"Alicante es un libro" Y hasta aquí hemos llegado por Miguel Ángel Pérez Oca



https://ellibrodurmiente.org/y-hasta-aqui-hemos-llegado/

 


“Alicante es un libro” por Miguel Ángel Pérez Oca.

            Podríamos decir que el final del siglo XX y los principios del XXI son nuestro presente generacional. Y el presente carece de la suficiente perspectiva para poder ser juzgado bajo el punto de vista histórico; pues muchos asuntos están pendientes de resolver y muchos misterios están todavía por desvelar.

            Así que… ¿qué ha pasado en Alacant estos últimos años? ¿En lo referente a la política? Pues en lo que se refiere al Ayuntamiento, comenzó con un mandato largo del alcalde Lassaletta (PSOE),desde 1979 a 1991, que coincidió con el fallido golpe de estado del 23-F, y fue seguido por uno corto de Ángel Luna  (1991-1995), pero pronto ganó el PP las elecciones con un largo periodo de Luis Díaz Alperi (1995-2008), al que siguió por dimisión del anterior y posterior elección por mayoría absoluta Sonia Castedo (2008-2014), y Miguel Valor, del PP (2015) también por dimisión de la anterior. Después volvió el PSOE con Echévarri (2015-1018), en un tripartito con Guanyar y Compromís que no llegaría al final de su mandato a causa de una crisis política que le dio el poder a Barcala, del PP. Y en eso estamos a octubre de 2021.

            A nivel nacional, en 1981 se aprobó la Ley del Divorcio; en junio de 1982 España entró en la OTAN; el  15 de julio de ese año se aprobó el Estatuto de Autonomía de la Comunidad Valenciana; ese mismo año el papa Juan Pablo II visitó Valencia; y en 1986 España entró en la Unión Europea.

            Aparte de esos acontecimientos políticos hemos cerrado el siglo XX en Alacant con algunos tropiezos naturales, como el terremoto “flojito” (4,9º Escala de Richter) del 5 de marzo de 1981; y los diluvios del 20 de octubre de 1982 (217 l. x m2), con dos muertos; del 5 de noviembre de 1986, sin víctimas y del 30 de septiembre de 1997 (270 l. x m2), con 4 muertos.

            También tuvimos dos gravísimos accidentes pirotécnicos: Una explosión durante los Moros y Cristianos del Campello de 1987, con 6 muertos, y otra el 19 de agosto de 1989, de un coche cargado de cohetes y petardos en el aparcamiento del Hipermercado Pryca de San Juan, con 8 muertos.

            Y grandes acontecimientos deportivos: El estadio Rico Pérez fue una de las sedes del Campeonato Mundial de Fútbol de 1982 y varios alicantinos ganaron medallas en la Olimpiada de Barcelona de 1992. Además, somos puerto de partida de la Volvo Ocean Rice, una regata internacional que da la vuelta al Mundo.

            Sufrimos dos atentados mortales de ETA en nuestras cercanías: en 1981 en Mutxamel, con 3 muertos, y en 2002 en la Casa Cuartel de la Guardia Civil de Santa Pola, con 2, una niña y un adulto. Y también hubo guerra sucia en 1995 con el turbio caso de Lasa y Zabala, que habían sido asesinados en Inchaurrondo y enterrados en secreto en Busot.

            Y así vimos terminar el siglo XX y acercarse el incierto XXI, en el que se suprimiría la mili obligatoria (diciembre de 2001) y el EURO sustituiría a la peseta (1-1-2002).

En Madrid, el 11 de marzo de 2004, tuvieron lugar los terribles atentados islamistas de los trenes de Atocha, con 193 muertos. Y ETA, en octubre de 2011, anunció el cese definitivo de su violencia. ¡Bien! Aunque no se disolvería hasta 2018.

La burbuja inmobiliaria acabó explotando, y vino la crisis, con 6 millones de parados y el movimiento del 15-M en la Puerta del Sol de Madrid y aquí en la Plaza de la Montañeta. La banca tuvo que ser rescatada y nuestra CAM fue absorbida por el Banco de Sabadell.

El 2 de junio del 2014, inesperadamente, abdicaba el Rey Juan Carlos I, y le sucedía su hijo Felipe VI, en un ambiente políticamente muy tenso y envenenado por los muchos casos de corrupción, que han salpicado a las más altas esferas.

