Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Periodismo   ·   Poesía   ·   Escritores   ·   Lectores   ·   Lectura   ·   Reseña   ·   Cultura   ·   Andrés Manuel López Obrador   ·   Libros   ·   Bitcoin



Constructivismo del Conocimiento en la Educación Universitaria


Inicio > Educación
14/02/2021


81 Visitas



Introducción


     Dado  que la evolución de los seres humanos es evidente que los mismos nacen con unos saberes naturales, que a medida de su crecimiento entre la enseñanza y aprendizajes van creando su propio conocimiento, pero estos en la postmodernidad se perciben incompletos, ya que al alcanzar los grados de la educación superior, se les presenta las dificultades de razonamiento y por consecuencias la construcción del conocimiento en las diversas ramas y disciplinas universitarias, realidad preocupante entre la comunidad social docente – estudiantes en la culminación de los contenidos programáticos establecidos por las instituciones universitarias y la mecanicidad de su aplicación mas no su interpretación y ubicación en el tiempo y espacio del humanismo que se requiere en la construcción del conocimiento de los estudiantes en la educación superior.

Tomando en cuenta que el constructivismo es una teoría que propone que el ambiente de aprendizaje debe sostener múltiples pers­pectivas o interpretaciones de realidad, construcción de conocimiento, actividades basadas en experiencias ricas en contexto (Jonassen, 1991). Así mismo, esta teoría se centra en la construcción del conocimiento, no en su reproducción, y un componente importante del constructivismo es que la edu­cación se enfoca en tareas auténticas ya que,  tienen una relevancia y utilidad en el mundo real.

En cambio, el individuo siente la necesidad de construir su propio conocimiento a través de la experiencia esta experiencia conduce a la creación de esque­mas y los estos son modelos mentales que almacena­mos en nuestras mentes, y van cambiando, agrandándose y volviéndose más sofisticados a través de dos procesos complementarios: la asimilación y el aloja­miento (J. Piaget, 1955).

 

 

Fundamentos del Constructivismo.

Dichos fundamentos nos permite conocer sus primeras referencias emanadas por ese gran filosofo Descartes (1596 – 1650), como precursor de las corrientes constructivistas modernas, donde señala la analogía constructivista entre la técnica mecánica con el arte de despiece de una maquina y la memorización matemática para su amado, así como, la aplicación de la geometría ontica y ontológica como artificios para la representación y construcción de figuras geométricas, fundamentando el constructivismo en los siguientes Principios:

  • Interacción del hombre con la naturaleza.
  • Experiencia previa como condicionante, del conocimiento a construir.
  • Elaboración del sentido en el mundo de la experiencia.
  • Organización activa
  • Adaptación funcional entre el conocimiento y la realidad epistémica.
Principios Psicológicos y Educativos del Constructivismo.

Con estos principios emergentes generan sus formas de carácter Psicológico y Educativos, enmarcados en el siguiente orden:

Constructivismo Psicológico: se basa en una serie de hipótesis descritas por Pepper (1942), derivadas del conocimiento y entendimiento del sentido común, como: Formismo, Mecanicismo, Contextualismo y Organicismo, tomando en cuenta las siguientes consideraciones:

  • El Formismo: es la hipótesis basada en la metáfora raíz de similitud y ampara principalmente los procesos de clasificación e identificación, de manera que la actividad cognitiva fundamental es el establecimiento de distinciones.
  • El Mecanicismo: por su parte, se basa en la metáfora de la máquina y en una visión del mundo como compuestos de entidades discretas con conexiones antecedente- consecuente entre ellas.
  • El Contextualismo: difiere de las dos anteriores, se asienta en la metáfora raíz del acontecimiento histórico, el conocimiento activo en su contexto actual.
  • El organicismo: se basa en la metáfora raíz de los procesos orgánicos inherentes a todos los sistemas vivos y en evolución. Se concibe como un proceso dialéctico en el que se confrontan los fenómenos mediante oposiciones y contradicciones que dan lugar a cambios cualitativos en vías de una mayor complejidad e integración.
Estos principios para algunos filósofos como, Niemeyer y Mahoney distinguen cuatro formas de psicología constructivista: material, eficiente, formal y final.

