Psicología, ciencia y magia - El secreto de la psicología de sombras



Existe también un colectivo determinado de individuos que suele pensar diferente, que no encaja en las reglas sociales. Locos, dementes, diferentes, nerds, charlatanes, intelectuales, especiales, sea cual sea  el nombre que reciban, marcan una diferencia en la sociedad. Lo interesante de éste punto, es que son aquellas personas que cambian el mundo y lo dinamizan hacia el futuro.

 


¿Qué define a un ser humano, a una persona? A medida que el tiempo de vida pasa en cada uno de nosotros podemos darnos cuenta que todos y cada uno vivimos en un mundo aparte de la sociedad. Aquellos que viven desde la mirada del mundo social, son personas que han tenido una vida cotidiana, hacer lo cotidiano, ser del común. Sin embargo existe también un colectivo determinado de individuos que suele pensar diferente, que no encaja en las reglas sociales, no encaja en los parámetros establecidos por la religión, la filosofía o la política de las organizaciones. Pueden recibir el nombre de locos, dementes, diferentes, nerds, charlatanes, intelectuales, especiales, sea cual sea el nombre que reciban, marcan una diferencia significativa en la sociedad. Lo interesante de éste punto, es que son aquellas personas que cambian el mundo y lo dinamizan hacia el futuro.  

Desde el inicio de los tiempos la forma de pensar ha cambiado, manifestando una actualización de conocimientos y muchos de estos conocimientos han sido inspirados por estas personas diferentes. Locos que no encajan en la sociedad, que suelen aportar  conocimientos poco comunes, futuristas e irreales para su tiempo. Muchos pensarían que son prácticas de magia o hechicería, milagros que son regalos y dones de los dioses.

Desde épocas antiguas existen los magos, las brujas, los hechiceros, los chamanes, personas con conocimientos sobre la naturaleza, la medicina, la filosofía de la vida, consejeros espirituales que han tomado diversos nombres con el tiempo. Dichos conocimientos han trascendido y se mantienen vivos aun en la colectividad mental e intelectual de aquellos que buscan la sabiduría oculta.

A medida que el tiempo ha pasado y a lo largo de las eras, se tan tomado roles sociales que buscaron organizar a la comunidad, al colectivo. Los magos, los brujos o chamanes desaparecieron para dar paso a los guías espirituales, a los médicos, a los psicólogos. Los astrólogos dieron paso a los astrónomos, científicos que vieron el cielo y lo estudiaron para entender como las fuerzas invisibles influyen en la tierra, nada distinto a sus antepasados que trazaban una relación directa entre la energía luni-solar y las constelaciones sobre la vida, muerte y destino de los hombres y mujeres de la tierra.  

Los alquimistas dieron paso a la química y tras ser perseguidos dejaron un legado con múltiples conocimientos que fueron condenados por la iglesia. Un avance increíble de saberes, mágicos, científicos, religiosos. Lastimosamente por consecuencia de la maldita inquisición, perdimos como humanidad la sensibilidad y conexión con estos conocimientos ancestrales que tuvieron que desaparecer de la vista de los adeptos religiosos, pero se ocultaron en sociedades que les cuidaron y preservaron en las sombras.

Tras el renacimiento llegaron conocimientos que antes no podían ser tratados de forma pública y que muchos no podían siquiera expresar debido a ser tomados como herejes y morir por su lógica y controversial teoría sobre la naturaleza, la vida y los astros. Hoy en día el conocimiento sigue siendo igual. Lo que hace tiempo se llamó magia hoy se llama tecnología, lo que hace tiempo se llamó posesiones, hoy se denomina trastorno de personalidad. Existe una relación estrecha entre las ciencias, las culturas místicas y mágicas e incluso entre la psicología y es así como la filosofía es el vehículo que permite llevarnos a aventurar, la búsqueda de la repuesta a la siguiente pregunta ¿La psicología, la ciencia y la magia es acaso lo mismo vista en épocas diferentes y contextos distintos?

Hablemos entonces del conocimiento oculto y para ello, definamos la sombra. El concepto de sombras, hace referencia a las actividades desarrolladas de manera oculta ante la luz pública. Los seres humanos tenemos la tendencia a querer contarlo todo, saberlo todo y nunca a guardar algo para sí mismo, todo lo deseamos compartir cuando lo consideramos un hallazgo increíble. Hoy en día se habla de sociedades secretas que trabajan en el anonimato y dirigen el mundo y su economía. A ciencia cierta no sabemos en realidad quien o quienes dirigen el mundo, pero si sabemos que existen grupos que cuentan con gran poder de convencimiento, adquisitivo o moral para mover los ejes de la sociedad.

