Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Coronavirus   ·   Salud   ·   Sociedad   ·   Trabajo   ·   Innovación   ·   Vida   ·   Escritores   ·   Lectura   ·   Periodismo   ·   Salud Pública



Las nuevas tecnologías y las formas de socializar.


Inicio > Ciudadanía
25/11/2011

11735 Visitas






Hace apenas 20 años la idea de internet como medio masivo de comunicación era impensable. La manera en que éste ha transformado nuestras vidas es simplemente asombrosa. Pero, sin duda uno de los más grandes beneficios que Internet nos ha proporcionado es proyectar las fronteras de nuestra existencia física hasta donde queramos. ¿A qué me refiero con esto? Sencillo, piensen ustedes en hace 10, 20, o 30 años, nuestra red de amistades y amigos se veía limitada por los lugares a los que teníamos acceso físicamente, es decir, de manera presencial. Hoy en día, las fronteras de nuestro mundo no se limitan a nuestro vecindario, oficina de trabajo, escuela ¡vaya! Ni siquiera se limitan a nuestra ciudad o país. Con Internet de nuestro lado podemos expandir nuestras redes de trabajo, escolares, o simplemente buscar gente afín a nuestros intereses en cualquier rincón de nuestro planeta.

  

Este cambio en la tecnología también ha venido a la par de grandes transformaciones a nivel mundial, que incluyen desde las relaciones internacionales hasta el comercio. Hoy en día, la llamada globalización, el acortamiento de las distancias y la gran cantidad de satisfactores que van desde las computadoras hasta la comida o la ropa hacen que las cosas “ya no las hagan como antes” como seguramente habremos escuchado en más de una ocasión. La gran oferta de productos, la accesibilidad y sobre todo la imperiosa necesidad de fabricar más y mejor para sustituir el producto de nueva generación ha hecho que los productos tengan una vida más corta: los celulares y computadoras son un gran ejemplo de esto. Esta tendencia a la adquisición de más y mejores cosas también tiene su contrapartida en la proliferación de las famosas redes sociales como Facebook, Twitter, My Space etc. Estas redes sociales se renuevan, ofrecen nuevos servicios, suben en popularidad, descienden, son sustituidos por otros mejores, se diversifican en cortos períodos de tiempo. Lo mismo ocurre con la forma en que se interactúa con los demás, al hacer de los vínculos humanos algo frágil y superficial con respecto de aquellos anteriores a la llegada de estas nuevas tecnologías.



Hoy en día,  las nuevas formas de socialidad observables en Facebook, Twitter, My Space, etc, invitan a crear nuevos códigos de conducta, reflejo fiel de las nuevas formas de concebir el mundo en el contexto global. La característica de instantaneidad resta valor a lo individual, tanto en los objetos como en las personas; hoy en día no importa la calidad de las amistades sino el número que se pueda demostrar en el perfil y sobre todo la posibilidad de acceso  a otros satisfactores intangibles que éstas brindan. Las fronteras que delimitaban a las personas hace 30 años estaban determinadas por lo físico y real, lo que se veía, lo que se tenía, de tal forma que una persona se rodeaba físicamente (y real) de aquellas personas que estaban dentro de su círculo vital. El capital social (o los activos personales que una persona construye a partir de las relaciones sociales que desarrolla), tiene otra cara en la era digital. Los jóvenes de ahora expanden sus fronteras más allá de lo tangible y crean nuevos códigos de pertenencia a partir de lo que consideran como valioso. En los nuevos imaginarios colectivos, ser amigo de una persona que tiene 1500 o más amigos en Facebook o 10 mil en Twitter, inmediatamente eleva su valor como individuo, igualmente si se es hombre y se tienen muchos contactos femeninos visualmente atractivos, por ejemplo.



El predominio de la imagen por sobre las ideas ha encontrado en las redes sociales un campo de cultivo fértil para estas nuevas formas de socializar. Popularmente se dice que nadie es tan guapo o atractivo como aparece en su foto de perfil de Facebook, y esto sintetiza con gran elocuencia el  imperio de lo visual. Cuando alguien, impresionado por las nuevas formas de socialidad afirma que actualmente los jóvenes son diferentes, no se equivoca: los nativos digitales (aquellas generaciones nacidas en los últimos 15 años que han vivido totalmente inmersos en las nuevas tecnologías) se relacionan distinto a como lo hiciéramos aquellos de generaciones anteriores. Pensar en los fenómenos que ocurren en los límites de las redes sociales implica, por fuerza, hacer esta distinción entre quienes nacieron en la era de internet y quienes no, por la simple razón de que quienes no nacieron en ella hicieron de la convivencia cara a cara su día a día.



Los jóvenes de ahora basan en la imagen su mejor carta de presentación, modas como la de poner fotos de perfil con el torso semi desnudo o en posiciones particulares buscan mostrar su valía por medio de imágenes visualmente atractivas para el resto, buscando así aumentar su valor en la red respecto a aquellos que no tienen acceso a gimnasios, antros de moda, o a lugares lejanos y costosos, así como ser más influyentes en las opiniones que expresan o el tipo de gente que atrae a sus perfiles. Por el contrario, aquellas personas no natas en la era digital buscan en la imagen una forma de trascender lo efímero de la información en la red, de tal forma que es común observar por temporadas fotos que evocan momentos remotos como la infancia o de tiempos pasados en un esfuerzo por superar la limitada caducidad del tiempo. Con la edad de los usuarios cambian las tendencias y las formas de uso, mientras que para generaciones superiores a los 40 años, las redes sirven más como medio de información pasivo, es decir, la cantidad de participación o generación de información, fotos, es menor; en los nativos digitales la socialidad en estos medios funge un papel fundamental que trasciende los mismos medios.



Las nuevas formas de socializar que emplean los jóvenes digitales es para quienes sobrepasamos la barrera de los 25 años algo completamente nuevo y que en ocasiones juzgamos negativamente tal como lo hicieran nuestros padres o abuelos en nuestra adolescencia ya fuera por la manera de vestir, la música que escuchábamos o los lugares que frecuentábamos. Entender los cambios a la luz de las tecnologías como la radio, la televisión, los teléfonos inteligentes, las computadoras y la internet va a la par con los fenómenos que ocurren a nivel mundial y nos afectan a todos, tal es el caso de la globalización y todos los fenómenos sociales, económicos y políticos que ocurren alrededor de esta. Reflexionar en el tiempo y los objetos que conforman nuestra cotidianidad es la única forma de acercarnos a la compresión siempre cambiante de lo que llamamos real, misma situación que cambia de persona a persona, de época a época y de sociedad en sociedad.



Etiquetas:   Comunicación   ·   Psicología Social   ·   Redes Sociales

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Los más leídos de los últimos 5 días

Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
19546 publicaciones
4885 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora