Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Periodismo   ·   Lectores   ·   Escritores   ·   Tecnología   ·   5G   ·   Libros   ·   Novela   ·   Devaluación   ·   Cristina Fernandez de Kirchner   ·   Inflación



Rubalcaba ¿Por qué sigue en activo el mayor derrotado de la democracia?


Inicio > Política Nacional
28/11/2011


1112 Visitas



 Si harto rastrera ha sido la actitud de estos años por parte del personaje más oscurantista de la Historia democrática de España, no menos sorpresiva ha sido la  indolencia de la arrastrada víctima conjunta de los españoles durante las dos legislaturas de Zapatero. Rubalcaba pese a las circunstancias de una derrota histórica continúa en la carrera política en una intención de continuidad que nada bueno presagia con los antecedentes demostrados desde la era del felipismo. ¿Nadie dice nada? ¿Por qué la continuidad de alguien en quien nadie confía?


 

España encajó los más sucios golpes a cuenta del revanchismo de una reinventada memoria histórica ¿Qué se puede esperar de esa continuidad revanchista a cuenta de rencores muy recientes en este pulso echado por sorpresa e iniciado con una matanza aún por aclarar? En política la derrota deslegitima la continuidad de los candidatos que son rechazados por decisión electoral. No sólo son los ciudadanos los que deciden la futura vida política del derrotado, sino que también los correligionarios buscan un mejor representante después de que la decisión popular deja fuera al candidato político.





Hay derrotas que son etapas de cara a la victoria, pero otras son tan sonadas que sólo queda el camino de la autoexclusión a poco que se tenga una elemental decencia de la que carece Rubalcaba.







Del PSOE es previsible el interés partidista por encima de los intereses de la nación que gobierna; históricamente siempre fue así, incluida la reciente historia de estas dos caóticas legislaturas, pero... ¿ es que nadie va a decir nada, fuera del ámbito socialista, acerca de la permanencia de quien ha sido nocivo desde la era felipista, ahora que sus engaños han caído en estrepitoso declive?



 

Con el PSOE es fácil comprobar actitudes contra natura acerca de la política. Esas disonancias estriban en dos factores fácilmente deducidos a tenor de las actitudes que marcan la verdadera agenda política cuando acceden al poder.



 

El primero es la proyección de unas ambiciones que sobrepasan la apariencia del programa electoral y traspasa en muchos casos, para cumplir sus objetivos, la barrera de la legalidad con la constancia del relativismo para justificar el fin de las codicias. Ejemplo preclaro es  el famoso concepto de nación discutido y discutible de Zapatero y la politización de la Justicia.



 

El segundo factor es la responsabilidad encubierta de unas acciones radicales que no pueden dejar de tener su continuidad. No se mueven con malabarismos tantos platos para dejarlos caer en última instancia, por voluntades democráticas, y asumir las consecuencias de ocho años que derivarían en responsabilidades penales con sospechas palmarias que incluyen la alta traición.

 

Rubalcaba es el exponente de estas actitudes y el malabarista que ha manejado el conjunto de precarios equilibrios de carácter delictivo y que han culminado con un 20-N que debería haber marcado el fin de su carrera personal como referente directivo de su partido.

 

En cualquier lugar del mundo, la derrota electoral es señal inequívoca de la derrota personal del candidato. La democracia conlleva el relevo de los elementos particulares cuando los objetivos colectivos no son satisfechos no sólo en el partido que concurre electoralmente, también por la voluntad de la mayoría que decide. Extraño es que el protagonista de la mayor derrota electoral en democracia siga en liza por el poder del partido al que ha enviado a los profundos pozos del fracaso. Raro es que los correligionarios no deslegitimen a un candidato desgastado del mismo  modo que lo hicieron las urnas.

Normal es que esto suceda con un ser político tan oscurantista como sospechoso de múltiples criminalidades en el devenir de la Historia de España de estos últimos  treinta años.

 

Si nefasta es la actitud de los perdedores, peor es la complacencia de los ganadores. No aprendemos de los acontecimientos que nos llevaron al caos programático de un desmantelamiento del país que ha costado una ruina institucional y económica.

 

Cuando Rubalcaba apareció como Ministro del Interior, después de ser la cabeza visible de los sospechosos acontecimientos sucedidos los días posteriores del 11-M, se criticó al PP que no protestara por la elección del cargo del que fue ministro del GAL y protagonista de una violación de la jornada de reflexión. Muy caro se pagó la inane actitud de la Oposición, encontrándonos hoy a los terroristas en el Congreso de los Diputados después de malabares con rastro delictuoso y la certeza de un truco criminal.

 

Un candidato derrotado históricamente no es efectivo ni para su formación política, ni para el pueblo que decidió expulsarlo de la carrera por el gobierno de una nación. Siendo tan elemental la consigna democrática de la victoria o la derrota y el destino inmediato de sus protagonistas ¿Qué hace Rubalcaba todavía en Política? ¿Por qué un ineficaz candidato ve refrendada la derrota con la expectativa de la continuidad?¿Qué clase de ambición política- primer factor del PSOE- mueve a Rubalcaba que no sea la de la inercia de la responsabilidad encubierta de acciones radicales que no pueden dejar de tener su continuidad- segundo factor de la dinámica gubernamental del PSOE-?

 

Se comete un error visceral pensando que pertenece a la liza democrática dejar que continúe en política quien ha demostrado ser protagonista de las mayores sospechas delictivas de la Historia democrática española. La manera de ilustrar esta dejadez a la hora de pedir coherentes responsabilidades  podría estar en el ejemplo de la zorra cuidando de las gallinas;o del asesino disfrazado que  entra en la habitación del hospital donde recibe cuidados intensivos la víctima a la que intentó aniquilar, presto a desconectar los aparatos de intubación que la mantienen con vida… o esas películas de terror donde la protagonista se pasa todo el tiempo intentando escapar del psicópata y al final, cuando parece que todo ha acabado y ya llega la relajación, aparece de repente el asesino consiguiendo en sangrientos segundos lo que no consiguió en interminables minutos de metraje argumental.



 

Los ejemplos de Rubalcaba en la continuidad política podrían ser muchos, pero basta pensar, de manera realista, en ese revanchismo injustificado que arrasó nuestro país durante ocho años, para imaginar qué clase de rencor puede existir en alguien sospechoso de múltiples delitos, cuya salida a la desesperada consiste en seguir huyendo hacia delante con todas las consecuencias que sus acciones pasadas implican. Para echarse a temblar tratándose del mayor mentiroso con trazas delictivas que es Rubalcaba.



Si con ETA debilitada en el 2004, asistimos a su cura por parte de Zapatero-luego entendimos el porqué- a su inexplicable reforzamiento y a la obtención de lo que jamás había conseguido con 50 años de asesinatos y viles crímenes, no deberíamos quejarnos si dejamos que tenga supervivencia política quien fue el responsable directo de que eso suceda. Sumado a la sospecha de otros actos delictivos podemos sacar la conclusión de que craso error es ser permisivos con los futuros males que cualquier día nos pueden destrozar el orden deseable democráticamente y por sorpresa.









Etiquetas:   Corrupción   ·   Alfredo Rubalcaba

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
18423 publicaciones
4672 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora