Mi pequeña Marijose

“Que, de Dios, tu alma goce . . .”

 

. . .”
 

Ángel sin alas, preciosa,

sobre todo muy curiosa

por un momento hubo duda,

mas, venció inocencia aguda.

 

Pegaste tu naricita

con fervor que necesita

brotar, crecer a la vida,

ser luna que en sol anida.

 

Olisqueaste blanca rosa,

de doce la más hermosa,

estabas bien juguetona

disfrutando del aroma.

 

Estiraste tus deditos

sintiendo los petalitos,

tu mente fue sensitiva,

toque, tacto, que cautiva.

 

Mi ser, fijo en el retrato,

se alegró por un buen rato,

mis retinas y el cristal

en reflejo celestial.

 

Te miré tan chiquitita

maravillosa niñita;

para ti soy Gualupita

que a conocerme te invita.

 

Quiero transformar candor

en gran destino de amor,

mi pequeña Marijose

que, de Dios, tu alma goce.

 

Te ofrezco cálidos brazos,

gran futuro, tersos lazos,

eres de las consentidas

proyecto en mis elegidas.

 

Ten conciencia, se estudiosa,

en valores poderosa,

así ayudarás al mundo

con un sentido profundo.

 

Autor: Lic. Gonzalo Ramos Aranda

México, D. F., a 03 de julio del 2012

Dedicado a mi nietecita, Marijose Rodríguez Ramos, en su primer año de vida . . .

Reg. SEP Indautor No. (en trámite)

UNETE



Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

  • linkedin facebook twitter
  • ©reeditor.com
  • Todos los derechos reservados
  • Avisos Legales