Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Periodismo   ·   Lectores   ·   Libros   ·   Escritores   ·   Lectura   ·   Poesía   ·   Andrés Manuel López Obrador   ·   Automóviles   ·   Tecnología   ·   Pandemia



Cuidado con la China Comunista


Inicio > Política Internacional
11/01/2021


175 Visitas



A lo largo de los años se ha visto como el Partido Comunista, ha llevado a desarrollo dos estrategias a nivel internacional con miras expansionistas . Todo esto, luego de haber fortalecido su aparato económico gracias a tácticas contradictoria, con una economía capitalista pero no liberal, donde se observa a un país con políticas sociales comunistas y a la vez con políticas económicas de carácter Capitalista. Estas estrategias se basan:


La primera es una política de expansionismo y exportación de sus capitales a otros países, prácticamente sin control alguno por parte de los gobiernos de aquellos países donde llega el capital. Sin despertarnos alarma alguna, hemos visto como, el establecimiento de empresas y comercios de capital chino se han quintuplicado en la mayoría de los países del planeta. Peor aún, vemos como dichas inversiones procuran prácticamente en su mayoría fomentar el empleo para sus connacionales dejando con poco margen al recurso humano local o multicultural.

Aunado a esto se debe mencionar que muchos empresarios chinos no solo actúan de forma desleal ante los sistemas tributarios de cada país, realizando prácticas comunes de evasión fiscal, de subfacturación, entre otras, sino que también, debido a su política de maximización del uso preferente del recurso humano chino, fomentan la trata de blanca. Si, desde hace muchos años es bien sabido que el comerciante chino realiza grandes inversiones de dinero para trasladar ciudadanos de su patria hasta el país donde opera su actividad comercial, muchas veces con ingresos migratorios cuestionables. A estos inmigrantes luego de su llegada, se les confina en dormitorios muy estrechos y están obligados a pagar con varios años de trabajo y sin disfrute de sueldo, todos los costos de habitación y alimentación que generarán durante este tiempo, como también, los gastos de transporte aéreo, paso de inmigración y obtención de documentos, que generaron para su llegada. A simple vista no se ve mal, pero siempre es bueno darse una pasada por la Ley Internacional de Derechos Humanos y más precisamente por su artículo 4 .

Es importante señalar que este tipo de acción va muy distante y al margen de algunos capitales y grupos de negocio de origen chino, que poseen grandes estándares y principios éticos como de buen comercio, que sustenta el desarrollo y el crecimiento económico multicultural en los países donde desempeñan su actividad, así como también, impulsan la generación de fuentes de empleo y mano de obra local o altamente multicultural.

La segunda estrategia que ha usado el Gobierno de china es la de una franca injerencia en asuntos internos de otras naciones. ¡Pues sí!, por todo aquello por lo  que han acusado por años  a  Norteamérica y a varios países europeos,  es algo que ha venido practicando sistemáticamente el gigante asiático, de forma descarada, pero con un gran estilo.

Es difícil pensar como aquel gigante que exige la no injerencia en asuntos internos (como los actuales problemas con Hong Kong y Taiwán  o la invasión y masacre continuada que han hecho  por más de 60 años en el Tíbet), usa su gran fuerza económica, bélica y política en acciones injerencista alrededor del mundo. Claramente estamos ante un hecho donde un estado juega a la doble moral.

En este punto podemos ver a una china que auspicia y establece una especie de protectorado, normalmente económico y político, a ciertos regímenes que cumplen básicamente dos características. La primera ser regímenes no democráticos y la segunda ser regímenes antioccidentales.

Podemos ver, por ejemplo, como han proporcionado a Corea del Norte recursos tales como petróleo y derivados a "precios de amigos" o incluso de manera gratuita a pesar de las sanciones que posee el mencionado país, por su evidente carrera armamentista de carácter nuclear. De la misma forma china se ha prestado a través de su sistema comercial y financiero, para que Pionyang lograra eludir las sanciones, utilizando empresas pantalla chinas y otras entidades extranjeras . También podemos ver como china se ha exhibido en su apoyo a dictaduras como las de Irán, Guinea Ecuatorial, Cuba, Camerún, Turkmenistán y Venezuela, entre otras. Y es que existen grandes pactos y alianzas entre el gigante asiático y muchos de estos países, pactos y alianzas donde todos buscan el “Ganar Ganar”, China obtiene fuerza y espacio político internacional, además de, expansión de sus capitales y establecimiento de negocios de dudosa ética, mientras que los otros obtienen recursos económicos, apoyo político, energético, jurídico-financiero y la conveniente sombra del gigante.

Ahora bien ¿Que pueden hacer los países democráticos del mundo?, La Unión Europea, Estados Unidos y en general todos los países democráticos.

Procurar ejercer acciones contundentes y efectivas con miras a equilibrar lo que sucede en el planeta.

Es prudente establecer mejores controles migratorios utilizando recursos, que van desde, las ya conocidas cartas de invitación, exigencia de seguros de viaje, hasta la implementación de visado. Establecer controles más exhaustivos sobre el origen de los capitales chinos que ingresan al país. Leyes que Exijan mantener un alto porcentaje del nacional como recurso humano laboral para aquellas inversiones que se realizaran en cada país. Buscar mercados alternos de productos que normalmente adquirimos de China.

Establecer mayor número de derechos o aranceles antidumping sobre las mercancías provenientes de este país, así potenciamos la industria nacional, le damos oportunidades a otros mercados emergentes, reducimos nuestra tasa de desempleo, atacamos el tráfico de personas, impulsamos el respeto a los derechos humanos, y le enviamos un contundente mensaje al Gigante de Asia.

 Esto seria un gran comienzo para que el mundo le haga saber que no pueden seguir haciendo lo que le da la gana, violando principios éticos, morales y legales utilizando como protección o escudo ante la crítica mundial, estos mismos principios. ¡BASTA YA DEL DESCARO!

 

Alfredo Roman Carnevale

























Etiquetas:   Comunismo   ·   Comercio Internacional

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Los más leídos de los últimos 5 días

Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
22482 publicaciones
5322 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora