"Bibliotecas del Mundo" Biblioteca del Senado de España por Mariángeles Salas

https://www.ellibrodurmiente.org/biblioteca-del-senado-de-espana/

 

.ellibrodurmiente.org/biblioteca-del-senado-de-espana/

“Bibliotecas del Mundo” por Mariángeles Salas.

La Biblioteca del Senado de España, es un recinto bibliotecario de estilo neogótico que se encuentra en la Cámara Alta del Senado, en el edificio de la plaza de la Marina Española, en Madrid. El diseño y obra de rejería original que constituye su espacio arquitectónico se hizo en el taller de Bernardo Asíns Serralta.

El germen de la Biblioteca del Senado se encuentra en la Biblioteca de las Cortes. Ante la necesidad de que los parlamentarios de las Cortes de Cádiz contasen con todo tipo de información para desarrollar su trabajo, en 1811, se acuerda la creación de la Biblioteca de las Cortes, confiándose su dirección a Bartolomé José Gallardo.

Se organiza entonces una biblioteca legislativa para consulta de los Diputados, pero que recoge también tesoros bibliográficos nacionales, y pidiéndose además a los impresores que remitieran dos ejemplares de todas las obras y papeles que se imprimieran.

Tras el fin de la Guerra de Independencia las Cortes y su Biblioteca se trasladan a Madrid. Las primeras reuniones de las Cortes en la capital se celebraron en el Teatro de los Caños del Peral, donde hoy se levanta el Teatro Real. Este edificio fue ligeramente adaptado por el ingeniero de marina Antonio Prat, pero se encontraba en tan mal estado que los diputados decidieron trasladarse al vecino Colegio de Nuestra Señora de la Encarnación, conocido como Colegio de doña María de Aragón por su fundadora.

La Biblioteca de las Cortes permanece en las dependencias del antiguo Colegio hasta la aprobación de la Constitución de 1837 y la implantación del bicameralismo, que supusieron su supresión y el nacimiento de la Biblioteca de la Cámara Alta en 1838.

La Comisión de Fomento y Conservación de la Biblioteca fue la encargada de la gestión y administración de la Biblioteca del Senado, ocupándose de la selección de los libros que más interesaban a la institución y adquiriendo importantes conjuntos bibliográficos.

Uno de sus trabajos más destacados de la Comisión fue la redacción y publicación, en 1851, del Reglamento para el régimen interno de la Biblioteca, así como de su primer catálogo, que recogía por orden alfabético y materias sus fondos.

En 1923, con la dictadura de Primo de Rivera desaparece el Senado. Unos años después, en 1939, los fondos de su Biblioteca se adscriben al recién creado Instituto de Estudios Políticos. Entre esa fecha y 1977, los fondos de la Biblioteca del Senado sufren diversas vicisitudes. Con motivo de las obras realizadas en los años 60 en el palacio del Senado, los fondos se dispersan de tal modo, que una parte importante fueron depositados en los sótanos o incluso en las viviendas de los ujieres.

Ante esta situación, en 1972 se elabora un Proyecto de Reordenación de la Biblioteca del Senado, firmado por el citado Llorca Zaragoza, García Morales y Plaza Escudero, y se procede a la reordenación y clasificación de los fondos. Finalizadas estas tareas en 1974, se publicó una edición provisional del Catálogo de Autores y el Catálogo de Fondos Especiales.

Con las Cortes Constituyentes de 1977, la Biblioteca del Senado inició una nueva etapa, en la que se incorporó personal bibliotecario especializado y se comenzó a adquirir libros, revistas, colecciones legislativas, y todo el material bibliográfico necesario para apoyar las actividades parlamentarias, pasando a ser una biblioteca especializada en temas jurídicos, parlamentarios y autonómicos.

La construcción de la sala de la biblioteca data de la década de los años 70 del siglo XIX, cuando el arquitecto Rodríguez Ayuso acomete nuevas reformas en el edificio del Senado. Entre éstas, destaca la creación de la actual biblioteca, con elementos de fundición de estilo gótico inglés. Está ubicada en un antiguo claustro y es uno de los puntos de máximo interés del viejo edificio del Senado, por la calidad de su diseño general, de los anaqueles metálicos y en general, por su espectacular espacio neogótico. La Biblioteca cuenta actualmente con más de 365.000 volúmenes, que se distribuyen en dos fondos bibliográficos: fondo histórico y fondo moderno.

