Papel de las Iglesias Evangélicas en la Actualidad

Los Hijos de Dios hemos sido llamados a impactar positivamente a la Sociedad. A colonizar a nuestro entorno con nuestras sanas ideas y a promover los valores defendidos por el señor Jesucristo y toda la doctrina cristiana. El Evangelio no debe ser entendido como una religión. Tenemos un rol social de gran importancia. Reemplazar las estructuras de pensamiento obsoletas por una mentalidad sujeta a la Palabra de Dios. La Religión es un dogma que solo procura conectar al hombre con una deidad que puede definirse como la nada personificada. Solo presentando a un Dios vivo cambiamos nuestra personalidad y transformamos los temperamentos de otras personas.En la actualidad han pululado múltiples ideologías en el mundo de corte francamente anti-cristianas. El Cristianismo se ha dejado seducir, o mejor dicho, los feligreses. Tras un discurso aparentemente solido y bonito se esconden grandes males para la Humanidad. El papel de las Iglesias Evangélicas en la actualidad va mucho más allá de la evangelización. Deberían ser combativas y dejar la postura defensiva que las ha caracterizado. Deben enfrentar valientemente las tendencias pro-aborto y la retorica feminista. La primera dirigida a vulnerar la vida. La segunda, los derechos a la igualdad de las personas. Tras la emancipación de la mujer, se esconde la esclavitud del hombre. La desocialización de la familia a través de la declaración de matrimonios distintos al legitimo entre hombre y mujer, vulneran como en el Edén, la constitución de la primera institución humana.

 

. A colonizar a nuestro entorno con nuestras sanas ideas y a promover los valores defendidos por el señor Jesucristo y toda la doctrina cristiana. El Evangelio no debe ser entendido como una religión. Tenemos un rol social de gran importancia. Reemplazar las estructuras de pensamiento obsoletas por una mentalidad sujeta a la Palabra de Dios. La Religión es un dogma que solo procura conectar al hombre con una deidad que puede definirse como la nada personificada. Solo presentando a un Dios vivo cambiamos nuestra personalidad y transformamos los temperamentos de otras personas.En la actualidad han pululado múltiples ideologías en el mundo de corte francamente anti-cristianas. El Cristianismo se ha dejado seducir, o mejor dicho, los feligreses. Tras un discurso aparentemente solido y bonito se esconden grandes males para la Humanidad. El papel de las Iglesias Evangélicas en la actualidad va mucho más allá de la evangelización. Deberían ser combativas y dejar la postura defensiva que las ha caracterizado. Deben enfrentar valientemente las tendencias pro-aborto y la retorica feminista. La primera dirigida a vulnerar la vida. La segunda, los derechos a la igualdad de las personas. Tras la emancipación de la mujer, se esconde la esclavitud del hombre. La desocialización de la familia a través de la declaración de matrimonios distintos al legitimo entre hombre y mujer, vulneran como en el Edén, la constitución de la primera institución humana.
La Sociedad también enfrenta el riesgo de ser dominada, a causa de la alienación cultural de las masas, por regímenes socialistas o de corte colectivista que corroen los principios de la propiedad. Irónicamente muchas aportan al debate el ejemplo de la Iglesia Primitiva como apología del comunismo. El diablo se disfraza así de ángel de luz, Dios en todo caso no obliga a nadie. El hecho de que hayan vendido sus propiedades los cristianos primitivos responde a que consideraban que no legarían nada a sus herederos porque la venida de Jesús era inmediata. La Iglesia en cambio tiene el deber de fomentar el respeto a la Ley y al Derecho, no a utopías tiránicas de facha populista.

No es que representemos una postura políticamente conservadora. Defendemos las Instituciones que están bien siempre y cuando respondan a los principios cristianos. Lo que se desvió hay que enmendarlo, rectificarlo; y frente al progresismo, dejar en claro, nuestros pilares y principios. No debemos permitir que este mundo nos seduzca y seamos hallados ante Dios, faltos. Antes que postrarnos a adorar la estatua debemos inclinarnos a adorar a Dios aunque nos cueste la vida o la popularidad. Jesús fue enfático en la última etapa de su ministerio cuando muchos le abandonaron: él no trabaja con gallinas. El Reino de Dios es para Violentos.

UNETE



Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

  • linkedin facebook twitter
  • ©reeditor.com
  • Todos los derechos reservados
  • Avisos Legales