De López y el otro López en Zipolite

“La playa, la muerte, el convite . . .” 


. . .” 
 

Un mensaje cultural

no nos viene nada mal,

digamos un buen breviario

con base en el diccionario.

 

Hace días se dio una cosa

muy mala, muy horrorosa,

recordemos que Gatell,

pues, abandonó el cuartel.

 

Como el Zar de la Covid,

olvidó que es adalid

en la terrible pandemia,

por su cerebral anemia.

 

Y se nos fue hasta Oaxaca,

cansado, con gran resaca,

por la muerte que anda en boga,

ahora que están de moda.

 

Ciento treinta mil finados,

según datos estimados,

contagios, millón y medio,

pero, él, no tiene remedio.

 

Pues, valiéndole un pepino,

siguió, al fin, con su destino;

transformándose en canalla,

que se va para la playa.

 

A la Playa Zipolite,

que siquiera nos invite,

porque mucho ha trabajado

y andaba muy enfadado.

 

Lo curioso de este caso,

más allá del error craso,

permítaseme este cite,

es que la voz Zipolite.

 

En zapoteco es la muerte,

se traduce en vida inerte,

como la ven mis lectores,

damas, jóvenes, señores.

 

Tenemos que López Gatell,

que no sabe usar ni el gel,

no llena de tanto fiambre,

de occisos tiene mucha hambre.

 

De él, solo decepciones,

porque, hasta de vacaciones

bien se ayunta con la muerte,

ya le dicen “Doctor Muerte”.

 

Ante evidentes reclamos,

Andrés no le dio regaños,

lo defendió, le hizo el quite,

por el caso Zipolite.

 

Autor: Lic. Gonzalo Ramos Aranda

Ciudad de México, a 10 de enero del 2021

Reg. SEP Indautor No. (en trámite)






Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF


UNETE




  • linkedin facebook twitter
  • ©reeditor.com
  • Todos los derechos reservados
  • Avisos Legales