  • Constructivismo Material: Se relaciona con la hipótesis formista y plantea la causalidad material o creencia de que las propiedades intrínsecas y estables de los fenómenos dan cuenta de su funcionamiento, ya que presenta una inspiración de carácter más filosófico y postula que la realidad es una función de la estructura del sistema cognitivo humano conocida como el constructivismo radical, que según Von Glaserfeld (1984) citado por Niemeyer y Mahoney, dice que “el constructivismo es radical porque rompe con la convención y desarrolla una teoría del conocimiento en la que éste no refleja una realidad ontológica objetiva, sino sólo un ordenamiento y organización del mundo construido por la experiencia del propio sujeto”. (p. 93).
  • Constructivismo Eficiente. Esta postura ve al conocimiento como una un proceso activo en el cual se interpretan y almacenan las entradas ambientales como información significativa. Entre las teorías que se adhieren a este enfoque están las teorías constructivistas del procesamiento de la información y la teoría del aprendizaje social (Bandura, 1986).
  • Constructivismo Formal. Se asocia con la metáfora de la hipótesis contextualista del mundo. Las teorías que se incluyen en este enfoque suponen que la realidad es activa, cambiante y está constituida tanto a nivel personal como social El significado emerge del patrón organizacional o formal de los fenómenos dentro del contexto y a través del tiempo. La actividad humana, así, se desarrolla en un contexto histórico-social y cultural de relaciones y significados. Entre las teorías que se adaptan a este esquema, tenemos proposiciones como el construccionismo social y la psicología narrativa. En la primera de ellas, se plantea la idea de que el conocimiento no reside exclusivamente en la mente del sujeto o en el medio, sino en los procesos sociales de interacción e intercambio simbólico. Por su parte, la psicología narrativa es una opción que utiliza la narrativa como un contexto organizador de la acción humana. Entre los representantes más conocidos de esta perspectiva está Jerome Bruner.
  • Constructivismo Final: Se asocia con la hipótesis organísmica del mundo y con la metáfora del proceso orgánico. Mantiene una posición epistémico que concibe el conocimiento como una síntesis construida de las contradicciones que surgen de las interacciones persona-ambiente. Entre las expresiones de este enfoque están las teorías evolutiva y dialéctica y la teoría de sistemas. En el caso de la teoría evolutiva y dialéctica, destaca Piaget (1974) como máximo representante.
Constructivismo Educativo.

De igual manera, Flórez (1994) identifica algunas posturas dentro del constructivismo aplicado a la educación, en la cual, se pueden observar cuatro corrientes: Evolucionismo intelectual, Desarrollo intelectual, Desarrollo de habilidades cognoscitivas y Construccionismo social.

  • Evolucionista o desarrollista: establece como meta de la educación el progresivo acceso del individuo a etapas superiores de su desarrollo intelectual. Se concibe al sujeto como un ser motivado intrínsecamente al aprendizaje, un ser activo que interactúa con el ambiente y de esta manera desarrolla sus capacidades para comprender el mundo en que vive. Esta postura está directamente relacionada con los planteamientos de Piaget.
  • Desarrollo intelectual con énfasis en los contenidos científicos: postura que sostiene el conocimiento científico como un excelente medio para el desarrollo de las potencialidades intelectuales si los contenidos complejos se hacen accesibles a las diferentes capacidades intelectuales y a los conocimientos previos de los estudiantes. Se advierten dos modalidades dentro de esta postura: aprendizaje por descubrimiento y aprendizaje significativo. Entre los representantes de ellas se menciona a Ausubel y Bruner.
  • Desarrollo de habilidades cognoscitivas: esta corriente se refiere a lo más relevante del proceso de aprendizaje es el desarrollo de tales habilidades y no los contenidos. La enseñanza debe centrarse en el desarrollo de capacidades para observar, clasificar, analizar, deducir y evaluar, prescindiendo de los contenidos, de modo que una vez alcanzadas estas capacidades pueden ser aplicadas a cualquier tópico. Constructivista social: propone el desarrollo máximo y multifacético de las capacidades e intereses del aprendiz. El propósito se cumple cuando se considera al aprendizaje en el contexto de una sociedad, impulsado por un colectivo y unido al trabajo productivo, incentivando procesos de desarrollo del espíritu colectivo, el conocimiento científico-técnico y el fundamento de la práctica en la formación de las nuevas generaciones. Representantes de este esquema son Jerome Bruner y Vygotski.
¿Cómo se construye el conocimiento?