Se ha contado en la historia que muchas sociedades se formaron con fines de mantener el poder, ganar territorios, acumular tesoros y dirigir naciones enteras. Muchas sociedades actuaron en la luz, en otras palabras, era de conocimiento público lo que hacían y sus intenciones era claras y directas. Por otro lado, existen relatos de otro tipo de sociedades que trabajan en las sombras, trabajan ocultos pasando conocimientos que han ido de linaje en linaje o han trascendido a lo largo del tiempo y legendariamente se han nutrido de conocimientos ancestrales. Es evidente que detrás de un ser humano siempre existirá la necesidad de entender la conducta, los pensamientos y las motivaciones, lo que estudia claramente y se define como psicología. Aquella que trabaja en los colegios o universidades es llamada psicología educativa, en las empresas psicología organizacional, existe además en ámbitos clínicos, privados, etc y esto ha demostrado que donde exista un ser humano allí estará presente la psicología.

Así surge otro interrogante, ¿Cómo se le da la importancia al pensamiento y conducta humana en el tema del ocultismo? Para poder responder ésta incógnita primero vamos a aclarar el concepto de ocultismo y fácilmente se diría que son ciencias o artes ocultas que estudian diversos conocimientos y prácticas misteriosas de carácter dogmático, como la magia, la alquimia, la adivinación, entre otras y que desde la antigüedad han pretendido estudiar los secretos del universo. Realmente es un concepto que me suena a ciencia, pero para seguir con la pregunta qué clase de psicología estudiaría éste fenómeno social que nadie conoce o que pocos se atreven a conocer. No crearé neologismos o conceptos novedosos, más de los que ya existen en el lenguaje y escritura coloquial. Utilizaría el concepto de psicología oscura pero ya es utilizado por Steven Turner para definir la TRIOPE (Triada Oscura de la Personalidad) que refiere los conceptos de maquiavelismo, narcisismo y psicopatía que todos y cada uno de nosotros puede llegar a manifestar sin darse cuenta. Entonces, por tal motivo y conociendo que es una psicología del pensamiento mágico, que se refiere al estudio de la conducta y pensar de sociedades secretas o conocimientos ancestrales no divulgados por cualquiera ni conocidos por todos, definimos que ésta clase de psicología opera desde la oscuridad, desde las sombras. El termino más correcto sería “PSICOLIGÍA DE SOMBRAS”. Ahora bien no es un concepto científico, pero podemos darle un nombre a las prácticas que se realizan en privado que buscan generar una influencia de poder, magia, dogma y ciencia.

Aún existe mucha tela para cortar y con lo anteriormente descrito respondemos entonces las diversas incógnitas dadas en el escrito, pues usted, querido lector ya ha ingresado al mundo del ocultismo pero yo voy a guiar este viaje desde la explicación empírica y subjetiva de los conocimientos de la psicología. Desde mi punto de vista que no busca poseer ninguna verdad más que la propia y vana sugestión del pensamiento crítico y reflexivo. No crea lo que lee, pero abra su mente a puntos de vista diferentes para que pueda elegir que verdades construir, más que se ajuste a lo que le han impuesto.

¿Qué define a un ser humano, a una persona? Lo definen sus costumbres, tradiciones y ritos, esa es la esencia de la humanidad. El deseo de creer en lo que no puede explicar.

¿La psicología, la ciencia y la magia es acaso lo mismo vista en épocas diferentes y contextos distintos? Si, la profesionalización de las vocaciones y roles en la sociedad otorgaron un orden, pero en tiempos ancestrales aquellos que se interesaron en explicar los fenómenos naturales y conectaban con entidades o seres de la naturales no se diferencian mucho de los profesionales actuales. Bueno en eso si me retracto, pues solo los divide la frialdad de conocer un alma y tratar con tacto y no con indiferencia a sus necesidades.

¿Cómo se le da la importancia al pensamiento y conducta humana en el tema del ocultismo?

Primero voy a ser un loco trasgresor de lo establecido afirmando desde mi postura la psicología no es una ciencia, debería ser considerada, más bien una pseudociencia o filosofía, esto indica que estudiar los pensamientos, conductas o sentimientos de los magos, brujas, ocultistas o individuos místicos requiere retirara el foco clínico para determinar no con patologías, sino más bien con un estudio sin etiquetas a la humanidad, así como lo vio descartes, platón, Buda, Zoroastro, merlín y muchos más que estudiaron al hombre hace mucho y que lo entendía mucho más a la perfección que ahora. De todas formas los conceptos de religión, ciencia, magia o filosofía, al fin y al cabo parecen ser lo mismo, visto con los ojos de épocas diferentes. 



Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF


UNETE






Psicología, ciencia y magia - El secreto de la psicología de sombras


Existe también un colectivo determinado de individuos que suele pensar diferente, que no encaja en las reglas sociales. Locos, dementes, diferentes, nerds, charlatanes, intelectuales, especiales, sea cual sea  el nombre que reciban, marcan una diferencia en la sociedad. Lo interesante de éste punto, es que son aquellas personas que cambian el mundo y lo dinamizan hacia el futuro.

 


¿Qué define a un ser humano, a una persona? A medida que el tiempo de vida pasa en cada uno de nosotros podemos darnos cuenta que todos y cada uno vivimos en un mundo aparte de la sociedad. Aquellos que viven desde la mirada del mundo social, son personas que han tenido una vida cotidiana, hacer lo cotidiano, ser del común. Sin embargo existe también un colectivo determinado de individuos que suele pensar diferente, que no encaja en las reglas sociales, no encaja en los parámetros establecidos por la religión, la filosofía o la política de las organizaciones. Pueden recibir el nombre de locos, dementes, diferentes, nerds, charlatanes, intelectuales, especiales, sea cual sea el nombre que reciban, marcan una diferencia significativa en la sociedad. Lo interesante de éste punto, es que son aquellas personas que cambian el mundo y lo dinamizan hacia el futuro.  

Desde el inicio de los tiempos la forma de pensar ha cambiado, manifestando una actualización de conocimientos y muchos de estos conocimientos han sido inspirados por estas personas diferentes. Locos que no encajan en la sociedad, que suelen aportar  conocimientos poco comunes, futuristas e irreales para su tiempo. Muchos pensarían que son prácticas de magia o hechicería, milagros que son regalos y dones de los dioses.

Desde épocas antiguas existen los magos, las brujas, los hechiceros, los chamanes, personas con conocimientos sobre la naturaleza, la medicina, la filosofía de la vida, consejeros espirituales que han tomado diversos nombres con el tiempo. Dichos conocimientos han trascendido y se mantienen vivos aun en la colectividad mental e intelectual de aquellos que buscan la sabiduría oculta.

A medida que el tiempo ha pasado y a lo largo de las eras, se tan tomado roles sociales que buscaron organizar a la comunidad, al colectivo. Los magos, los brujos o chamanes desaparecieron para dar paso a los guías espirituales, a los médicos, a los psicólogos. Los astrólogos dieron paso a los astrónomos, científicos que vieron el cielo y lo estudiaron para entender como las fuerzas invisibles influyen en la tierra, nada distinto a sus antepasados que trazaban una relación directa entre la energía luni-solar y las constelaciones sobre la vida, muerte y destino de los hombres y mujeres de la tierra.  

Los alquimistas dieron paso a la química y tras ser perseguidos dejaron un legado con múltiples conocimientos que fueron condenados por la iglesia. Un avance increíble de saberes, mágicos, científicos, religiosos. Lastimosamente por consecuencia de la maldita inquisición, perdimos como humanidad la sensibilidad y conexión con estos conocimientos ancestrales que tuvieron que desaparecer de la vista de los adeptos religiosos, pero se ocultaron en sociedades que les cuidaron y preservaron en las sombras.

Tras el renacimiento llegaron conocimientos que antes no podían ser tratados de forma pública y que muchos no podían siquiera expresar debido a ser tomados como herejes y morir por su lógica y controversial teoría sobre la naturaleza, la vida y los astros. Hoy en día el conocimiento sigue siendo igual. Lo que hace tiempo se llamó magia hoy se llama tecnología, lo que hace tiempo se llamó posesiones, hoy se denomina trastorno de personalidad. Existe una relación estrecha entre las ciencias, las culturas místicas y mágicas e incluso entre la psicología y es así como la filosofía es el vehículo que permite llevarnos a aventurar, la búsqueda de la repuesta a la siguiente pregunta ¿La psicología, la ciencia y la magia es acaso lo mismo vista en épocas diferentes y contextos distintos?

Hablemos entonces del conocimiento oculto y para ello, definamos la sombra. El concepto de sombras, hace referencia a las actividades desarrolladas de manera oculta ante la luz pública. Los seres humanos tenemos la tendencia a querer contarlo todo, saberlo todo y nunca a guardar algo para sí mismo, todo lo deseamos compartir cuando lo consideramos un hallazgo increíble. Hoy en día se habla de sociedades secretas que trabajan en el anonimato y dirigen el mundo y su economía. A ciencia cierta no sabemos en realidad quien o quienes dirigen el mundo, pero si sabemos que existen grupos que cuentan con gran poder de convencimiento, adquisitivo o moral para mover los ejes de la sociedad.

Se ha contado en la historia que muchas sociedades se formaron con fines de mantener el poder, ganar territorios, acumular tesoros y dirigir naciones enteras. Muchas sociedades actuaron en la luz, en otras palabras, era de conocimiento público lo que hacían y sus intenciones era claras y directas. Por otro lado, existen relatos de otro tipo de sociedades que trabajan en las sombras, trabajan ocultos pasando conocimientos que han ido de linaje en linaje o han trascendido a lo largo del tiempo y legendariamente se han nutrido de conocimientos ancestrales. Es evidente que detrás de un ser humano siempre existirá la necesidad de entender la conducta, los pensamientos y las motivaciones, lo que estudia claramente y se define como psicología. Aquella que trabaja en los colegios o universidades es llamada psicología educativa, en las empresas psicología organizacional, existe además en ámbitos clínicos, privados, etc y esto ha demostrado que donde exista un ser humano allí estará presente la psicología.

Así surge otro interrogante, ¿Cómo se le da la importancia al pensamiento y conducta humana en el tema del ocultismo? Para poder responder ésta incógnita primero vamos a aclarar el concepto de ocultismo y fácilmente se diría que son ciencias o artes ocultas que estudian diversos conocimientos y prácticas misteriosas de carácter dogmático, como la magia, la alquimia, la adivinación, entre otras y que desde la antigüedad han pretendido estudiar los secretos del universo. Realmente es un concepto que me suena a ciencia, pero para seguir con la pregunta qué clase de psicología estudiaría éste fenómeno social que nadie conoce o que pocos se atreven a conocer. No crearé neologismos o conceptos novedosos, más de los que ya existen en el lenguaje y escritura coloquial. Utilizaría el concepto de psicología oscura pero ya es utilizado por Steven Turner para definir la TRIOPE (Triada Oscura de la Personalidad) que refiere los conceptos de maquiavelismo, narcisismo y psicopatía que todos y cada uno de nosotros puede llegar a manifestar sin darse cuenta. Entonces, por tal motivo y conociendo que es una psicología del pensamiento mágico, que se refiere al estudio de la conducta y pensar de sociedades secretas o conocimientos ancestrales no divulgados por cualquiera ni conocidos por todos, definimos que ésta clase de psicología opera desde la oscuridad, desde las sombras. El termino más correcto sería “PSICOLIGÍA DE SOMBRAS”. Ahora bien no es un concepto científico, pero podemos darle un nombre a las prácticas que se realizan en privado que buscan generar una influencia de poder, magia, dogma y ciencia.

Aún existe mucha tela para cortar y con lo anteriormente descrito respondemos entonces las diversas incógnitas dadas en el escrito, pues usted, querido lector ya ha ingresado al mundo del ocultismo pero yo voy a guiar este viaje desde la explicación empírica y subjetiva de los conocimientos de la psicología. Desde mi punto de vista que no busca poseer ninguna verdad más que la propia y vana sugestión del pensamiento crítico y reflexivo. No crea lo que lee, pero abra su mente a puntos de vista diferentes para que pueda elegir que verdades construir, más que se ajuste a lo que le han impuesto.

¿Qué define a un ser humano, a una persona? Lo definen sus costumbres, tradiciones y ritos, esa es la esencia de la humanidad. El deseo de creer en lo que no puede explicar.

¿La psicología, la ciencia y la magia es acaso lo mismo vista en épocas diferentes y contextos distintos? Si, la profesionalización de las vocaciones y roles en la sociedad otorgaron un orden, pero en tiempos ancestrales aquellos que se interesaron en explicar los fenómenos naturales y conectaban con entidades o seres de la naturales no se diferencian mucho de los profesionales actuales. Bueno en eso si me retracto, pues solo los divide la frialdad de conocer un alma y tratar con tacto y no con indiferencia a sus necesidades.

¿Cómo se le da la importancia al pensamiento y conducta humana en el tema del ocultismo?

Primero voy a ser un loco trasgresor de lo establecido afirmando desde mi postura la psicología no es una ciencia, debería ser considerada, más bien una pseudociencia o filosofía, esto indica que estudiar los pensamientos, conductas o sentimientos de los magos, brujas, ocultistas o individuos místicos requiere retirara el foco clínico para determinar no con patologías, sino más bien con un estudio sin etiquetas a la humanidad, así como lo vio descartes, platón, Buda, Zoroastro, merlín y muchos más que estudiaron al hombre hace mucho y que lo entendía mucho más a la perfección que ahora. De todas formas los conceptos de religión, ciencia, magia o filosofía, al fin y al cabo parecen ser lo mismo, visto con los ojos de épocas diferentes. 




Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar

PDF


UNETE