Cortafuegos, una novela de Henning Mankell, el padre literario del inspector Wallander

Cortafuegos fue la primera novela de Henning Mankell que comenté en el programa de televisión que tenía en una emisora insular y creo que fue la primera que leí del escritor sueco. Tras la experiencia que fue tan sorprendente como agradable leí todas sus obras. Los comienzos de Mankell que nació en Estocolmo en el año 1948 estuvieron ligados al teatro, ámbito en el que comenzó a trabajar a finales de los años sesenta y en el que destacó como dramaturgo y director, y así se le conocía en su Suecia natal.


. Tras la experiencia que fue tan sorprendente como agradable leí todas sus obras. Los comienzos de Mankell que nació en Estocolmo en el año 1948 estuvieron ligados al teatro, ámbito en el que comenzó a trabajar a finales de los años sesenta y en el que destacó como dramaturgo y director, y así se le conocía en su Suecia natal.
En el año 1972, Mankell decidió viajar a África, y se produjo un flechazo inopinado pero intenso. El propio autor confiesa, o por mejor decir, reconoce que desde el momento en que llegó a tierras africanas se sintió como en casa. Fue allí donde intensificó su trabajo como autor teatral y como director de compañías especialmente en Mozambique, donde se convirtió en el director del Teatro Avenida de Maputo.

Pero ese trabajo con ser importante no lo hacía conocido más allá de las fronteras de Suecia y Angola; aunque un buen día la imaginación de Henning Mankell dio vida a un personaje que lo ha convertido en un autor famoso a nivel mundial. Y es precisamente por ese personaje, el policía sueco Kurt Wallander, que hoy lo traemos aquí. Mankell ha dado vida a un atípico policía, un hombre de edad mediana, que se cuida poco, bueno ahora un poco más, pues en esta última obra que hoy comentamos el inspector Wallander ya sabe que es diabético y debe cuidarse algo más.

Este personaje lo ha convertido en un escritor de culto. Ha llegado a la cima de la novela negra y Wallander se codea con tantos y tantos detectives famosos de la literatura universal. Mankell ha ido ganando más y más adeptos con cada uno de los episodios de esta saga, una saga tan extraña como su protagonista y los paisajes que lo rodean. Todos nosotros tenemos o, por culpa de Mankell, teníamos una visión idílica de la sociedad sueca; paradigma de lo que se ha dado en llamar el estado del bienestar, con unas prestaciones sociales altísimas, inimaginables en cualquier lugar de este mundo y con un nivel educativo y ciudadano que creíamos excelente.

Antes de Wallander era difícil imaginar que la tranquila y moderna Suecia se pudiera convertir en escenario perfecto de crímenes e historias de misterio. Pero así ha sido. Y la pequeña ciudad de Ystad ha quedado ya incluida para siempre en el mapa literario de los crímenes resueltos. Autor de más de veinte novelas, Mankell dio vida al detective Kurt Wallander y a sus especiales circunstancias en el año de 1991, convirtiéndose así en un autor de culto y de grandes ventas.

Su obra ha sido traducida a más de 23 idiomas, las aventuras de Wallander no llegaron a España hasta el año 2000, cuando Tusquets publicó “La quinta mujer”, obra a la que siguieron “Asesinos sin rostro”, “La falsa pista”, “Los perros de Riga”, “La leona blanca”, “El hombre sonriente”, “Pisando los talones” y alguna más que se me olvida y que han gozado del fervoroso favor del público español.

Unas novelas atípicas para nosotros, por los personajes, el paisaje y el clima, sobre todo el clima, que al menos a mí siempre me resultan exóticos, aunque emplear este adjetivo hablando de escandinavos, más concretamente de suecos, me parezca algo raro; pero en definitiva unas buenísimas novelas dentro del género de detectives o de novela policiaca o negra según gusten ustedes.

En “Cortafuegos” nos encontramos al detective Kurt Wallander, solitario como es costumbre, con ese peculiar problema que le causa la incomunicación, o mejor dicho su problema de incomunicación con el resto de las personas que lo rodean. Una especie de pudor que utiliza como coraza para evitar que nadie entre en la verdadera intimidad de su vida. En esta novela Kurt Wallander se enfrenta a un misterio complicado, en la que se une a la muerte de un individuo tildada como natural, el asesinato de un taxista por dos chicas jóvenes, la muerte de una de ellas y una serie de misterios que poco a poco se nos irán desvelando a través de las páginas del relato.

Kurt Wallander se va a enfrentar con un misterio que tiene mucho que ver con la tecnología informática lo que añade dificultades a su investigación, ya que como es sabido nuestro buen policía sueco es un absoluto neófito en lo que hace referencia al mundo de los ordenadores y de internet.

Paralelamente a los problemas profesionales nuestro protagonista se debe enfrentar a sus problemas personales. Una sensación de soledad que no puede romper le hace atravesar una época en la que se está planteando abandonar la policía. Las carencias afectivas lo hunden en un estado pesimista al que no ayudan nada las dificultades de la investigación y a la que se une la sospecha que le persigue y atormenta, un presagio sobre una traición dentro del equipo policial que le ayuda en las investigaciones.

Una buena novela policiaca que recomiendo. A los que conocen a Henning Mankell y a Kurt Wallander no habrá que animarlos demasiado, pero a los espectadores que no conozcan ninguna obra de este autor los animo a leerla porque la verdad es que como novela negra no les va a defraudar. Un relato interesante, bien escrito con una prosa lineal y limpia y con un ritmo muy profesional que nos va llevando de descubrimiento en descubrimiento, de fracaso en fracaso hasta la resolución de la novela.

La ciudad de Ystad y sus alrededores vuelven a ser el escenario donde se desarrolla la acción y en la que Wallander se va a ver envuelto a nivel personal, pues la prensa le acusa de haber maltratado físicamente a una de las chicas acusadas del asesinato del taxista, con el agravante que ésta es menor. Nuestro protagonista pese a su mal estado de salud física, y de salud espiritual va a conseguir desentrañar el misterio haciendo uso de su capacidad de trabajo y de las dotes de intuición e imaginación que posee. Paralelamente su vida personal sigue siendo igual de solitaria y estéril, sufre Wallander de falta de afecto, pero es su propia incapacidad de abrirse a los demás la que ocasiona este problema.

Una novela que está muy bien escrita, la descripción de los personajes está muy cuidada y los diálogos son absolutamente creíbles. El ritmo de la acción es vivo y el uso del misterio está absolutamente bien dosificado. Los lectores que no la conozcan harán muy bien leyéndola, les garantizo que se van a sentir muy satisfechos.

Hasta aquí hemos llegado, no sé si el próximo martes publicaré en el blog porque estaré de viaje. Así que espero que si Dios quiere nos veamos por aquí el próximo jueves. Cuídense mucho

Como probablemente sepan, he publicado una novela negra que se titula "Al madero no le gusta la ropa vieja", cuyo escenario es Fuerteventura y su capital, Puerto del Rosario. Sus protagonistas, dos guardiaciviles que investigarán un homicidio. Por si estuvieran interesados en adquirir un ejemplar aquí les dejo el enlace que les permitirá hacerlo. ¡Feliz lectura!

AL MADERO NO LE GUSTA LA ROPA VIEJA - MIGUEL RIVES BERNADAS - 9788418822056 (agapea.com)

UNETE
Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF




  • linkedin facebook twitter
  • ©reeditor.com
  • Todos los derechos reservados
  • Avisos Legales