Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Escritores   ·   Periodismo   ·   Lectores   ·   Libros   ·   Tecnología   ·   5G   ·   Novela   ·   Reseña   ·   Informática   ·   Cine



Carta abierta a un presunto corrupto, todavía aforado, llamado José Blanco


Inicio > Política Nacional
09/11/2011


2249 Visitas






No soy dado a capítulos epistolares con quien no me es de agrado e incluso me causa una repulsión espontánea sin embargo, ya que continúa en su hipócrita papel de político comprometido, vaya entonces mi convencimiento trascrito de que usted es una pieza rota de un engranaje corrupto cuyo advenimiento al poder ha de ser demostrado delictivo y maliciosamente rastrero.





Es sólo cuestión de tiempo en Justicia que usted tenga el destino que la vida impone a los facinerosos.





Son demasiados los planteamientos sectarios que han acompañado una política equívoca- por obvias razones de "talante" incapacitado para nada bueno- de muy dudosa eficiencia y cierto oscurantismo. Asimismo son alargadas las sombras que se entremezclan hasta convertir en negro el brillo de sus inmerecidos orgullos. Usted decía hace tiempo en su blog que sus vanidades estaban saciadas tal y como corresponde a un ladrón de voluntades que impone sus mediocridades por la suerte de la conspiración y la bajeza personal.





Dicen que usted tiene cara de vulgar malhechor, le descubre una inequívoca naturaleza que  dio rostro singular para ser identificado al igual que a otros misérrimos correligionarios acompañantes en esa especie de circo malévolo que conforman.





Por ello da igual que en el 2007 su estrategia consistiera en un acercamiento a través de la Red a ese pueblo engañado capaz de creer en un falso programa de gobierno caótico y rayano en la ilegalidad permanente, alejado de promesas electorales... meros cebos para pescar incautos. Cuantos sabemos de usted y de la manifiesta estupidez que esgrime en sus envenenadas manipulaciones, le reconoceríamos incluso si se hiciera una radical cirugía estética; siempre conservaría esa mirada de errática probidad.





No creo en la casualidad de las acciones que acontecen en España desde el 11-M y sólo con la realidad escabrosa de un crimen multitudinario y aprovechado arteramente se ha llegado a una situación provocada que ha creado discordias antes inexistentes. Saben cómo provocar los incendios del mismo modo que disimular para no apagarlos tal y como se solapa la realidad de los atentados del 11-M y las anteriores negociaciones con criminales de su misma índole que tantos beneficios han recabado para las triunfalistas proclamas en aparente limpieza democrática de la que tanto se presume. Detrás de alguno de ustedes huele a fetidez personal, a una corrupción política jamás ideada hasta que decidieron ejercer sus inevitables suciedades demostradas en todo pasado.





Creo firmemente en la premisa de que lo que se siembra tarde o temprano se recoge y que sólo árbol bueno da buenos frutos; basta recordar la vergonzosa etapa de corrupción que dejan a su paso para saber que no existe juego limpio en quien no es capaz de practicarlo. No dimite ahora porque no contaba antes con que usted pudiera ser la diana de sus propias catilinarias contra el adversario presuntamente corrupto. Acaso esperaba una nueva etapa manipuladora con sorpresa electoral incluida y queda usted fuera del nuevo tren. Las vías le indican el camino hacia las imputaciones carcelarias.





Han demostrado incapacidades manifiestas y ser arteros en los procedimientos, ocultando una intencionalidad cuanto menos sospechosa de traición de la que son muy conscientes para escapar con impunes culpas. Pueden engañar a los ignorantes y contagiarles de estímulos que ocultan una putrefacta manera de dictar unos designios que están trampeados desde el principio, pero hay una fuerza mayor que la de los demagogos y siempre acaba desvelándose aquello que no ocultarán jamás, ni los talantes ni los complejos mesiánicos de quienes han mostrado la peor cara de la ineptitud para delirio de una triunfante criminalidad generalizada.





Así les cantaran odas los titiriteros inmundos que rebuznaban glorias inexistentes,  sólo se les recordará por la repugnancia de tantos desmanes que se iniciaron con el premeditado falseamiento de pruebas sobre la matanza de 192 inocentes y la manipulación de las memorias de los asesinados por ETA. Memorias de todos ellos que jamás olvidaremos puesto que traidores y mafiosos políticos son  los que ocultan la verdad que acabará sabiéndose.





Toda conferencia política que se desarrollaba durante esta  legislatura era la demostración de que el clan de los simios temía inteligencias mayores que estaban depositadas en la Oposición , la que tanto les inquietaba.  Era así el miedo de sus repugnantes insidias porque saben que las pistas que conducen hacia ustedes les muestran como artífices de la peor canallada acontecida desde la Transición y que les ha justificado para imponer una voluntad asqueante que acabará acusándoles. Algunos  son burdos criminales guarecidos tras la chabacanería y el oscurantismo criminal propio de los nefastos fascismos que ustedes prodigan. Baja calaña y menguada moral de araneros escudados tras la espesa maraña de la cobardía y la premeditación nauseabunda.





Millones de españoles de toda índole política y hasta apartidistas, le esperan cuando deje de esconderse tras los atriles de la mentira que impiden descubrir las manchas de sangre en los escaños desde que gobiernan. Otros ya sabemos de qué evidente condición está hecho Zapatero y sus muñidores, en expresa alusión a usted tan entendido en balística electoral como anunciador de misiles sorpresivos.





Perdone que le llame de usted , a un maestro de la demagogia tan cercano al pueblo que le coreó sus incendiarias arengas. Cierto decoro me impide tutear a algo tan inefable como su persona que sólo me causa absoluta indignación y progresivo asco... lo que me obliga a pedirle, en nombre de la decencia más básica, que dimita.



 



Etiquetas:   Corrupción

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

1 comentario  Deja tu comentario


Ignacio Fernández Candela, Escritor-Columnista-Crítico-Consejero Editorial. En vista de que el presunto corrupto sigue con acta de diputado para quedar aforado prenete a responsabilidades punibles, he cambiado el título de la columna.

Al cambiarlo veo que se borra el registro de las 62 pulsaciones que había en el botón "Me gusta" del Facebook. Queda constancia, en todo caso, de que mucha gente compartía la indignación que representan las letras de este artículo dirigido a José Blanco.




Los más leídos de los últimos 5 días

Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
18412 publicaciones
4670 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora