Cuando un niño se va al cielo

“Eso queda de consuelo . . .”                                                                                                                                                                                                                                                              


. . .”                                                                                                                                                                                                                                                              
La desgracia cala en frío,

el parque queda vacío

por la ausencia del menor

que fue su alegría y candor.

 

Aquel árbol luce triste,

el ave no come alpiste,

el marasmo es absoluto,

la rama cruje de luto.

 

Su columpio no se mece,

todo el ánimo decrece

por la muerte del infante

que fue travieso brillante.

 

No rueda la bicicleta,

desde hoy se queda quieta,

al igual que la pelota

porque tiene el alma rota.

 

¡Ay, el dolor es inmenso!,

el corazón queda tenso,

la lagrima es inminente,

el llanto se hace presente.

 

Ya no escucharé su risa,

ni gozaré su sonrisa,

más, guardaré en mi memoria

toda su inocente historia.

 

Cuando un niño se va al cielo

eso queda de consuelo,

ahí seguirá sus juegos,

que Dios escuche mis ruegos.

 

Autor: Lic. Gonzalo Ramos Aranda           

Alcaldía de Tláhuac, Ciudad de México, a 03 de mayo del 2021             

Dedicado al niño Brandon Giovanny Hernández Tapia (QEPD), lamentablemente fallecido en la tragedia de la Línea 12 del Metro, Estación “Los Olivos” de la Ciudad de México . . .                                                                         

Reg. SEP Indautor No. (en trámite)  

UNETE
Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF




  • linkedin facebook twitter
  • ©reeditor.com
  • Todos los derechos reservados
  • Avisos Legales