Y desde el 1 de junio de 2018 Gobierna en España el socialista Pedro Sánchez, que ganó una moción de censura a Mariano Rajoy del PP, con el apoyo de Podemos y otros partidos de izquierda. Ahora hay un Gobierno de coalición PSOE-Podemos.

Y por si fuera poco con todo este lío, ahora somos víctimas de un virus mundial que ya ha matado a mucha gente y del que nos estamos vacunando a toda prisa, mientras nos tapamos la cara con mascarillas y no paramos de lavarnos las manos con gel de alcohol desde hace año y medio… ¿Cómo vamos a contar todo esto con la serenidad que exige una narración histórica? ¡Vaya con el siglo XXI!

A pesar de todo, Alacant, ahora, es una ciudad ideal para vivir y solazarse, con su clima y sus aires de moderna metrópoli que no ha olvidado sus tradiciones y las huellas de un glorioso pasado. Alicante, hoy, cuenta con 331.577 habitantes, varios museos de arte y arqueología, una gran Universidad e instalaciones de otra con sede en la cercana Elche, dos grandes y modernos hospitales, un aeropuerto internacional de gran tránsito, buenas autopistas que nos comunican con toda España, tren de Alta Velocidad, una terminal de cruceros en nuestro puerto, un gran estadio de fútbol y distintas instalaciones deportivas de primer orden, una excelente oferta hostelera y un merecido prestigio en el mundo turístico que todos los veranos llena nuestras excelentes playas y lugares pintorescos de la provincia.

Y no os digo que este capítulo vaya a ser el último de mi “Alicante es un libro” porque la Historia no se acaba nunca. Pero, de momento, no os puedo aventurar nada de lo que vaya a ser de nuestra ciudad en un contexto mundial desconcertante. Ojalá sea todo muy bueno. Pero tengamos paciencia.

Espero que al menos os haya gustado esta modesta reseña histórica, que confío haya contribuido a que améis más a esta tierra que es sin disputa la millor terreta del mon.



Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF


UNETE






"Alicante es un libro" Y hasta aquí hemos llegado por Miguel Ángel Pérez Oca


https://ellibrodurmiente.org/y-hasta-aqui-hemos-llegado/

 

es un libro” por Miguel Ángel Pérez Oca.

            Podríamos decir que el final del siglo XX y los principios del XXI son nuestro presente generacional. Y el presente carece de la suficiente perspectiva para poder ser juzgado bajo el punto de vista histórico; pues muchos asuntos están pendientes de resolver y muchos misterios están todavía por desvelar.

            Así que… ¿qué ha pasado en Alacant estos últimos años? ¿En lo referente a la política? Pues en lo que se refiere al Ayuntamiento, comenzó con un mandato largo del alcalde Lassaletta (PSOE),desde 1979 a 1991, que coincidió con el fallido golpe de estado del 23-F, y fue seguido por uno corto de Ángel Luna  (1991-1995), pero pronto ganó el PP las elecciones con un largo periodo de Luis Díaz Alperi (1995-2008), al que siguió por dimisión del anterior y posterior elección por mayoría absoluta Sonia Castedo (2008-2014), y Miguel Valor, del PP (2015) también por dimisión de la anterior. Después volvió el PSOE con Echévarri (2015-1018), en un tripartito con Guanyar y Compromís que no llegaría al final de su mandato a causa de una crisis política que le dio el poder a Barcala, del PP. Y en eso estamos a octubre de 2021.

            A nivel nacional, en 1981 se aprobó la Ley del Divorcio; en junio de 1982 España entró en la OTAN; el  15 de julio de ese año se aprobó el Estatuto de Autonomía de la Comunidad Valenciana; ese mismo año el papa Juan Pablo II visitó Valencia; y en 1986 España entró en la Unión Europea.

            Aparte de esos acontecimientos políticos hemos cerrado el siglo XX en Alacant con algunos tropiezos naturales, como el terremoto “flojito” (4,9º Escala de Richter) del 5 de marzo de 1981; y los diluvios del 20 de octubre de 1982 (217 l. x m2), con dos muertos; del 5 de noviembre de 1986, sin víctimas y del 30 de septiembre de 1997 (270 l. x m2), con 4 muertos.

