Crónica rimada Antilópez (26-III-2019)

 

.

 

La de hace quinientos años

que nos causara mil daños,

por “agravios ocurridos”

por hechos acontecidos.

 

Tras pensamientos obtusos,

alude a que . . . hubo abusos,

que “la espada”, que “la cruz”,

que le den algo de luz.

 

Amlo expresa, manifiesta,

que la “herida sigue abierta”;

por tanta barbaridad

¿alguien lo podría callar?

 

Que, “pueblos originarios”,

demonios imaginarios

los de López Obrador

que le hace al Comendador.

 

Dice que, a fin de “hermanarnos”

debemos . . . “reconciliarnos”,

añade que hubo “invasión”,

así, reclama el “perdón”.

 

Tal solicitud monstruosa

porque desdeña una cosa,

que al son de bala, de daga,

cicatriz quedó cerrada.

 

El parto fue doloroso,

todo lo feo en el reposo

después de quinientos años,

pues, Cronos sanó los daños.

 

Ya vinieron refugiados,

España-México, aliados,

¿para qué moverle más?,

¿de todo esto, qué hay detrás?

 

Con tristeza, veo que Andrés

lo mira todo al revés,

en lugar de adelantarse

solo piensa en regresarse.

 

¿A dónde quiere llegar,

a quién quiere “apantallar”

con su maniquea visión

de buenos y malos son?

 

Conquistados, vencedores,

vencidos, conquistadores,

¿por qué no ver pa’ delante?,

el crecer nos saca avante.

 

La mentada petición

de perdón va sin razón,

su móvil el populismo,

total “populacherismo”.

 

El quedar bien con la masa,

esa, la que tiene en casa,

digo esto con resabio

solo marea al pueblo “sabio”.

 

Como lo hizo Maduro,

dictador de lo más puro,

que, con la misma guadaña

retó, así, al Rey de España.

 

López, su discurso de odio,

cuando se sube en el podio

puro bla bla, nada más,

¿dónde queda “amor y paz”?

 

Se ve que el rencor lo ciega,

cuando una herida no cierra

es porque uno lo permite,

le sugiero que esto evite.

 

Su incultura solo exhibe,

“fantasmas”, todo prescribe,

“el tiempo lo cura todo”,

¿su cabeza tiene lodo?

 

Sí, se debe recordar,

la historia nunca olvidar,

lo aciago no repetir,

jamás volverlo a sufrir.

 

Con la mejor intensión,

digamos que hubo “fusión

de dos culturas distintas”,

¡ay, peje ya no hagas “fintas”!

 

Haya sido, como haya sido,

de la conquista ha nacido

nuestro México moderno,

jurémosle amor eterno.

 

Autor: Lic. Gonzalo Ramos Aranda

Ciudad de México, a 26 de marzo del 2019

Reg. SEP Indautor No. (en trámite)                                  

UNETE



Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

  • linkedin facebook twitter
  • ©reeditor.com
  • Todos los derechos reservados
  • Avisos Legales