Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Poesía   ·   Andrés Manuel López Obrador   ·   Internet   ·   Libertad de Expresión   ·   Coronavirus   ·   Tecnología   ·   Estructura Organizacional   ·   Base de Datos   ·   Políticas Sociales   ·   Políticas Públicas



María Teresa Ruiz, Astrónoma y Premio Nacional de Ciencias: “Chile es el mejor lugar del mundo para trabajar como astrónomo”


Inicio > Física
03/11/2011

5211 Visitas



En una conversación amena y distendida, la primera mujer en recibir el Premio Nacional de Ciencias Físicas Exactas, conversa de su vida, su trayectoria y del telescopio más grande del mundo que  traerá nuevos desarrollos astronómicos en nuestro país.


Por Mary-Carmen López





      Desde una vista privilegiada en la cima del cerro Calán en Los Domínicos, comuna de Las Condes,  María Teresa Ruiz González, camina por el observatorio de Astronomía de la Universidad de Chile. El lugar está rodeado de arboledas y el silencio podría confundir a cualquiera y desconocer que en este sector  de la ciudad, todavía queda algo de Santiago.

      Con una parsimonia que apacienta, concisión en cada respuesta y mucho cuidado en decir las palabras, la astrónoma  se toma su tiempo y reflexiona cada pregunta. No le gusta decir nada al azar: “Las palabras quedan…por eso tengo mucho cuidado con lo que digo…”

      Esa misma precisión hace presumir a cualquiera que es científica, pero eso no significa que sea distinta a los demás: “No, mi vida incluye mi profesión así es que no veo cómo la puede perjudicar, no son dos cosas totalmente separadas”.

      Así es como esta mujer revela en cada letra que es Licenciada en Astronomía de la Universidad de Chile. Con energía, simpleza y sencillez  cuenta que “el estudio del universo te enseña lo pequeño que somos, pero por otro lado que somos seres únicos y extraordinarios, eso te ayuda a valorizar la existencia y a poner en perspectiva cósmica el día a día”.

       Esa vida diaria que combina entre el departamento de Astronomía y sus eventuales viajes al norte a  “observar” varios días en el Tololo. Pero esto no ha frenado su  crecimiento personal.





Un proyecto en común

       Casada dos veces, la primera vez duró ocho años con un astrónomo igual que ella. "Me casé pensando que podía transformar al otro y eso finalmente no es rico. Para mantener la magia, es importante que la otra persona te sorprenda, que no sea un clon de uno".

       Tenía 31 años cuando quedó sola. Ambos se casaron muy jóvenes bordeando los 21  y pensaron que podían construir juntos su familia. Se fueron a Estados Unidos, consiguieron tener una casa mientras tenían su beca, pero no funcionó, y  empezaron a hacer un camino distinto: “Es como si te cortaran una parte de tu vida, porque crecimos juntos…”

       Pero la historia cambió y la vida le dio una segunda oportunidad. Se casó esta vez con su colega y amigo, Fernando Lund. El soltero del grupo de amistades con el que estudió en Princeton se volvió a reencontrar con ella,  después que estaba separada: “De a poco comenzamos a pololear. De gustarnos pasamos al enamoramiento. A él siempre le tuve mucho cariño. Me gustaba su inteligencia, su personalidad, honestidad…”.

       Y de ese amor nació su único hijo, Camilo, que ya tiene 28 años.  Sonríe y se ríe cuando se acuerda que “nos peleábamos al niño por mudarlo”, entre ambos compartían su labor de padres. “Si uno de los dos tenía que viajar por trabajo, el otro se hacía cargo de Camilo sin problemas. Y las tareas de la casa siempre las hemos compartido, jamás he sentido que tengo que llevar una casa sola”.

       Ahora que su hijo creció siente haber quedado cesante. “El síndrome del nido vacío”  lo combate junto a su marido Fernando: “Por suerte construimos un refugio en la playa,  para compartir nuestro tiempo de pareja solos".

       Y así han llevado su matrimonio, con un proyecto de vida en común. “También nos une como pareja que ambos hemos desarrollado el campo científico del país…” “Es fundamental que Fernando sea mi compañero de ruta, me hace ser una mejor profesional, una mejor mamá y me ayuda a crecer, entonces los años que tenemos de matrimonio han sido provechosos, jamás tortuosos como en otros casos”.





Una vida mirando el cielo

       “A estas alturas ser científica, astrónoma es una forma de vida en la que me inicié por una mezcla de talento natural y perseverancia”,  dice con mucho orgullo María Teresa que llegó a este mundo el  24 de septiembre de 1946, en Santiago de Chile.

       Siempre con la idea acérrima de que provenimos de las estrellas, toda su existencia ha estado relacionada con la ciencia del universo.

      -¿En qué momento de su vida se dio cuenta que quería dedicarse a la astronomía?

       Después del segundo año de plan común en la Facultad de Ingeniería y después de tomar un curso introductorio de Astronomía;  en ese tiempo el Departamento Astronomía se acababa de crear.

