De López y su contagio en pandemia

“Del virus que, hoy, lo apremia . . .” 


. . .” 
 

La covid parece el pingo,

se le apareció el domingo

a López y lo ha infectado,

está en médico cuidado.

 

La negligencia se premia

en esta horrible pandemia,

pues nunca usó tapabocas,

previsiones tuvo pocas.

 

No guardo sana distancia,

con necedad por fragancia

no quiso quedarse en casa,

ante eso, todo fracasa.

 

Como es claro y evidente

no le funcionó el “detente”,

ni esgrimir sus estampitas

por más que estén muy benditas.

 

Ni las limpias, ni sahumadas,

aunque se dieron sagradas,

a todo ésto hay que añadir

que no sirvió el no mentir.

 

Ni le bastó el no engañar,

ni dejar de traicionar,

ni el billete de la suerte

para contagio tan fuerte.

 

Tocar madera tampoco,

en esto no me equivoco,

solo se previene el virus,

preciso, el coronavirus.

 

Atendiendo indicaciones,

no sirven las oraciones,

ni aquella “fuerza moral”

frente a este terrible mal.

 

¿Recordará, ahora, Andrés,

cuando, en fin, en dos por tres,

dijo en sus exabruptos

que eso les pasa a corruptos?

 

Ahora tendrá que aliviarse

y muy pronto reactivarse,

en crisis está la nación,

urge su recuperación.

 

Y, ya saliendo del trance,

que la cordura lo alcance,

que deje sus ideas locas,

que ya use cubrebocas.

 

Que guarde sana distancia,

que deje la contumacia,

que se guarde en su casa,

la covid, pues, no descansa.

 

Que empiece a poner ejemplo

como un pastor en su templo,

que por fin sea el guía fuerte

para evitar tanta muerte.

 

Autor: Lic. Gonzalo Ramos Aranda

Ciudad de México, a 25 de enero del 2021

Reg. SEP Indautor No. (en trámite)

UNETE
Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF




  • linkedin facebook twitter
  • ©reeditor.com
  • Todos los derechos reservados
  • Avisos Legales