            También tuvimos dos gravísimos accidentes pirotécnicos: Una explosión durante los Moros y Cristianos del Campello de 1987, con 6 muertos, y otra el 19 de agosto de 1989, de un coche cargado de cohetes y petardos en el aparcamiento del Hipermercado Pryca de San Juan, con 8 muertos.

            Y grandes acontecimientos deportivos: El estadio Rico Pérez fue una de las sedes del Campeonato Mundial de Fútbol de 1982 y varios alicantinos ganaron medallas en la Olimpiada de Barcelona de 1992. Además, somos puerto de partida de la Volvo Ocean Rice, una regata internacional que da la vuelta al Mundo.

            Sufrimos dos atentados mortales de ETA en nuestras cercanías: en 1981 en Mutxamel, con 3 muertos, y en 2002 en la Casa Cuartel de la Guardia Civil de Santa Pola, con 2, una niña y un adulto. Y también hubo guerra sucia en 1995 con el turbio caso de Lasa y Zabala, que habían sido asesinados en Inchaurrondo y enterrados en secreto en Busot.

            Y así vimos terminar el siglo XX y acercarse el incierto XXI, en el que se suprimiría la mili obligatoria (diciembre de 2001) y el EURO sustituiría a la peseta (1-1-2002).

En Madrid, el 11 de marzo de 2004, tuvieron lugar los terribles atentados islamistas de los trenes de Atocha, con 193 muertos. Y ETA, en octubre de 2011, anunció el cese definitivo de su violencia. ¡Bien! Aunque no se disolvería hasta 2018.

La burbuja inmobiliaria acabó explotando, y vino la crisis, con 6 millones de parados y el movimiento del 15-M en la Puerta del Sol de Madrid y aquí en la Plaza de la Montañeta. La banca tuvo que ser rescatada y nuestra CAM fue absorbida por el Banco de Sabadell.

El 2 de junio del 2014, inesperadamente, abdicaba el Rey Juan Carlos I, y le sucedía su hijo Felipe VI, en un ambiente políticamente muy tenso y envenenado por los muchos casos de corrupción, que han salpicado a las más altas esferas.

Y desde el 1 de junio de 2018 Gobierna en España el socialista Pedro Sánchez, que ganó una moción de censura a Mariano Rajoy del PP, con el apoyo de Podemos y otros partidos de izquierda. Ahora hay un Gobierno de coalición PSOE-Podemos.

Y por si fuera poco con todo este lío, ahora somos víctimas de un virus mundial que ya ha matado a mucha gente y del que nos estamos vacunando a toda prisa, mientras nos tapamos la cara con mascarillas y no paramos de lavarnos las manos con gel de alcohol desde hace año y medio… ¿Cómo vamos a contar todo esto con la serenidad que exige una narración histórica? ¡Vaya con el siglo XXI!

A pesar de todo, Alacant, ahora, es una ciudad ideal para vivir y solazarse, con su clima y sus aires de moderna metrópoli que no ha olvidado sus tradiciones y las huellas de un glorioso pasado. Alicante, hoy, cuenta con 331.577 habitantes, varios museos de arte y arqueología, una gran Universidad e instalaciones de otra con sede en la cercana Elche, dos grandes y modernos hospitales, un aeropuerto internacional de gran tránsito, buenas autopistas que nos comunican con toda España, tren de Alta Velocidad, una terminal de cruceros en nuestro puerto, un gran estadio de fútbol y distintas instalaciones deportivas de primer orden, una excelente oferta hostelera y un merecido prestigio en el mundo turístico que todos los veranos llena nuestras excelentes playas y lugares pintorescos de la provincia.

Y no os digo que este capítulo vaya a ser el último de mi “Alicante es un libro” porque la Historia no se acaba nunca. Pero, de momento, no os puedo aventurar nada de lo que vaya a ser de nuestra ciudad en un contexto mundial desconcertante. Ojalá sea todo muy bueno. Pero tengamos paciencia.

Espero que al menos os haya gustado esta modesta reseña histórica, que confío haya contribuido a que améis más a esta tierra que es sin disputa la millor terreta del mon.




Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar

PDF


UNETE