El fondo histórico corresponde a la primera etapa de la Biblioteca, es decir, al primer período bicameral (11834-1923) se compone de más de 130.000 volúmenes que forman parte del Patrimonio Bibliográfico del Senado. El núcleo original de este valioso fondo se formó a partir de dispersiones, requisas e incautaciones derivadas de los movimientos políticos y desamortizaciones de la primera mitad del siglo XIX. A él, se añadieron posteriormente donativos y adquisiciones.

Dentro de esta colección encontramos incunables, muchos de ellos procedentes de la confiscación de la biblioteca del infante Carlos María Isidro. De los diez incunables conservados en el fondo histórico de la Biblioteca, de los cuales el más antiguo es la Compendiosa Historia Hispánica de Rodrigo Sánchez de Arévalo, obispo de Zamora, editado en Roma en 1470, nueve proceden de la biblioteca de don Carlos María Isidro, siendo la única excepción las Ordenanzas Reales de Alfonso Díaz de Montalvo, impresas en Sevilla, en 1492.

La Biblioteca del Senado posee además 358 obras editadas en el siglo XVI, entra las que destaca una edición de 1502 de Epístolas de Seneca, y la mencionada Gramática de Antonio de Nebrija. El origen de estos ejemplares del siglo XVI es variado, una gran parte procede de la citada Biblioteca del infante Carlos María Isidro, mientras que el resto proviene de la Casa de Osuna, la Biblioteca de Fernández de los Ríos o las colecciones que se adquirieron a Eduardo de Hinojosa y al general Gómez de Arteche. Décadas de Tito Livio (Burgos, 1505); De los remedios contra próspera y adversa fortuna, de Petrarca (Valladolid, 1510); Brevissima relación de la destruycion de las Indias del Padre Bartolomé de las Casas (Sevilla, 1552); De las cosas memorables de España del humanista italiano Lucio Marineo Sículo (Alcalá de Henares, 1533) o Los cinco Libros primeros de la Crónica General de España del historiador Florián de Ocampo (Medina del Campo, 1533).

Entre las obras del siglo XVII, encontramos Epítome de la vida y hechos del invicto Emperador Carlos V de Juan Antonio Vera Zuñiga y Figueros, conde de Roca, mientras que al siglo XVIII corresponden una primera edición de la Enciclopedia de Diderot y D’Alembert. También hay una amplia colección de obras editadas en el siglo XVI, procedentes de varias colecciones: de la propia biblioteca del infante, de los Duques de Osuna, de la biblioteca de Fernández de los Ríos y de colecciones adquiridas a Eduardo de Hinojosa y al general Gómez de Arteche. Este último consta de un amplio fondo documental referido a la Guerra de la Independencia (1808-1814).

Dentro de la colección cartográfica, destaca el Atlas de la Península Ibérica y de las posesiones españolas de Ultramar, de Tomás López (Madrid, 1761-1770).

Los fondos históricos se completan con la colección de los Diarios de Sesiones de Cortes, Congreso y Senado, desde 1810 a 1939, la Gaceta de Madrid desde sus primeros años de publicación, y otras publicaciones oficiales nacionales y extranjeras del siglo XIX y principios del siglo XX.

La biblioteca del Senado también cuenta con un importante patrimonio moderno, compuesto por fondos desde 1977, unos 170.000 volúmenes, la mayor parte de ellos correspondientes a textos jurídicos y parlamentarios. Además cuenta con las publicaciones oficiales del Parlamento español. Predominan los textos de Derecho parlamentario y electoral, constitucional, autonómico y de la Unión Europea. Entre el fondo moderno destaca la colección de Jesús Pabón (1902-1976), que incluye obras de contenido político e histórico, publicadas entre los años 1930 y 1970.

El catálogo de los fondos está informatizado desde 1984, fecha en la que se crea la base de datos CATA. Desde 2010 la Biblioteca del Senado permite el acceso a los libros electrónicos del Fondo moderno.

Actualmente, la Biblioteca del Senado forma parte de la Dirección de Documentación, dependiente de la Secretaría General. El departamento se organiza en dos servicios: el servicio de Ingresos y Catalogación (adquisición, catalogación y clasificación) y el servicio de Información Bibliográfica (orientación e información, atención para la consulta en sala y las bases de datos, préstamo de libros y servicio de reproducción).

 

Fuentes:

rutasconhistoria.es

inversapatrimonio.wordpress.com

wikipedia.org

UNETE



Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

  • linkedin facebook twitter
  • ©reeditor.com
  • Todos los derechos reservados
  • Avisos Legales