La universidad y su relación con la formación de capitales y la acumulación de capital.

Universidad Bolivariana de Venezuela

 

. Fernando Eleazar Hernández

MSc: Ana Becsaida Moreno Cabeza

Cedula de Identidad 6.366.946 DI

Dirección: Maracay – Estado Aragua, MBI,

Caña de Azúcar, sector1

Vereda 14, Casa No. 1

Móvil: 58-416.8292594 – 58-424.2916173

email: anamore320@gmail.comanabec62@yahoo.com

Maracay, mayo 2022 – I Ensayo

La universidad y su relación con la formación de capitales y la acumulación de capital.

La Universidad en la América Hispana fue creada dentro del contexto político cultural trazado por el imperio español, cuya misión principal consistía en servir a los intereses de la Corona, la Iglesia y las clases superiores de la sociedad. Con el transcurrir de los años encontramos que las universidades en los países de América Latina, han respondido desde su creación a lineamientos establecidos prioritariamente para el fortalecimiento los intereses  imperiales de élites y grandes consorcios internacionales, situación que se acentúo después de finalizada la II Guerra Mundial (1948), con la conformación de un mundo bipolar (EE.UU-URSS)[1], la creación de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) y las directrices que desde la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPALC) y la Organización de las Naciones Unidas para Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) imponían al sistema educativo, especialmente al sector universitario.

 Ahora bien, durante la década de los años 1989 -1999, con la caída del muro de Berlín, la unificación de Alemania, la desarticulación de la URSS y la conformación de un nuevo orden económico-político internacional, así como, el endeudamiento de los países de América Latina y el Caribe con el Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco Mundial (BM), y la aplicación de medidas neoliberales y privatizadoras permitieron fortalecer la hegemonía del gobierno norteamericano en el mundo que poco a poco convirtieron las universidades en instrumentos defensores del capitalismo, del neoliberalismo y de los grandes consorcios internacionales, con el fin de promover la formación y acumulación del capital, la explotación del trabajador y la depredación del medio ambiente.

En este sentido, y como bien lo argumenta Lebowitz (2007), en el capitalismo, la lógica del capital domina, y esa lógica va en contra de las necesidades del desarrollo de los seres humanos. Para el capital, los seres humanos y la naturaleza son sólo medio para obtener ganancias, (p13). Por consiguiente, en pertinente que las Universidades en la República Bolivariana de Venezuela; así como en la América Latina, de nuestra Patria Grande, se erradique esa concepción capitalista  imperialista que enaltece el proceso productivo y la acumulación de capital, por medio de la explotación del trabajador y de los recursos naturales existentes en nuestros territorios.

Desde 1999, en la Carta Magna de la República Bolivariana de Venezuela se considera la educación como un derecho humano, estableciendo una directriz que se orienta primordialmente a la transformación de la realidad como eje ético del saber y el trabajo. Por consiguiente, las universidades deben promover el pensamiento socio crítico y el enfoque dialectico de la realidad como una totalidad, como ejes prioritarios para la transformación productiva (capitalista, depredadora de la naturaleza y acumuladora de capital) con el fin de fortalecer el aparato productivo desde la pertinencia nacional, el pensamiento descolonizado, la conciencia de clase, el desarrollo endógeno y la preservación de la vida en el planeta.

Con esa visión se resaltan las necesidades humanas y el desarrollo humano, partiendo de la filosofía marxista de que la verdadera riqueza no es el capital, sino las capacidades y potencialidades humanas. Según Lebowitz (ob.cit.), la Revolución Bolivariana ha dado vida al marxismo del Che Guevara, especialmente a su reconocimiento de que es necesario actuar vigorosamente para eliminar las categorías de la vieja sociedad, particularmente la palanca de los intereses materiales, y construir hombre nuevo (p.100).  

Ahora bien, para eliminar las categorías de la vieja sociedad, las universidades deben fomentar la construcción del hombre nuevo, uno que responda a intereses nacionales y, que desde su entorno fortalezca los interés sociales en beneficio de su comunidad en lo cultural, lo social y lo productivo. Este último sector debe desvincularse de aquellos intereses capitalista que responden a intereses privados y fortalecen la formación y la acumulación de capital. Es necesario conformar un sistema productivo destinado a la satisfacción de necesidades, orientado al intercambio de actividades, en lugar del intercambio de mercancías, especialmente en el reglón alimenticio, dado que la importación de alimentos en tiempos de bloqueo económico, comercial y financiero, de medidas unilaterales y coercitivas del gobierno norteamericano y profundizado por el confinamiento en nuestros hogares ocasionado por el COVID -19, ha demostrado nuestra debilidad para el abastecimiento alimenticio, perjudicando considerablemente a la sociedad venezolana.

Bibliografía:

Lebowitz, Michael: La lógica del capital versus la lógica del desarrollo humano. Biblioteca Popular para los Consejos Comunales. Serie Inventamos o erramos Ministerio del Poder Popular para la Cultura. Editorial el Perro y la Rama, 2007

[1] Estados Unidos y Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas

UNETE



Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

  • linkedin facebook twitter
  • ©reeditor.com
  • Todos los derechos reservados
  • Avisos Legales