       Y así fue forjando su carrera. Se licenció en Astronomía en la Universidad de Chile en 1971 y decidió ir a estudiar a Princeton,  donde se doctoró en Astrofísica. “Princeton es una de las mejores Universidades en el mundo para estudiar ese campo;  además,  tiene estudios muy teóricos que me dieron la base para mi trabajo aquí en Chile, que es muy observacional”.

       Así  cumplió uno de sus mayores anhelos, tener una educación de excelencia para realizar su vocación. “Mi proyecto era prepararme lo mejor posible, poner en la mochila que llevaría por el resto de mi vida la mayor variedad de herramientas para estudiar el Universo”.

       Y con los fundamentos que le otorgan sus años de trayectoria y como presidenta de la Fundación para la Astronomía en Chile, asegura que después de trabajar y vivir en el extranjero, nuestro país está preparado para el desarrollo astronómico. “En el año que estuve en Italia, me encontré con una institución menos avanzada que Princeton o  el Departamento de Astronomía de la Universidad de Chile. Hoy tengo la certeza que Chile es el mejor lugar del mundo para trabajar como astrónoma” (sonríe).

       Pero como en todas las carreras y trabajos, conoce de cerca los episodios de discriminación, desarrollándose en una carrera en la que predominan los varones, donde las mujeres aún no se han atrevido a ingresar: “Mi estrategia siempre ha sido ignorarlos y seguir adelante”.





Nuestro futuro esplendor

        Su perseverancia en un área poco indagada por la población femenina, fue distinguida con el galardón al ser la primera mujer en recibir el Premio Nacional de Ciencias Física Exactas en 1997. “Recuerdo que el primer reconocimiento a mi trabajo fue La Cátedra Presidencia en Ciencias y fue igualmente importante para mí”. (se emociona).

       Junto con ese estímulo, recibió el año 2000 la Beca Guggenheim, otorgada sólo a grandes personalidades de la ciencia, el arte y la literatura universal.  Además,  fue condecorada en dos ocasiones con la medalla rectoral Amanda Labarca de la Universidad de Chile.

       Todos estos méritos la hacen poseedora de una trayectoria que invita a aprender Astronomía. “Me especialicé en estudiar las estrellas enanas de baja masa y gracias al descubrimiento de una supernova y dos nebulosas planetarias pude obtener el Premio Nacional”. Pero como ella misma reafirma, “podría escribir un libro sobre ello”.

       -¿Con cuál de sus investigaciones se ha encariñado más?

       Me gustan los tesoros que he descubierto, como la Kelu-1, la primera enana café conocida. Las búsquedas de objetos en la vecindad solar son las que mayores retribuciones me han traído. A mí me interesa realizar un censo de todo lo que hay en la vecindad solar y puede considerarse parte de la materia oscura, que no brilla mucho y es parte de las Nebulosas Planetarias que sólo podemos ver si están muy cerca de nosotros.

        -Y con respecto a la adjudicación por  parte de Chile  del Telescopio más grande del mundo (E-ELT), ¿qué significó ganarle a España?  ¿Cuánto obtendremos como país en desarrollo astronómico?

       Bueno el E-ELT será el instrumento más grande del mundo por muchos  años (décadas) y ser anfitriones, tener acceso privilegiado a usar este instrumento será muy importante para el desarrollo de la ciencia nacional.

      -¿Por qué tendrá la ubicación del Cerro Armazones en la región de Antofagasta?

        Lo primordial es que haya muchas noches con cielos despejados y eso se da entre la Segunda y la Cuarta región, y en ninguna otra parte del mundo.

       -¿Con este gran telescopio  podrá  llegar a saber de dónde proviene la vida?

       Esperamos poder observar planetas como la Tierra girando en torno a otras estrellas y poder determinar si hay signos de vida en sus atmósferas, por ejemplo si hay oxígeno o signos de que en esos planetas crecen plantas con clorofila.

       -El proceso de construcción del Telescopio es desde el año 2011 hasta 2018  ¿qué investigaciones o proyectos le gustaría hacer para cuando esté armado?

           Hoy trabajo en la búsqueda de planetas extrapolares, así es que el estudio de planetas tipo Tierra será una extensión natural de mi trabajo.

           Así es como María Teresa Ruiz  planifica el futuro astronómico del país,  destacando  la huella que la casa de Andrés Bello ha dejado en su carrera.  “La Universidad tiene cosas muy buenas, como la libertad de opinar y lo que más falta es administrar y gestionar los fondos que son imprescindibles para la ciencia”. La doctora espera que en el futuro Calán siga liderando la astronomía nacional.

            Actualmente piensa que las nuevas generaciones se están convenciendo solas  que la carrera del futuro es la astronomía.  “Ahora la  mitad de los alumnos del Doctorado son mujeres, porque  se dieron cuenta que se puede hacer investigación astronómica”.

        Al  indicar la enseñanza que le ha dejado la astronomía en su vida dice que “le transmitiría a mis alumnos que el estudio del Universo nos enseña que somos pequeños, únicos y extraordinarios. Así se puede valorizar la vida y poner nuestra existencia en perspectiva”.







Etiquetas:   Astronomía   ·   Ciencias

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Los más leídos de los últimos 5 días

Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
21056 publicaciones
5181 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora