De López y el social comunismo

“En México, . . . pesimismo.” 


. . . pesimismo.” 
 

En Palacio Nacional,

recinto sensacional,

tarugadas, osadías,

esta sucedió hace días.

 

Varias mantas se colgaron

que, de verlas, me espantaron,

con fotos de Marx, de Lenin,

también de Engels, de Stalin.

 

Sobre la puerta central

hubo violación formal,

perpetrada en los balcones

con reatas, sendos cordones.

 

De manera irracional,

la hoy casa presidencial

se vistió de comunismo,

se atavió de socialismo.

 

Dos doctrinas desfasadas,

en el mundo fracasadas,

que han dañado sin piedad,

con saña, a la humanidad.

 

Este verso no es pasivo,

lo que pasó es ofensivo

para la patria y nación

mexicanas, ¡qué traición!

 

Y López como si nada,

su actitud, desenfadada,

“valemadrismo” genuino

del triste pejeinquilino.

 

No es anécdota, es verdad,

es la amarga realidad

del grave estado de cosas

del país, tan horrorosas.

 

Contaminación visual,

pero aún más demencial

la ideológica de cuarta

transformación, nefasta.

 

Esta infamia así destella,

la hoz, el martillo y la estrella

sobre la sacra fachada

que, otra vez, fue mancillada.

 

Autor: Lic. Gonzalo Ramos Aranda

Ciudad de México, a 23 de febrero del 2021

Reg. SEP Indautor No. (en trámite)






Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF


UNETE




  • linkedin facebook twitter
  • ©reeditor.com
  • Todos los derechos reservados
  • Avisos Legales