     Para la construcción del conocimiento se debe tomar en consideración conocer los siguientes aspectos:

  • El constructivismo, el sujeto tiene que construir tanto sus conocimientos y sus ideas sobre el mundo, como sus propios instrumentos de conocer, a lo largo de su desarrollo va pasando por una serie de etapas que, en definitiva, son distintas formas de interaccionar con la realidad, con una posición que se sitúa entre el innatismo y el empirismo pero que constituye una concepción original que supone una explicación diferente de cómo se construye el conocimiento.
  • La educación: hoy el universo científico se declara constructivista, y se publican abundantes obras sobre el constructivismo y la educación. Sin embargo, esto ha tenido como consecuencia que se llama constructivismo a la mala interpretación y comparación con el empirismo (el conocimiento viene de fuera) que con otra cosa. El constructivismo nos ayuda a entender que es lo que sucede en el interior del sujeto cuando trata de formar nuevos conocimientos.
Por ello puede ser una teoría útil para explicar los efectos que tienen las prácticas educativas, pero no puede prescribir de ninguna manera lo que debe hacerse, que depende de decisiones sociales. Nos puede ayudar a entender por qué los sujetos no entienden algunas cosas o las entienden de manera diferente a como intentamos enseñárselas. Si la teoría constructivista lo que nos enseña es que los sujetos forman sus conocimientos a partir de los conocimientos que ya tienen, poniéndolos a prueba y contrastándolos con la realidad, que es tanto la realidad física como la realidad social, lo que el docente pueda hacer para promover el progreso en el conocimiento es facilitar que sus estudiantes hagan anticipaciones a partir de sus representaciones y las pongan a prueba con lo que sucede o con las concepciones de otros.

Características del aprendizaje constructivista

     El ambiente de aprendizaje constructivista se puede dife­renciar por ocho características:

  • El ambiente construc­tivista en el aprendizaje provee a las personas del contacto con múltiples representaciones de la realidad.
  • Las múltiples representaciones de la realidad evaden las simplificaciones y representan la complejidad del mundo real.
  • El aprendizaje constructivista se enfatiza al construir conocimiento dentro de la reproducción del mismo.
  • El aprendizaje construc­tivista resalta tareas auténticas de una manera significativa en el contexto en lugar de instrucciones abstractas fuera del contexto.
  • El aprendizaje constructivista proporciona entor­nos de aprendizaje como entornos de la vida diaria o casos basados en el aprendizaje en lugar de una secuencia prede­terminada de instrucciones.
  • Los entornos de aprendizaje constructivista fomentan la reflexión en la experiencia.
  • Los entornos de aprendizaje constructivista permiten el contexto y el contenido dependiente de la construcción del conoci­miento.
  • Los entornos de aprendizaje constructivista apoyan la «construcción colaborativa del aprendizaje, a través de la negociación social, no de la competición entre los estudiantes para obtener apreciación y conocimiento» (Jonassen, 1994).
Principales elementos constitutivos del Constructivismo.

    El constructivismo tiene una perspectiva epistemológica subjetivista de la realidad, es decir el investigador e investigué se funden en una entidad “monástica” simple, así los resultados son literalmente la creación del proceso de interacción entre los dos: investigador e investigué (Guba, 1990). Desde un punto de vista metodológico, las construcciones individuales se escogen y refinan de manera hermenéutica, y luego comparadas y contrastadas de manera dialéctica, de Allí surge un consenso sustancial ya que para, Von Glasersfeld (1988), el constructivismo es radical porque rompe con lo convencional/ordinario y desarrolla una teoría del conocimiento en el cual el conocimiento no refleja una realidad ontológica “objetiva” sino el ordenamiento y la organización de un mundo constituido por nuestra experiencia. Moigne, (1994) en Jonnaert y Masciotra (2004) destacan que desde una opinión epistemológica, el constructivismo constituye un paradigma que puede servir de fundamento a distintas teorías del desarrollo de conocimiento.

 

Implicaciones generales del constructivismo cognitivo.

     Según la teoría constructivista de Piaget, existen dos prin­cipios en el proceso de enseñanza y aprendizaje: el apren­dizaje como un proceso activo, y el aprendizaje completo, auténtico y real (J. Piaget, 1978).

·         El aprendizaje como un proceso activo: En el proceso de alojamiento y asimilación de la informa­ción, resultan vitales, la experiencia directa, las equivoca­ciones y la búsqueda de soluciones. La manera en la que se presenta la información es de suma importancia. Cuando la información es introducida como una forma de respues­ta para solucionar un problema, funciona como una herra­mienta, no como un hecho arbitrario y solitario.

