América Latina - Una tierra destinada a vivir en el subdesarrollo



América Latina es una tierra que se ha caracterizado por escenarios notorios de desigualdad, pobreza y vulnerabilidad, pero ¿Cómo es que a 200 años de vida independiente no se ha logrado establecer mejores niveles de vida? En este artículo se recapitularán algunos hechos históricos que contribuyeron a plantear el escenario en el que ahora se desarrollan los latinoamericanos y a su vez se le dará un enfoque económico analizando el papel del capitalismo en el sistema actual en el que vivimos.

 


América Latina es una región en la que se estableció el sistema capitalista a partir de una imposición. No se dio un proceso de desarrollo histórico como se dio en otras sociedades, como Europa por ejemplo, que fueron pasando de un modo de producción a otro y generando una adaptación que les permitió establecer este sistema de manera que fuera funcional. En América no existían las mismas bases para adoptar este sistema, lo cual dirigió a la región a vivir en un sistema subdesarrollado. El capitalismo impuesto en aquel tiempo, y aún en la actualidad, sigue teniendo dos ejes importantes: el salario y el endeudamiento. Esta es la base sobre la cual se va a construir todo un vínculo de explotación y circulación monetaria.

Dentro del Marxismo nace el término de “plusvalía”, el cual es básicamente la ganancia que obtienen los “patrones” o dueños del capital al no redituar el trabajo del obrero al 100% otorgándoles un salario menor al que deberían recibir por las horas de trabajo realizadas. En América existe la creencia y el paradigma de los obreros de “dar todo por el trabajo” porque así es como fue impuesto el sistema capitalista y realmente los latinoamericanos no tenían otra referencia laboral, así que terminaron por adoptarlo a la cultura y a la economía. Posteriormente, comienza a existir un estancamiento en el capitalismo al estancarse los salarios, y claro, los capitalistas logran mantener su riqueza a través de la reducción de salarios.

El salario ha perdido alrededor del 70% de su capacidad de compra. Los latinoamericanos se quejan de la falta de servicios públicos adecuados y a su vez, no quieren pagar impuestos de primer mundo, lo cual acentúa más el subdesarrollo económico de la región, esto sin mencionar la creciente corrupción que existe en los sistemas gubernamentales. El salario ha dejado de ser la principal referencia para la fuerza de trabajo y lo que hoy ocupa ese lugar es el crédito. El crédito es el instrumento clave para asegurar la regeneración de la clase trabajadora y mantener su nivel de vida, ya que los salarios regulares simplemente no alcanzan, esto crea un creciente endeudamiento en la población, el cual es utilizado por el capital financiero para apropiarse del salario de los trabajadores. Es aquí donde se crea un doble golpe para la gente de Latinoamérica y se realza aún más este rezago en el que se pueden encontrar 3 elementos:

-       Baja productividad: lo que producimos es muy caro de producir y es de baja calidad.

-       Elevada segmentación social: existe demasiada pobreza, tanto que se crean dos extremos: clase alta y baja, la clase media ya no existe realmente.

-       Escasa calidad institucional: esto se refiere a la corrupción, la forma de impartir justicia, los procesos educativos y los procesos electorales que carecen de transparencia e igualdad. En esta parte se destaca que existe una institucionalidad débil, establecer un negocio es mucho más complicado que en otros países.

En Latinoamérica actualmente existe una cultura de endeudamiento muy fuerte, los sistemas económicos han logrado que a través de los bajos salarios, la desigualdad y las bajas remuneraciones, la población tenga que recurrir a la adquisición de créditos en instituciones para poder cubrir sus gastos y tener una mejor calidad de vida pero siempre aumentando la cantidad que se debe y los intereses bancarios que se pagan, es por esto que se dice que es un doble golpe para la población latinoamericana; realmente, se podría decir que desde la conquista ha sido una región destinada para vivir en el subdesarrollo, se han tenido grandes dificultades para lograr llevar a la población a un estándar de vida bueno debido también a la baja calidad de las instituciones así como otros elementos culturales.

Por último, los teóricos del subdesarrollo coinciden en la definición de una visión estructuralista de la economía del mundo integrada por dos bloques de países: las naciones centrales y desarrolladas y las periféricas y subdesarrolladas, podemos deducir en cuál se encuentra América Latina. En la primera etapa la economía latinoamericana logró su integración en la economía mundial a través de la exportación de bienes primarios requeridos por los países desarrollados; la forma particular en que la región se integró generó un proceso de intercambio desigual creando un condicionamiento estructural que generaba un conjunto de relaciones económicas en las que el desarrollo de las economías latinoamericanas significaba el subdesarrollo. Para superar esta etapa habría que aumentar los niveles de productividad de los países latinoamericanos, cosa que hasta la fecha se sigue luchando por lograr.



Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF


UNETE






América Latina - Una tierra destinada a vivir en el subdesarrollo


América Latina es una tierra que se ha caracterizado por escenarios notorios de desigualdad, pobreza y vulnerabilidad, pero ¿Cómo es que a 200 años de vida independiente no se ha logrado establecer mejores niveles de vida? En este artículo se recapitularán algunos hechos históricos que contribuyeron a plantear el escenario en el que ahora se desarrollan los latinoamericanos y a su vez se le dará un enfoque económico analizando el papel del capitalismo en el sistema actual en el que vivimos.

 


América Latina es una región en la que se estableció el sistema capitalista a partir de una imposición. No se dio un proceso de desarrollo histórico como se dio en otras sociedades, como Europa por ejemplo, que fueron pasando de un modo de producción a otro y generando una adaptación que les permitió establecer este sistema de manera que fuera funcional. En América no existían las mismas bases para adoptar este sistema, lo cual dirigió a la región a vivir en un sistema subdesarrollado. El capitalismo impuesto en aquel tiempo, y aún en la actualidad, sigue teniendo dos ejes importantes: el salario y el endeudamiento. Esta es la base sobre la cual se va a construir todo un vínculo de explotación y circulación monetaria.

Dentro del Marxismo nace el término de “plusvalía”, el cual es básicamente la ganancia que obtienen los “patrones” o dueños del capital al no redituar el trabajo del obrero al 100% otorgándoles un salario menor al que deberían recibir por las horas de trabajo realizadas. En América existe la creencia y el paradigma de los obreros de “dar todo por el trabajo” porque así es como fue impuesto el sistema capitalista y realmente los latinoamericanos no tenían otra referencia laboral, así que terminaron por adoptarlo a la cultura y a la economía. Posteriormente, comienza a existir un estancamiento en el capitalismo al estancarse los salarios, y claro, los capitalistas logran mantener su riqueza a través de la reducción de salarios.

El salario ha perdido alrededor del 70% de su capacidad de compra. Los latinoamericanos se quejan de la falta de servicios públicos adecuados y a su vez, no quieren pagar impuestos de primer mundo, lo cual acentúa más el subdesarrollo económico de la región, esto sin mencionar la creciente corrupción que existe en los sistemas gubernamentales. El salario ha dejado de ser la principal referencia para la fuerza de trabajo y lo que hoy ocupa ese lugar es el crédito. El crédito es el instrumento clave para asegurar la regeneración de la clase trabajadora y mantener su nivel de vida, ya que los salarios regulares simplemente no alcanzan, esto crea un creciente endeudamiento en la población, el cual es utilizado por el capital financiero para apropiarse del salario de los trabajadores. Es aquí donde se crea un doble golpe para la gente de Latinoamérica y se realza aún más este rezago en el que se pueden encontrar 3 elementos:

-       Baja productividad: lo que producimos es muy caro de producir y es de baja calidad.

-       Elevada segmentación social: existe demasiada pobreza, tanto que se crean dos extremos: clase alta y baja, la clase media ya no existe realmente.

-       Escasa calidad institucional: esto se refiere a la corrupción, la forma de impartir justicia, los procesos educativos y los procesos electorales que carecen de transparencia e igualdad. En esta parte se destaca que existe una institucionalidad débil, establecer un negocio es mucho más complicado que en otros países.

En Latinoamérica actualmente existe una cultura de endeudamiento muy fuerte, los sistemas económicos han logrado que a través de los bajos salarios, la desigualdad y las bajas remuneraciones, la población tenga que recurrir a la adquisición de créditos en instituciones para poder cubrir sus gastos y tener una mejor calidad de vida pero siempre aumentando la cantidad que se debe y los intereses bancarios que se pagan, es por esto que se dice que es un doble golpe para la población latinoamericana; realmente, se podría decir que desde la conquista ha sido una región destinada para vivir en el subdesarrollo, se han tenido grandes dificultades para lograr llevar a la población a un estándar de vida bueno debido también a la baja calidad de las instituciones así como otros elementos culturales.

Por último, los teóricos del subdesarrollo coinciden en la definición de una visión estructuralista de la economía del mundo integrada por dos bloques de países: las naciones centrales y desarrolladas y las periféricas y subdesarrolladas, podemos deducir en cuál se encuentra América Latina. En la primera etapa la economía latinoamericana logró su integración en la economía mundial a través de la exportación de bienes primarios requeridos por los países desarrollados; la forma particular en que la región se integró generó un proceso de intercambio desigual creando un condicionamiento estructural que generaba un conjunto de relaciones económicas en las que el desarrollo de las economías latinoamericanas significaba el subdesarrollo. Para superar esta etapa habría que aumentar los niveles de productividad de los países latinoamericanos, cosa que hasta la fecha se sigue luchando por lograr.




Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar

PDF


UNETE