"Notas de lluvia" Me levanté por Aysha Singing In The Rain

https://ellibrodurmiente.org/me-levante/

 

.org/me-levante/

“Notas de Lluvia” por Aysha Singing In The Rain.

Y a los buenos días, gentecilla de las redes. Hoy os traigo una joyita de Dave Bolaño.

 

<<Le prendí un par de velitas a los sueños que aún me faltan

y me puse positivo pa que las cosas me salgan,

pongo todo en mi futuro y el pasado que se vaya;

desde ahora, lo que duele no se pasa de la raya.

 

Voy despacio, pero llevo mi conciencia bien tranquila

y hoy me alejo del que crea que, pa hablarle, hay que hacer fila;

aunque me falta, estoy tratando de ponerme de primero;

si me caigo, me levanto, soy el sol del aguacero.

 

Y, si sonrío de repente, no es que esté demente,

solo me ha costado llegar hasta este presente;

sin estar con nadie, yo me siento hoy suficiente,

y ya comprendí que quien te miente se arrepiente (tú).

 

Y mira que disfruto y aún sigo solo;

pues vida solo hay una, si quieres, YOLO.

Casi pierdo el control, pero hoy lo controlo;

para pasarla bien, ya no hay protocolo (dilo otra vez).

 

Voy despacito,

mirando a las estrellas con el cielo clarito;

antes siempre llovía, pero ya hay solecito;

a mí, la soledad me puso más bonito y no te necesito (¿qué quieres que te diga?).

La sonrisa me combina hoy con la boca,

la alegría se me nota hasta en la ropa,

mi energía pocas veces se equivoca,

y es mi turno y hoy la suerte a mí me toca.

 

Y brindo por lo que creí me mataría y logré superar;

porque el vivir ya no me duele tanto, solo al respirar (dile).

Soy el de antes, pero con más fuerzas; pues, si no te mata, te enseña a pelear.

Caí tan fuerte que mi propio llanto me hizo levantar (¡dile!).

 

Y no me pueden parar,

me levanté del piso y ya no quiero llorar;

me voy para la playa a revolcarme en el mar,

tomarme una cerveza y, por qué no, bailar (¿quién viene conmigo?).

Y no me van a parar

las ganas de vivir y, en la ducha, cantar;

volver a ser feliz y con quien quiera estar,

poder recuperar lo que dejé de amar (escúchalo bien).

Aquí ya no nos para nadie>>.

 

Podría, simplemente, decir <<amén, hermano>> o <<pues ya estaría>>, que son dos tontás de esas que digo varias veces al día; porque es justo así como me siento por primera vez en mi vida, pero esta canción se lo merece todo, así que vamos a saborearla.

Lo de las velitas es literal: si bicheáis (stalkeáis para los más modernos) mi Instagram (@ayshasumaysigue), veréis que justo así lo hice en mi último cumpleaños (el del 37 para los más cot… curiosos). En una vela que hablaba de sueños, clavé una blanca de tarta y la soplé yo sola, con mis deseos más fuertes apretando el chorro de aire. En ponerme positiva tardé un poquito más porque, oye, los mejores platos se cocinan a fuego lento y tampoco es fácil. Ya tiene una una edad (37, como he dicho) y eso implica cierto grado de responsabilidad; como poco, para con una misma. Dejar de mirar por el retrovisor, pues bueno, en un noventa por ciento; que, como dijo aquel, quien olvida su historia, está condenado a repetirla. Y que lo que duela deje de doler tampoco es coser y cantar, pero podemos negociar una pequeña tirantez para los días de lluvia.

Eso sí, segunda estrofa, absolutamente… Despacito, de acuerdo con uno mismo, lejos de todo lo tóxico (cosas o personas), y tratándose con amabilidad. Ahora bien, yo no soy sol, que a mí sudar no me gusta; yo, la lluvia que limpia y refresca y propicia las escenas más románticas de libros y pelis (y también las más espeluznantes; pero aquí hemos venido a jugar, para bien y para mal).

Lo de reír de pronto es cosa chula, os lo digo de corazón, y te importa un pito quien te mire. Sentirse pleno por primera vez, sin machacarse por errores pasados; porque ya has aprendido y te perdonas… Maravilloso, en serio. Probadlo en casa.

En consecuencia, ocurren dos hechos: que estás genial solo pero, a la vez, te sientes preparado para compartir algo realmente genuino sin que eso te haga perder un ápice de ti mismo; sino todo lo contrario, seguir creciendo. Vamos, eso de <<no te necesito para nada pero te quiero para todo y mira lo que tengo, ven, que yo invito>>. Libertad, plenitud, calma, energía, ilusión, magia (de esto último no puede faltarle nunca a una bruja que se precie).

Tengo que insistir, porque el amigo Dave se empeña en lo contrario, en que la lluvia no es el enemigo; de hecho, hace más daño ese solecito al que tanto ensalzas. Pero bueno, te lo acepto, en un gesto de hermanamiento por esta felicidad recién estrenada que compartimos.

Me encanta que sea nuestro turno y bien se merece brindar, como ya dice el autor, por todo aquello que nos trajo hasta aquí, aunque haya dolido; porque toda moneda tiene siempre dos caras, así que… Como digo yo, la vida SÍ es un camino de rosas, porque tiene pétalos y espinas.

Y me gusta especialmente esa puntualización de que no es que no seas tú, sino que tal vez ahora es cuando lo eres, de verdad y con todo lo que ello conlleva.

El estribillo, que siempre dejo para el final, es una oda al <<pienso seguir por aquí aunque me borren el suelo>>. Y es que no hay otra forma de mantenerse a flote. Porque la felicidad, en un alto porcentaje, es una actitud: la de jugar lo mejor posible con las cartas que nos toquen. Por ejemplo, no puedo evitar que mi viajero haya decidido no quedarse a mi lado, pero sí puedo vivir en paz por saber que lo hice todo con respeto y tesón, que por mí no quedó y que fue bonita hasta la despedida; y otra cosa que puedo hacer también es mantener todo lo demás, lo que sí depende de mí, en armonía y fiel a mis objetivos. Y eso hago. Y soy feliz aunque te eche de menos. Y, de momento, sigo aquí por si te apetece compartirlo; pero voy a continuar caminando (porque me lo debo) pero despacito (para que estés a tiempo durante un tiempo).

La cuestión es soltar, recuperar, probar, crear… tomar el hábito de quererse y cuidarse, sin que eso implique odiar nada ni a nadie; que ese es el paso previo y la gente cree que es la meta. Es ser feliz aunque no siempre se esté contento, que salga a devolver, que lo normal sea sentirse bien aunque con algunos baches y no lo contario… Que la vida vaya de vivirla (que es otra de mis mil coletillas).

Buenos y vivos días.

Publicado el 24 de octubre de 2022

Entrada relacionada con Aysha Singing In The Rain

UNETE



Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

  • linkedin facebook twitter
  • ©reeditor.com
  • Todos los derechos reservados
  • Avisos Legales