"Alicante es un libro" Los tanques corren por Valencia" Miguel Ángel Pérez Oca



https://ellibrodurmiente.org/los-tanques-corren-por-valencia/

 


“Alicante es un libro” por Miguel Ángel Pérez Oca.

            Al principio de la Democracia todo iba sobre ruedas, bueno, para unos mejor que para otros. El 15 de junio del 77 los resultados a nivel nacional fueron: 165 diputados para la UCD de Suarez, 118 para el PSOE de Felipe González, solo 20 para el PC, que yo creía que iba a sacar más, porque había sido el que siempre dio la cara en la lucha antifranquista, y, eso sí que estuvo bien, solo 16 para los franquistas reciclados de Fraga y su Alianza Popular. En Alicante el PSOE, con Antonio García Miralles a la cabeza, sacó 4 diputados, UCD con Francisco Zaragoza otros cuatro, y el PC con Pilar Bravo solo uno.

            El 6 de diciembre de 1979 se aprobó por referéndum la Constitución, con un 70% de participación. En Alicante hubo 98.700 Síes y solo 8.200 Noes.

            El 1-3-1979 se celebraron nuevas Elecciones Generales con unos resultados casi idénticos a las primeras de dos años antes; con la novedad de que esta vez los socialistas de Felipe y de Tierno Galván se presentaban unidos. En el campo de futbol Rico Pérez de Alicante se había celebrado un mitin conjunto de campaña electoral con los dos líderes en el que, para mi gusto, Felipe demostró sus habilidades oratorias y populistas, y el “viejo profesor” nos dio una magnífica lección sobre el marxismo y la izquierda. Poco después, Felipe forzaría el abandono del marxismo por parte del PSOE, amenazando con su dimisión.

El PSOE abandonó el marxismo y yo abandoné el PSOE. A mí Felipe nunca me convenció.

            El 3-4-79 Hubo al fin elecciones municipales, que ganó el PSOE en Alicante, con 13 concejales, que se alió con el PC, que sacó 4, para nombrar alcalde a José Luís Lassaletta. UCD había sacado 10 y consiguió la presidencia de la Diputación en la persona de Luis Díaz Alperi.

            El 30 de octubre de ese mismo año se inauguraba la Universidad de Alicante, colmando una vieja aspiración de los alicantinos.

            Pero ETA seguía matando, los militares andaban haciendo ruido con sus sables, y los barones de UCD conspiraban contra Suarez. Se dice que se preparaba una moción de censura y la investidura de un general como Jefe de Gobierno, con la aprobación del Rey, de UCD y del PSOE. Pero Suarez, informado, se adelantó a todos dimitiendo antes de darles la oportunidad. Y el 23 de febrero del 81 se celebró el pleno en el que debía ser votado Calvo Sotelo, de UCD, como nuevo jefe del ejecutivo.

            En la mañana de ese mismo día, el coronel de la Guardia Civil Antonio Tejero se presentó en las Cortes con un contingente de guardias con los que tomó el edificio y secuestró a todos los políticos reunidos. En Valencia, el general Milans del Bosch sacó sus tanques a la calle y promulgó un bando en el que tomaba todos los poderes civiles y militares (solo le faltó tomar el poder eclesiástico). En Madrid se abortó la salida de la División Brunete, mientras el General Armada, seguramente el que estaba designado para la moción de censura malbaratada, intrigaba e intentaba acercarse a la Zarzuela para manejar el golpe junto al rey Juan Carlos; maniobra que impidió su jefe de la Casa Militar, Sabino Fernández Campo, con su frase “ni está ni se le espera”.

            Todos estábamos muy asustados, hasta que por fin, a eso de la una de la madrugada, apareció el Rey por televisión y desautorizó enérgicamente a los golpistas, muchos de los cuales afirmaban luego que se habían alzado en su nombre, engañados por Armada. Milans retiró sus tanques, los guardias civiles, por la mañana, se tiraban por las ventanas bajas de las Cortes, Tejero firmaba el “pacto del capó” asegurando la impunidad de sus hombres, y Armada era detenido poco después, con los demás jefes del fallido golpe. Y, felizmente, todos respiramos tranquilos.

            El día 27, en Alicante, como en muchas otras capitales de España, 40.000 personas se manifestaban en apoyo de la Democracia y daban vivas a la Constitución y al Rey, que ese día se había ganado la corona. Aunque hubo rumores para todos los gustos.



Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF


UNETE






"Alicante es un libro" Los tanques corren por Valencia" Miguel Ángel Pérez Oca


https://ellibrodurmiente.org/los-tanques-corren-por-valencia/

 

es un libro” por Miguel Ángel Pérez Oca.

            Al principio de la Democracia todo iba sobre ruedas, bueno, para unos mejor que para otros. El 15 de junio del 77 los resultados a nivel nacional fueron: 165 diputados para la UCD de Suarez, 118 para el PSOE de Felipe González, solo 20 para el PC, que yo creía que iba a sacar más, porque había sido el que siempre dio la cara en la lucha antifranquista, y, eso sí que estuvo bien, solo 16 para los franquistas reciclados de Fraga y su Alianza Popular. En Alicante el PSOE, con Antonio García Miralles a la cabeza, sacó 4 diputados, UCD con Francisco Zaragoza otros cuatro, y el PC con Pilar Bravo solo uno.

            El 6 de diciembre de 1979 se aprobó por referéndum la Constitución, con un 70% de participación. En Alicante hubo 98.700 Síes y solo 8.200 Noes.

            El 1-3-1979 se celebraron nuevas Elecciones Generales con unos resultados casi idénticos a las primeras de dos años antes; con la novedad de que esta vez los socialistas de Felipe y de Tierno Galván se presentaban unidos. En el campo de futbol Rico Pérez de Alicante se había celebrado un mitin conjunto de campaña electoral con los dos líderes en el que, para mi gusto, Felipe demostró sus habilidades oratorias y populistas, y el “viejo profesor” nos dio una magnífica lección sobre el marxismo y la izquierda. Poco después, Felipe forzaría el abandono del marxismo por parte del PSOE, amenazando con su dimisión.

El PSOE abandonó el marxismo y yo abandoné el PSOE. A mí Felipe nunca me convenció.

            El 3-4-79 Hubo al fin elecciones municipales, que ganó el PSOE en Alicante, con 13 concejales, que se alió con el PC, que sacó 4, para nombrar alcalde a José Luís Lassaletta. UCD había sacado 10 y consiguió la presidencia de la Diputación en la persona de Luis Díaz Alperi.

            El 30 de octubre de ese mismo año se inauguraba la Universidad de Alicante, colmando una vieja aspiración de los alicantinos.

            Pero ETA seguía matando, los militares andaban haciendo ruido con sus sables, y los barones de UCD conspiraban contra Suarez. Se dice que se preparaba una moción de censura y la investidura de un general como Jefe de Gobierno, con la aprobación del Rey, de UCD y del PSOE. Pero Suarez, informado, se adelantó a todos dimitiendo antes de darles la oportunidad. Y el 23 de febrero del 81 se celebró el pleno en el que debía ser votado Calvo Sotelo, de UCD, como nuevo jefe del ejecutivo.

            En la mañana de ese mismo día, el coronel de la Guardia Civil Antonio Tejero se presentó en las Cortes con un contingente de guardias con los que tomó el edificio y secuestró a todos los políticos reunidos. En Valencia, el general Milans del Bosch sacó sus tanques a la calle y promulgó un bando en el que tomaba todos los poderes civiles y militares (solo le faltó tomar el poder eclesiástico). En Madrid se abortó la salida de la División Brunete, mientras el General Armada, seguramente el que estaba designado para la moción de censura malbaratada, intrigaba e intentaba acercarse a la Zarzuela para manejar el golpe junto al rey Juan Carlos; maniobra que impidió su jefe de la Casa Militar, Sabino Fernández Campo, con su frase “ni está ni se le espera”.

            Todos estábamos muy asustados, hasta que por fin, a eso de la una de la madrugada, apareció el Rey por televisión y desautorizó enérgicamente a los golpistas, muchos de los cuales afirmaban luego que se habían alzado en su nombre, engañados por Armada. Milans retiró sus tanques, los guardias civiles, por la mañana, se tiraban por las ventanas bajas de las Cortes, Tejero firmaba el “pacto del capó” asegurando la impunidad de sus hombres, y Armada era detenido poco después, con los demás jefes del fallido golpe. Y, felizmente, todos respiramos tranquilos.

            El día 27, en Alicante, como en muchas otras capitales de España, 40.000 personas se manifestaban en apoyo de la Democracia y daban vivas a la Constitución y al Rey, que ese día se había ganado la corona. Aunque hubo rumores para todos los gustos.




Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar

PDF


UNETE