La madre que pierde un hijo

“Muere en vida, ya, de fijo . . .” 


. . .” 
 

La madre que pierde un hijo

usa el alma de escondrijo

del terrible sufrimiento,

por tristeza y sentimiento.

 

Ya que quedó sin motivo

de seguir, sin atractivo,

su entraña decepcionada,

vana, hueca, así, sin nada.

 

El dolor la paraliza,

su tragedia se eterniza,

la pena es inenarrable,

la calma es . . . inalcanzable.

 

La madre que pierde un hijo

se extravía en el acertijo

de su existencia en un grito

porque se fue su angelito.

 

La madre que pierde un hijo

que era juguetón prolijo,

extrañará sus diabluras,

sus inquietas travesuras.

 

Necesita mucho a Dios,

pa’ poder decirle adiós

al tan fiel amado niño,

el dueño de su cariño.

 

La madre que pierde un hijo

precisa de un crucifijo

para acercarse al Señor

y desechar el rencor.

 

Requiere de la oración

para hallar resignación

porque no comprende, pues,

la razón de tal revés.

 

Le impera desilusión,

va envuelta en la desazón

que le marchita el buen ser

que no podrá florecer.

 

La madre que pierde un hijo

muere en vida, ya, de fijo,

al desangrarse en el frío

de su corazón vacío.

 

Autor: Lic. Gonzalo Ramos Aranda                                                               

Ciudad de México, a 22 de mayo del 2021

Dedicado, con mis mayores respetos, a la Señora Marisol Tapia, madre del menor Brandon Giovanny, quien falleciera en la lamentable tragedia de la Estación “Los Olivos” del Metro de la Ciudad de México, Línea Doce, Alcaldía Tláhuac, el día 03 de mayo del 2021 . . .  

Reg. SEP Indautor No. (en trámite)






Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF


UNETE






  • linkedin facebook twitter
  • ©reeditor.com
  • Todos los derechos reservados
  • Avisos Legales