Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Filosofía   ·   Poesía   ·   Andrés Manuel López Obrador   ·   Periodismo   ·   Escritores   ·   Lectura   ·   Cultura   ·   Lectores   ·   Reseña   ·   Libros



"Nadie" cree en el contagio de Obrador


Inicio > Política Internacional
26/01/2021


396 Visitas



“Si me engañas una vez, tuya es la culpa; si me engañas dos, es mía”  


Anaxágoras





A nadie convence el contagio de Lopez Obrador, porque desde hace muchos meses perdió la credibilidad de los Mexicanos a fuerza de decirles mentira sobre mentira, dentro y fuera de sus “mañaneras”, sin el menor recato; su discurso se volvió increíble e insoportable.





López ya traía una pesada carga de engaños y simulaciones a cuestas: desde aquel “infarto" que simuló en contubernio con Peña Nieto para dejar pasar la reforma energética; después por  el apoyo económico desmedido que recibió del Atlacomulca para integrar su “movimiento” y convertirlo en partido, hasta el descarado “pacto de impunidad”, que confesó abiertamente en las Redes Sociales, con el que EPN y CSG lo hicieron llegar a la Presidencia en complicidad con los gobernadores priistas y panistas que “operaron” a su favor, solo el gobernador de Guanajuato no le entró a la traición y en ese Estado perdió López Obrador. Peña Nieto y Salinas tenían en su poder varios videos y pruebas acerca de la corrupción del Macuspano, el video que ahora conocemos gracias a Loret de Pío recibiendo fajos de billetes es solo una mínima parte. Si EPN los hubiera divulgado en 2018, AMLO jamas hubiera llegado a la Presidencia.





En el ámbito internacional, López resulto ser también un traidor: simuló dignidad e independencia ante Donald Trump pero terminó convirtiéndose en su siervo a cambio de la promesa de aquel para ayudarlo a perpetuarse en el Poder. López torpemente se entrometió de lleno en la competencia política norteamericana,  de principio a fin, creyendo que DT nunca podría ser derrotado, pero contra su cálculo político ganó Joe Biden y AMLO quedó desquiciado y sumido en la depresión sin su mayor fuente de Poder.





Por eso el “positivo” de Lopez Obrador no convence a nadie, ni a sus mismos partidarios que lo conocen muy bien y saben que miente como respira.





Ya en el ejercicio Presidencial, López ha sido un mentiroso incorregible, para empezar, montó su circo de las mañaneras solo para distraer a los Mexicanos, en donde al estilo trumpiano dijo cuanta mentira se le ocurrió sin medir las consecuencias, alejado de lo que en realidad le ha ocupado a lo largo de los meses: su permanencia en la Presidencia de la República el mayor tiempo posible, reformando la Constitución para hacer posible su reelección indefinida: su primer paso en este rubro, a imitación de Hugo Chávez fue adicionarla con la “revocación de mandato”.





Nada de lo que dice López en sus mañaneras que no sea distraer le importa, se trata de mentir, insultar, exagerar, provocar, difamar a quien sea y como sea, alejarlos de lo que en realidad se enfoca: sus giras a los estados tienen dos motivaciones principales, comprar a los actores políticos mas relevantes mediante la amenaza, extorsión y promesas de impunidad, y fabricarse la imagen de amado y aceptado, apoyado en encuestas a modo que hace publicar en todos los medios impresos y electrónicos que controla a base de subsidios y contratos de publicidad: La Jornada, El Financiero, El Economista, SDP, Televisa, TVAzteca, etc., pero esto último también fracaso estrepitosamente hace mucho frente al inmenso poder de las Redes Sociales.





Lleno de soberbia, López Obrador se ensañó contra los Mexicanos: dejó entrar un crucero lleno de contagiados de COVID con su cuento del “humanismo”, luego dijo que el virus era menos peligroso que la influenza, “domó y aplanó” la curva de la pandemia decenas de veces, le dio rienda suelta a un siervo dócil que se prestó a no hacer pruebas para contenerla y que lo aduló sin medida “su fuerza es moral, no de contagio”, “los cubrebocas no sirven de nada”, “la pandemia nos cayó como anillo al dedo”, “no pasa nada, hay que salir y hay que abrazarse”, “solo el Pueblo puede Sanar al Pueblo”, se pasó semanas enteras promoviendo su miserable rifa del avión que no rifo ni pudo vender, mientras le redujo una y otra vez el presupuesto a la Salud y lo destinó a sus proyectos personales, solo hay que recordar las batas y mascarillas para los médicos que se deshacían a la primera puesta. Su lacayo Gatell se dedicó a maquillar vilmente las cifras para permitirle a lópez desentenderse de la salud y las vidas de los Mexicanos: inventó la “inmunidad de la manada”: “es mejor esperar a que se contagien cien o todos los niños en una escuela que aislar solo un caso” para no gastar en hacer pruebas oportunamente; luego el Centinela, despues contabilizar exclusivamente los decesos en los hospitales públicos como si fueran los totales, mas tarde las “neumonías atípicas”, luego los “exceso de defunciones”, posteriormente el cuento de los semáforos; siguió el ocultamiento de actas de defunción; luego el cuento de “lo importante son las camas disponibles”, hasta llegar al desastre genocida que hoy padecemos los Mexicanos: mas de 560 mil muertos por COVID y el primer lugar Mundial en el “indice de mortalidad” y de Médicos y personal Médico fallecido por COVID, su renuencia a declarar la emergencia en la Ciudad de México pese al contagiadero en el Metro, Metrobús y peseras, solo para dar tiempo a que sus siervos en las cámaras de Diputados y Senadores le aprobaran sus reformas a las Afores. El libro “Un Daño Irreparable” recientemente publicado por la Dra. Laurie Ann Ximénez-Fyvie que se puede adquirír en línea, hace un recuento amplio de la gestión criminal de la Pandemia en México, pero aún se queda corto.





