Cómo se relacionan las instituciones mundiales posguerra con la aproximación teórica de la justicia de paz comunal como medio alternativo de resolución de conflictos con los consejos comunales del estado Carabobo.

 

.

                              Autora: Abg. Deisis Orasma

                              Doctorante en Ciencias para el Desarrollo Estratégico

                              Universidad Bolivariana de Venezuela

                               Correo: deisis69@gmail.com

El objetivo principal de este artículo, es establecer la relación entre las instituciones mundiales posguerra con la investigación doctoral, titulada: "Aproximación teórica de la justicia de paz comunal como medio alternativo de resolución de conflictos con los consejos comunales del estado Carabobo".

Las instituciones mundiales posguerra, son aquellas que se estructuran a partir de un conflicto bélico, que han sido muchos los que se han suscitado en el planeta.A los efectos de este trabajo, nos limitaremos a aquellas que nacen a partir de la primera y segunda guerra mundial. 

Después de estos dos acontecimientos lamentables y catastróficos para la humanidad, surgieron, en su momento, instituciones mundiales, que buscan solucionar los conflictos existentes entre las naciones. Después del conflicto bélico que se da entre 1914 y 1918, emergen organizaciones tales como: Sociedad de Naciones, Banco Internacional de Reconstrucción y Fomento, y el Banco Mundial. Al finalizar la segunda guerra (1939-1945), nacen nuevas instituciones, entre otras: Fondo Monetario Internacional, Organización de Naciones Unidas, Acuerdo General sobre Aranceles Aduaneros y Comercio, Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico, Organización Mundial de la Salud, Banco Interamericano de Desarrollo, Conferencia de Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo, Centro de Comercio Internacional, Corporación Andina de Fomento, Organización Mundial de Comercio. 

La intención original por la que se constituyen, es la de preservar la paz y fomentar el desarrollo de las naciones involucradas. A los fines de seguir la línea de exigencia en cuanto a la relación entre estas organizaciones y la investigación científica, ya identificada; nos limitaremos más a tratar las que tienen que ver con la preservación de la paz.

Los organismos que emergen posguerra con funciones destinadas a mantener la paz mundial, conciben la paz como la ausencia de conflictos armados, lo que es a nuestro entender, una noción restringida y conculcados de los derechos humanos.

 Al concluir la Segunda Guerra Mundial, se busca conservar una hegemonía, y para ello, se instaura un nuevo orden mundial con fundamento en una paz armada. Es decir, un conflicto de baja intensidad, multiforme y de plazo indefinido. Prevalecía, y prevalece, una visión negativa de la paz.

Lo expuesto hasta ahora, se contradice la idea de la paz que se edifica desde la justicia de paz comunal, logrando o preservando la armonía en las relaciones familiares, vecinal y comunitaria, a través de medios alternativos de resolución de conflictos, como el arbitraje, la conciliación y la mediación (Ley Orgánica de la Jurisdicción Especial de la Justicia de Paz Comunal, 2012).

La justicia de paz comunal, aborda la situación conflictiva desde lo social, lo justo y lo equitativo, en procura de brindar una solución integral a las controversias que se presentan.

Esta paz que nace de esta jurisdicción, alude a un proceso de reconocimiento, de respeto mutuo y de justicia, que garantiza la construcción de ciudadanía y de una sociedad con un lugar para cada quien. No es la paz que se ha impuesto como consecuencia de los valores pro-occidentales, basados en una perspectiva negativa, como simple ausencia de guerra o desorden interno, en total desconocimiento de las dimensiones positivas de la paz. De esta última manera, se busca mantener la paz, sacrificando la libertad y el bienestar de los ciudadanos.

En ese sentido, no es posible establecer una relación entre las instituciones mundiales posguerra, con la investigación: Aproximación teórica de la justicia de paz comunal como medio alternativo de resolución de conflictos con los consejos comunales del estado Carabobo. Ya que la paz que han logrado las primeras, no es la de la justicia, ni el equilibrio de poder.

Desde la justicia de paz comunal, se prioriza la cultura de paz , con un contenido de una real democracia participativa. Ese proceso de culturización requiere de una amplia campaña de educación y divulgación, que provoque un proceso de empoderamiento mental de los derechos y deberes individuales.

La naturaleza de la paz posguerra y de la paz comunal, vecinal y familiar, son diametralmente opuestas. La primera obedece a intereses de países dominantes. La segunda, responde a una necesidad social colectiva por una mejor relación entre hermanos, entre pueblo.

Las situaciones planteadas indican que no existe una estructura que modere las tensiones mundiales y las constantes guerras que se suceden internacionalmente. Qué hay la imperiosa necesidad de crear organismos más democráticos y plurales.

Así como también, es significativo advertir que, la concientización sobre la justicia de paz, exige una tarea que debe contextualizar en el tiempo y en el espacio, e impartiendo una iniciación a los valores, las aptitudes y los conocimientos que sostienen los principios democráticos y de los derechos humanos y a la apreciación mutua entre las personas.

La investigación que se lleva a cabo, al igual que este artículo, impulsan un nuevo tipo de enseñanza-aprendizaje, por consiguiente, sus contenidos y metodología exigen una estructura distinta de las conocidas, a manera de permitir estar acorde con las tendencias humanistas.

Existe la certeza que los desafíos que implican esa transformación, son inmensos, pues los contenidos impuestos, deben cambiar, a efecto de perseguir la transformación de cada ciudadano en crítico disernidor de los factores que propician los conflictos.

Es necesario tener presente que la educación para la paz, ya sea la paz convencional o la paz de la justicia comunal, no puede ser solo compromiso de las escuelas, los agentes educativos pueden ser todas las personas, instituciones y medios que influyen conscientemente en la formación de los educandos. De cada uno se exige un compromiso militante, efectivo, con la finalidad de utilizar los medios y mecanismos necesarios y adecuados para la formación moral, la consecución de la paz personal y, por sobre todo, de la paz social. 

UNETE



Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

  • linkedin facebook twitter
  • ©reeditor.com
  • Todos los derechos reservados
  • Avisos Legales