el promedio de la década. Asimismo, se produjeron 1,2 mil millones de transferencias en 2021, lo que representa un 14% más que el alcanzado en el 2020, lo que nos habla del crecimiento exponencial de la banca en acceso y transaccionalidad.

c) Tarjetas bancarias: Se detectaron 38 millones de tarjetas de débito y crédito vigentes en 2021, realizándose 2,8 mil millones de operaciones con tarjetas durante 2021, lo que implica que en la última década el número de tarjetas se duplicó, mientras que las transacciones se multiplicaron por 8.

d) Crédito: Se determinó un total de US$260 mil millones en crédito total en el 2021, en donde las colocaciones bancarias alcanzan a 85% del PIB. Asimismo, 7,5 millones de personas poseen algún crédito en la banca.

e) Beneficiarios del crédito: Se han otorgado 4,5 millones de créditos comerciales en los últimos 10 años. Específicamente, 970 mil hogares han podido acceder a una vivienda en esta década, lo cual del documento revisado se revela que la banca ha tenido un rol significativo en el otorgamiento de créditos a empresas y hogares.

f) Solvencia: El capital regulatorio de la banca alcanza a US$40 mil millones. No obstante, para cumplir con la BIS III, en los próximos 5 años, la banca deberá incrementar su capital en torno a US$18 mil millones.

Recorrer los últimos años de la banca, implica reconocer cada uno de los aspectos que en el documento se mencionan, sin embargo, junto con mostrar los avances es importante meditar sobre los desafios o tareas pendientes para el sector, si bien alguno de ellos pueden involucrar a más actores, y que los quiero acotar en específico a cuatro situaciones mínimas:

a) Consolidar una única base de información de endeudamiento, lo que permitiría tener una visión o panorama más claro y preciso de la situación real que cada uno de los potenciales usuarios de crédito exhibe al momento de presentar un requerimiento a una entidad financiera.

b) Debemos reconocer que la economía, no sólo en el país, pasa por momentos complejos, en que la inflación se ha transformado en un dolor de cabeza para las autoridades monetarias, elevando las tasas de política monetaria, lo que ha encarecido el financiamiento, por ejemplo, en el caso de los créditos hipotecarios. Al respecto, procurar, no sólo ahora, sino también en otras instancias, condiciones crediticias amigables a los usuarios, no sólo al segmento de personas, sino también de empresas, sea de la índole que sea, permitiría cambiar la percepción de la comunidad hacia las instituciones, y que se encuentra algo reflejado en una antigua frase de Mark Twain (1835 – 1910): “El banquero es alguien que te presta su paraguas cuando hay sol y te lo retira cuando llueve”.

c) Si bien algunos bancos previo al desastre sanitario que nos afectó habían desplegado esfuerzos para operar de manera virtual, la pandemia los ha impulsado de manera más sectorial para que progresiva y aceleradamente incrementen su presencia, y con ello los productos y/o servicios que ofrecen. Sin embargo, un aspecto es estar en la red, y otra, de qué forma me presento en la red a mis usuarios y cómo me perciben. En tal sentido, en un trabajo realizado siguiendo algunos lineamientos de la OCDE en torno a buenas prácticas y recomendaciones de educación financiera para las instituciones financieras, acotado en un producto en particular, derivados enfocados en la cobertura del riesgo de inflación, se pudo percibir una carencia en la calidad de la información dispuesta en los sitios webs de las entidades bancarias, en unas más, en otras menos, pero en todo caso, en ningún caso alguna destacando de manera favorable. Hay un tremendo espacio de mejora al respecto.

Mauricio Andrés Burgos Navarrete, Director de la carrera de Auditoría e Ingeniería en Control de Gestión, Facultad de Administración y Negocios, Universidad Autónoma de Chile (Sede Temuco)

UNETE



Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

  • linkedin facebook twitter
  • ©reeditor.com
  • Todos los derechos reservados
  • Avisos Legales