Con la derrota de Trump, López todavía se arriesgó a “calar” a Joe Biden: no lo llamó para felicitarlo después de que se conocieron los últimos resultados de las votaciones, esperando taimadamente a que prosperaran las maquinaciones de Trump, que el Ejercito de USA paró en seco: “no obedecemos órdenes de un caudillo ni de persona alguna, sino a la Constitución”, eso le cayó como patada en el hígado a Obrador por el significado que  le representa internamente con el Ejército que con mentiras sacó a las calles, que ha privatizado en su beneficio usándolo como le viene en gana en todo lo que le conviene a el, pero no para lo que son sus funciones de Seguridad en beneficio del Pueblo de México, el crimen impune sigue imparable.





La detención de Cienfuegos le prendió las alarmas, algo ya no estaba funcionando muy bien, tuvo que acudir a Trump para que lo sacara sin mas de la Justicia norteamericana, el ejercito y los capos se le estaban saliendo de control: ya no garantizaba impunidad; ya en México lo limpió de toda culpa y acuso en Público a la DEA de fabricar pruebas y expedientes, le contestaron muy fuerte y se quedó callado. 





Luego quiso intimidad a Twitter, como lo hacia cuando Trump era todavía Presidente; en respuesta le bloquearon las cuentas de sus troles y bots mas renombrados como @LOVREGA que es de su vocero Jesus Ramírez Cuevas; en respuesta mando al impresentable Ricardo Monreal a amenazar a las Redes Sociales con una Ley Mordaza, otro grave error, porque este tiene una larguísima cola que le pisen y su hermano anda en campaña para gobernador de Zacatecas, las RS lo silenciaron muy pronto.





El colmo fue la respuesta a su primera llamada con el Presidente Joe Biden, quiso calarlo y este lo paro en seco “yo no soy Donald Trump”, el Macuspano se quedó helado.





En la segunda llamada, Biden le dijo que no compartía sus políticas migratorias ni para enfrentar la Pandemia, Obrador se dió cuenta que su pleito personal y sus maniobras habían rebasado el punto de no retorno y se empanicó, sus marrullerías ya no le iban a servir de mucho, con sus testaferros en los medios intentó despertar el antiguo sentimiento antinorteamericano y patriotero, pero no encontró ningún eco.





Fue a Nuevo León en donde Romo es su operador político para apoderarse de la gubernatura, su candidata confesó ingenuamente en un Tuit que ya se había vacunado, pero luego borro el mensaje y dijo que era fake, López se reunió con diez de los mas poderosos empresarios regiomontanos para intentar aglutinarlos en torno a su pupila y les ofreció “el oro y el moro”, pero se dio cuenta que “solo le dieron el avión”, todos tienen negocios fuertes en USA y no quieren problemas con su Presidente. No se sabe que ninguno de ellos este contagiado. Slim salió al quite y resultó raspado, supuestamente fue el mecenas que patrocinó la AstraZéneca que no esta aprobada y de la que México dijo haber comprado ya 77.4 millones, pero su hijo afirmó que tenia COVID, ¿así que ni el quiso usar la vacuna que supuestamente patrocinó, o de plano esta no sirve?.





Nada se ha dicho tampoco de los pasajeros de los aviones en que López voló de ida y vuelta a San Luis Potosí el domingo, ni de los guaruras que trae en las suburbans y los choferes, solo un militar que lo acompañó en esa entidad dice ahora tener COVID, un misterio.





Esta semana se celebra el Foro Mundial de Davós en donde López no se atrevería a participar por su bajísimo nivel político y profesional y se inició la discusión de la Ley del Banxico al que López quiere someter para disponer de las reservas de divisas.





Dentro de ese contexto adverso fue que Lopez Obrador “dió positivo”.





Para rematar tuvo una comunicación con Putin este lunes 25 de enero para traer 24 millones de la vacuna SputnikV en los próximos meses, no esta aprobada por la OMS ni por la FDA, tampoco por la COFEPRIS, pero eso no será problema, le ordenarán que la apruebe y asunto terminado.





Con toda esa historia, es normal que el Pueblo de México no le crea a López Obrador, el que miente una vez, miente dos, tres o miles de veces, sin el mayor rubor, AMLO es un ferviente admirador de Goebbels y fue soberbio, prepotente y altanero cuando creyó que el respaldo de Trump le iba a durar para siempre.





En el mejor de los casos para López Obrador, su imprudencia destruyó aquella mítica aureola de superhombre incontagiable que sus fanáticos le habían fabricado atribuyéndole poderes sobrehumanos y queda como el peor ejemplo y discurso demagógico que ocasionó el contagio y la muerte de miles que creyeron ciegamente en sus mentiras.





Pero, de acuerdo a las Muestras Confiables en las Redes Sociales, la inmensa mayoría cree que López Obrador esta simulando, ganando tiempo para hacer un recuento de daños y ver que puede rescatar aun de su desastre personal y su fracasado proyecto para perpetuarse en el Poder; por su insaciable codicia se metió en un pleito personal con el Presidente Joe Biden que no tiene forma alguna de ganar; está cosechando lo que sembró.





Twitter: @adiazpi















































Etiquetas:   Estados Unidos   ·   México   ·   Vacunas   ·   Andrés Manuel López Obrador   ·   Pandemia   ·   Joe Biden

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Los más leídos de los últimos 5 días

Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
22146 publicaciones
5290 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora