La igualdad no te hace libre

El socialismo desde sus orígenes ha tratado de perseguir un objetivo clave, la igualdad. El Estado como encargado de proporcionar de una manera equitativa bienes y recursos a la población. Este concepto puede sonar bien, incluso utópico. Karl Marx ideó en el “Manifiesto Comunista”  un proceso por él cual los proletarios debían de abolir la burguesía, acrecentando una revolución hasta conseguir la Dictadura del Proletariado, una vez la clase obrera retuviera el poder. 

 

. El Estado como encargado de proporcionar de una manera equitativa bienes y recursos a la población. Este concepto puede sonar bien, incluso utópico. Karl Marx ideó en el “Manifiesto Comunista”  un proceso por él cual los proletarios debían de abolir la burguesía, acrecentando una revolución hasta conseguir la Dictadura del Proletariado, una vez la clase obrera retuviera el poder. 
En plena campaña de Madrid, el Partido Popular junto a la actual Presidenta de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, motivó a sus electores con un eslogan rompedor: libertad.

Con estas jornadas electorales pudimos replantearnos esta definición, esta idea de convivir en sociedad. La oposición por parte de Unidas Podemos trató de tomar una estrategia agresiva, reluciendo casos de violencia y amenazas de muerte, supuestamente por parte de la ultraderecha fascista. Aunque no voy a destacar estos casos, cómo los sobres con balas o las amenazas personales hacia el ex dirigente, Pablo Iglesias. Es de mi interés hacer mención a una respuesta indirecta por parte de Yolanda Díaz. La Vicepresidenta tercera del Gobierno de España mostraba emocionalmente entre recuerdos vinculados a su familia  el amor hacía una concepción de unidad social. Del mismo modo sucede con Iglesias, interponiendo comunismo frente a libertad, e incluso exponiendo que el comunismo es libertad. 

No obstante, nos encontramos con dos conceptos positivos pero sin semejanza. En una sociedad dónde todos disponemos de la misma situación económica no sé puede aspirar a ser libre. La libertad es el poder nacer en la pobreza y escalar hasta una situación acomodada, la libertad es la libre opción de comprar a una empresa u optar por adquirir productos en su competencia, consiguiendo que la calidad ofrecida sea mayor, para así obtener más consumidores. La libertad es poder vivir y pensar cómo cada individuo desee, únicamente limitado a lo que dictamine el poder judicial. ¿Por qué el socialismo fracasa? Porque es inviable vivir en igualdad. No podemos ser iguales en un mundo donde cada individuo es diferente en cualidades, competencias, objetivos, motivaciones, etc. Fracasa porque un país no puede depender de un Estado déspota, que asfixia a las clases bajas y medias con impuestos. Un Estado que aplaude la salida de grandes poseedores de fortuna y generadores de empleo. Un Estado que no deja crecer a emprendedores. Un Estado que clona o inaugura administraciones públicas inservibles. 

No queremos ser iguales, queremos ser libres de ser quien queremos ser. La cuenta atrás ha empezado.

UNETE



Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

  • linkedin facebook twitter
  • ©reeditor.com
  • Todos los derechos reservados
  • Avisos Legales