Mandinga


.

 

Me dices, tal vez,

estando presente,

más tarde que no,

te tornas ausente.

 

Barcaza navega

sin vela y timón,

triste, así, naufraga

¡pobre corazón!

 

La tarde decrece,

la luz, ya, delira;

un palmar se mece,

el manglar inspira.

 

Veo volar la garza

de tersa blancura,

mi vida se anima

recobro cordura.

 

Mandinga, Laguna,

de luna, de estrellas,

proyectan tus aguas

las luces más bellas.

 

Designio de Dios,

recibo su aliento,

te siento, suspiro,

dejo todo al tiempo

 

Autor: Lic. Gonzalo Ramos Aranda

Laguna de Mandinga, Veracruz, México . . .

Reg. SEP Indautor No. (en trámite)

UNETE
Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF




  • linkedin facebook twitter
  • ©reeditor.com
  • Todos los derechos reservados
  • Avisos Legales