"Alicante es un libro" El tren de la reina de Miguel Ángel Pérez Oca

https://ellibrodurmiente.org/el-tren-de-la-reina/


.org/el-tren-de-la-reina/
“Alicante es un libro” por Miguel Ángel Pérez Oca.

            Nuestro poeta Vila y Blanco describe así la llegada a Alacant del primer tren procedente de Madrid, en el que viajaba el marqués de Salamanca, artífice del grandioso proyecto, acompañado de notables, periodistas y señoras de la alta sociedad madrileña: “Alicante vio aproximarse por primera vez a sus muros, precedidas de una airosa columna de vapor blanco, aquellas máquinas vivientes, sin que nadie, al parecer, les diera impulso, encadenadas unas a otras, deslizándose rápidas sobre la vía, y asemejándose por sus ondulaciones a una serpiente que de vez en cuando rasgaba el viento con silbidos agudos…” Fue el 4 de enero de 1858 y este tren inaugural había tardado tan solo 17 horas en ir desde la Capital del Reino hasta nuestra ciudad.

            La inauguración oficial de la línea férrea, con la Familia Real a bordo, se haría el 25 de mayo y a doña Isabel II la acompañaban su esposo don Francisco de Asís y el Príncipe de Asturias, futuro Alfonso XII. Alacant se había engalanado para el acontecimiento con profusión de gallardetes, colgaduras, guirnaldas, tronos, arcos de triunfo y demás pompas. Esperaban en el andén de la estación el Obispo de pontifical, el clero en pleno con sus mejores galas, maceros, timbaleros y clarines, militares con uniforme de gala, ediles de etiqueta, financieros fumando puros, cañonazos de ordenanza, campanas al vuelo, etc. etc. etc.

            Ante la entrada de la iglesia de San Nicolás, la Reina y su familia se arrodillaron sobre almohadones de terciopelo delante del abad que, vestido con capa pluvial, les dio a besar una cruz. Tras hacerlo, la Reina le dijo al abad: “Désela también a besar al niño”, refiriéndose al Príncipe, a la vez que lo hacía el endeble don Francisco de Asís; lo que dio lugar a jugosos y discretos comentarios. Después entraron en el templo bajo palio “cuyas varas llevaban ocho canónigos”.

            Durante su estancia en Alacant, la Familia Real moró en el edificio del Ayuntamiento, cuyo salón principal se había habilitado al efecto. Y cuando la Reina se asomó al balcón consistorial, la recibió el pueblo alborozado y animado por 24 bandas de música. A los alicantinos siempre nos ha enardecido el ruido.

Al día siguiente fueron a visitar el Monasterio de la Santa Faz y otros conventos y templos de la ciudad y por la noche hubo banquete y fuegos artificiales, y después una función de teatro; y la juerga acabó a las tres de la madrugada, hora en la que confío que las bandas enmudecieran y dejaran dormir tranquilos a los egregios huéspedes.

El día 27 fueron a visitar hospitales y la Fábrica de Tabacos y por la tarde recibieron a “jóvenes bellísimas” procedentes de diversos pueblos de la Provincia que les presentaron sus productos típicos. Después hubo toros y visita a once buques de guerra fondeados en nuestra rada, que les dedicaron una atronadora salva de cañonazos. Para acceder a la embarcación que los llevó a la flota se había construido ex profeso la Escalera de la Reina que aún hoy podemos admirar en nuestro puerto. Y al regreso a tierra, un espectáculo de danzas y de nuevo fuegos artificiales.

            Por fin, el día 28, la Reina y su familia, que me imagino agotada y aturdida de tanto cañonazo, música de bandas, petardos y demás ruidosos agasajos, se embarcó en el navío Rey Francisco de Asís, y se fueron rumbo a Valencia.

            Y Alacant quedó silencioso, agotado de tanta fiesta, con su nuevo tren y la resaca consiguiente; y los tinteros de los escritores locales quedarían secos después de describir tantas maravillas llenas de candor provinciano.

            Agotador, sería el adjetivo adecuado.

FacebookTwitterPinterestWhatsApp






Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF


UNETE




  • linkedin facebook twitter
  • ©reeditor.com
  • Todos los derechos reservados
  • Avisos Legales