Pobre del espejo negro

“Su reflejo no celebro . . .” 


. . .” 
 

Este enigma es algo serio,

su existencia es un misterio

proveniente de las sombras,

si lo conoces te asombras.

 

He visto al espejo negro,

de su suerte no me alegro

porque tiene cicatriz,

como huella de un desliz.            

 

El cristal se encuentra herido,

está triste, compungido,

hoy, le cambió la fortuna,

alguien lastimó esa luna.

 

Alguien mancilló su rostro,

cruel actitud, yo, denostó,

fino vidrio, fiel raigambre,

regó astillas, cual desangre.

 

He visto al espejo negro,

en sus fisuras me pierdo,

convergen todas al centro,

mi acechanza queda adentro.

 

Pues la atrapa el laberinto

de tan tétrico recinto;

su reflejo no celebro,

pobre del espejo negro.

 

Adoptó una forma extraña,

parece brillante araña

que se apodera del nido,

de ese quebranto dolido.

 

Tal situación lo degrada,

la imagen me desagrada,

ha quedado más oscuro,

como en penumbras, impuro.

 

De su vida me desmarco,

aunque aguantó por el marco,

ha quedado como fiambre,

ya no quiero en el mirarme.

 

¿De quién serán los siete años

de mala suerte, los daños

que se causan en el alma?,

¿quién no podrá tener calma?

 

Autor: Lic. Gonzalo Ramos Aranda.

Ciudad de Santiago de Querétaro, Estado de Querétaro, México, . . .

Reg. SEP Indautor No. (en trámite)                                               

UNETE
Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF




  • linkedin facebook twitter
  • ©reeditor.com
  • Todos los derechos reservados
  • Avisos Legales