Avance de la banca digital

La banca digital se ha transformado en un eje de atención especial de desarrollo y fortalecimiento para la banca tradicional, y las cifras muestran que aquello no es sólo un decir. Es algo concreto, y que probablemente se seguirá reforzando en el tiempo. 

 

. Es algo concreto, y que probablemente se seguirá reforzando en el tiempo. 
En una publicación que se realizó alrededor de dos meses atrás en el Diario Financiero se resalta que en nuestro país el numero de clientes vinculados a la banca digital está por sobre los 21 millones de personas.

Considerando que la población nacional alcanza aproximadamente a 17 millones, la cifra antes mencionada resulta significativa. Prácticamente se encuentra en una relación 1 a 1.

Sin duda, como bien menciona el artículo la pandemia impulsó voluntaria u obligatoriamente la necesidad de las personas en acercarse a esta modalidad de operación, a la que en general la comunidad no estaba acostumbrada, entre otros porque la relación personal física con la entidad financiera constituía una instancia asentada y de importancia en la comunidad.

En tal sentido, la cifras señalan que, respecto del 2019, la cifra de clientes se elevó en torno al 93%, desplazándose de 11.024.353 a 21.233.426. ¡Cifra bastante elevada, casi duplicándose!

Por otra parte, si se trata de operaciones bancarias, las cuales se pueden desagregar en torno a dos grandes categorías, las transferencias y los pagos, la que lleva la batuta en términos de número de transacciones, a lo menos centradas en el mes de mayo, son las transferencias, las que llegaron a un total cercano a los 96 millones, mientras que los pagos a 23 millones.

Por otra parte, al mirar la evolución en el tiempo de ambas operaciones, las dos se han incrementado. Sin embargo, el cambio más intenso ha acontecido en las transferencias, las cuales casi se han duplicado respecto del 2019, mientras los pagos se incrementaron en torno a un 50%.

Asimismo, en el mercado nacional los tres bancos que destacan por la cantidad de clientes virtuales son BancoEstado, Santander y Falabella.

Particularmente el banco de carácter estatal, BancoEstado, comprende alrededor de un 49% de la cartera total de clientes digitales, lo que representa alrededor de 10 millones de clientes, cifra que se incrementó en un 131% desde el 2019.

Sin duda, hay instituciones que están más avanzadas que otras, y en las que las rezagadas deberán adoptar medidas para avanzar con más prontitud, o bien como dice un conocido refrán: “camarón que se duerme se lo lleva la corriente”, lo cual eventualmente puede implicar en general que esa entidad: a) se quede asentada como una institución más bien tradicional, alejada algo de las tendencias digitales en los mercados; b) que sea absorbida por otra institución; o en caso extremo, c) desaparezca del mercado.

Al recogerse algunas opiniones de expertos en torno a lo que se debería esperar en banca digital, se ha señalado entre otros:

a) El fortalecimiento de la personalización y el acceso a experiencias biónicas;

b) La instalación de las finanzas abiertas fomentando el surgimiento de nuevos productos y servicios;

c) El fortalecimiento de la relación con los clientes;

d) Mantener una mirada integrada entre la estrategia del negocio y la de la tecnología; y

e) Contemplar una transformación digital integral;

Si bien lo digital se plantea como una necesidad de implementación de los tiempos actuales, particularmente a contar de la pandemia, se ve algo extraño el no sumarse a estos cambios, y de ahí no se debe desconocer que de la información proporcionada algunas preguntas que uno puede plantearse son las siguientes: a) De ese total de usuarios “digitalizados”, ¿cuántos efectivamente son RUT únicos?, es decir, ¿una persona posee  más de una cuenta digital en bancos?; b) ¿Cuál es el número de personas o población nacional, el rango etario y salarial que se encuentra dentro y fuera de esta bancarización digital?; c) ¿Cómo califican las entidades bancarias la disponibilidad de información y/o orientación a sus usuarios en banca digital?; d) ¿Cuál es el nivel de satisfacción de los usuarios?; e) ¿Cuáles son los niveles de alfabetización digital y bancaria que exhibe el público en particular?; y f) ¿De qué forma las entidades del sector bancario, el gobierno y la academia se están transformando en agentes de cambios para que la población, en distintos estratos,  se suban con más comodidad a los nuevos tiempos?

Mauricio Andrés Burgos Navarrete, Director de la carrera de Auditoría e Ingeniería en Control de Gestión, Facultad de Administración y Negocios, Universidad Autónoma de Chile (Sede Temuco)

UNETE



Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

  • linkedin facebook twitter
  • ©reeditor.com
  • Todos los derechos reservados
  • Avisos Legales