La caída del metro de la CDMX o cómo los políticos se aprovechan de las desgracias humanas

El saldo es terrible: 25 muertos y al menos 70 lesionados; así como familias destrozadas por la pérdida de sus seres queridos. La caída de un tramo elevado de la Línea 12 del Metro de la CDMX, es el accidente más grave en la historia de este sistema de transporte público, que moviliza a millones de personas cada día.


. La caída de un tramo elevado de la Línea 12 del Metro de la CDMX, es el accidente más grave en la historia de este sistema de transporte público, que moviliza a millones de personas cada día.
Sin duda, se tiene que encontrar qué ocasionó el derrumbe de las trabes, hacer un análisis técnico y profesional del accidente y castigar a los responsables. Ahora todo apunta a las empresas constructoras, a los peritos que validaron el estado de la obra tras el terremoto de septiembre de 2017 y al propio Metro y sus autoridades.

También por supuesto están en la mira el canciller Marcelo Ebrard y Miguel Ángel Mancera, exjefe de Gobierno capitalino. El primero construyó la Línea 12 y el segundo corrigió los errores de la obra original.

Esta tragedia ha conmovido al mundo, las reacciones de apoyo y solidaridad en redes sociales son abrumadoras. La tristeza por el drama humano ha impactado por lo terrible de las escenas de ver a madres buscando desesperadas a sus hijos en el sitio de los escombros, en hospitales o en el forense.

Y si bien la indignación entre la sociedad es generalizada y todos pedimos justicia contra los posibles culpables, también hay un alto nivel de empatía hacia las familias de las víctimas. Pero hay un grupo muy selecto que no sienten lo mismo, que utilizan adjetivos que llaman al odio; que más allá del dolor humano, quieren más sangre en la escena política y que se corten cabezas de manera rápida y sin mediación.

Así han asumido los partidos políticos de oposición esta desgracia. Se plantan en la zona del derrumbe para hacer proselitismo, lanzan mensajes incendiarios en redes sociales y actúan como si lo único que les interesa es derrumbar a los que gobiernan, siempre y cuando no sean de su organización.

Markos Cortés, presidente Nacional del Partido Acción Nacional (PAN), señaló que “los morenistas destructores quieren que nos quedemos callados y no denunciemos su incapacidad y negligencia, y no nos vamos a quedar con los brazos cruzados, porque el pueblo reclama justicia, una investigación imparcial y castigo a los responsables”.

Por su puesto pidió que separe de sus cargos a Marcelo Ebrard y Claudia Sheinbaum -actual jefa de Gobierno de la CDMX- “para que sean investigados” y señaló que “a negligencia, la incapacidad, la indolencia morenista cuesta vidas, todos los días, cuesta trabajos todos los días, cuesta nuestra paz y tranquilidad todos los días”.

Sin un pésame de por medio para las familias de las víctimas, sus discursos se centran en atacar a sus enemigos políticos y en sobresaltar su “valentía”.

“Hay que recordarles a estos morenistas que nosotros no nos agachamos, no nos rendimos y no nos sometemos, y no nos van a comprar con ningún programa, ni con ninguna despensa, porque vemos claramente que las cosas pasaron de estar, ciertamente mal, ahora a estar peor; peor en seguridad, peor en economía, peor en salud, peor en todos los temas”, dijo Cortés en un evento en el estado de Puebla.

En época electoral, pareciera que todo está permitido, pero no es justo ni aceptable que lucren con la tragedia humana para hacerles creer a los ciudadanos, que tienen un proyecto de país. Lo triste es que en México tenemos una oposición ciega de poder, con falta de ideas y sin bases ideológicas claras, que no puede ni sabe cómo corregir el rumbo y construir algo diferente. Son reactivos y mercenarios.

Y no solo es el PAN, ahí está el Partido de la Revolución Democrática (PRD) que ahora exige una investigación a fondo y cuestiona la corrupción en la obra, cuando este era el partido que gobernaba cuando se construyó esta obra. Jesús Zambrano Grijalva, Presidente Nacional de este partido fue claro en sus acusaciones en contra de antiguos aliados y que ahora son sus adversarios en el gobierno.

“Es claro que la falsa austeridad republicana -de la que tanto pregona el gobierno de Morena- no es más que una austeridad criminal. La corrupción es la causa del desplome de la línea 12 del Metro, misma que se dio durante el gobierno de Marcelo Ebrad , siendo Mario Delgado su secretario de finanzas. Es una obra que tuvo problemas desde su construcción e inauguración”, señaló el líder del PRD.

La pregunta del millón es: ¿Si ya lo sabían y ellos gobernaban la CDMX en ese entonces, por qué no hicieron nada para solucionarlo?

El otro “gran” partido de oposición, el Partido Revolucionario Institucional (PRI), que está muy atento en las campañas electorales, solo dedicó un tuit a esta tragedia en donde señaló: “Exigimos que se investigue y castigue a todos los responsables del terrible accidente suscitado esta noche en la estación olivos del #MetroCDMX, tope hasta donde tope”.

Eso fue todo. Ningún sentimiento de dolor ni algún mensaje solidario. Nada de apoyos a las familias ni un mínimo de respeto por las víctimas. Después de publicar esto, continuaron difundiendo sus actos de campaña en diversos lugares del país de manera muy orgullosa.

Entre la indiferencia del PRI y el afán de protagonismo de los líderes y legisladores locales del PAN, que acudieron a la zona del derrumbe para dar una conferencia de prensa, los partidos de oposición han demostrado una vez más que el dolor y la tragedia humana es capitalizable para sus fines políticos electorales… ¡Muy maquiavélico y triste el asunto!






Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF


UNETE




  • linkedin facebook twitter
  • ©reeditor.com
  • Todos los derechos reservados
  • Avisos Legales