·         El aprendizaje: completo, auténtico y real: El significado es construido en la manera en que el indivi­duo interactúa de forma significativa con el mundo que le rodea. Esto significa que se debe enfatizar en menor grado los ejercicios de habilidades solitarias, que intentan ense­ñar una lección. Los estudiantes que se encuentren en aulas diseñadas con este método llegan aprender estas lecciones, pero les resulta más fácil el aprendizaje si al mismo tiempo se encuentran comprometidos con actividades significativas que ejemplifiquen lo que se desea aprender.

 

 Algunas consideraciones de Autores sobre el Constructivismo.

 

     Desde Aristóteles a Descartes y hasta un pasado muy reciente, las construcciones científicas y sociales de la realidad han estado basadas enteramente en las concepciones de un espacio tridimensional y de un tiempo definido por una progresión continua y lineal.

Según Zuñiga, (1993). El constructivismo, se interesa en cómo se crean las significaciones y cómo se construye la realidad. Su punto de articulación se sitúa en una epistemología descriptiva, evolutiva o genética, la cual se centra en las siguientes cuestiones: ¿Cómo se conoce? ¿Y cómo se comunica lo que se conoce?.

(Von Glasersfeld, 1988: 32). El constructivismo indica que las realidades son múltiples y que ellas existen en el espíritu de la gente. Así, la realidad se presenta a partir de múltiples construcciones, de las cuales la base es social, vivenciada, local y específica, dependiente de su forma y su contenido de las personas que las construyen.

La perspectiva de Kant, que si todo conocimiento debuta con la experiencia, ello no prueba que todo el conocimiento deriva de la experiencia. Así, Kant viene a dar respuesta a las interrogantes dejadas abiertas por Hume, al formular que la razón no extrae sus leyes de la naturaleza sino que las prescribe.

Para Guba (1990), el constructivismo se basa en razonamientos hermenéuticos y dialógicos; proceso que son, en nuestra opinión, las construcciones de la realidad.

Watzlawick (1988) indica que la construcción de la realidad probablemente la más aceptada universalmente se basa en la suposición que el mundo no puede ser caótico; no por el hecho que tengamos de argumentos menores o insuficientes, sino por la idea de un mundo caótico sería simplemente insoportable.

El constructivismo se puede resumir a partir de Von Glasersferls (1991), Larochelle y Désautels (1992) en cuatro ideas principales:

  • Su fundamento es el escepticismo, el cual destaca la imposibilidad de validar el conocimiento adquirido por la experiencia como aquel resultante de otro tipo conocimiento.
  • Las coyunturas históricas añaden la teoría instrumentalista como medio de salvar la religión  y, después de ella, la política, limitando lo científico al método, dejando las explicaciones globales y la elección de la acción social (proyectos de sociedad, orientaciones, prioridades) a los teólogos y a los políticos.
  • Es la conciencia en el tipo de construcción de conceptos, [un tipo de] carácter “realizado” de hechos científicos, que permite en knorr - Cetina de referirse a la ciencia como a una “manufactura de conocimientos”.
  • La evolución en un sentido original, como un proceso de extinción selectiva de variaciones poco viables, y no como una orientación divina hacia un objetivo preestablecido.
     En síntesis,  los constructivistas sociales insisten en que la creación del conocimiento es más bien una experiencia compartida que individual, lo que  posibilita el que surjan nuevos caracteres y rasgos, que implica una relación recíproca y compleja entre el individuo y el contexto. Por esto considero que los autores antes mencionados concuerdan que la situación instruccional debe verse guiada por ciclos que inician en actividades de descubrimiento por los estudiantes, donde estos interactúan libremente con los objetos según sus concepciones espontáneas para pasar de manera sucesiva a fases de formalización o de confrontación con un saber más institucionalizado.

Finalmente, con el presente ensayo se pretende brindar  al mundo científico un abanico de ideas y formas de cómo abordar el constructivismo en las disciplinas de las ciencias sociales y sus dimensiones emergentes desde mi  punto de vista epistemológico, ontológico, axiológico y metodológico en cada uno de los escenarios del universo científico.  Así mismo, mi intención ha sido situar la teoría constructivista como referente teórico en la educación  superior actual en su contexto histórico, filosófico y explorar sus perspectivas en el orden antropológico y epistemológico, así como las diversas expresiones de la teoría en los planos psicológico y educativo que nos devele el conocimiento

Etiquetas:   Aprendizaje

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
22180 publicaciones
5293 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora