Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Poesía   ·   Pandemia   ·   Escritores   ·   Lectores   ·   Periodismo   ·   Crisis Social   ·   Crisis Económica   ·   Coronavirus   ·   Música   ·   Internet



Siete años de desgobierno socialista de España


Inicio > Política Nacional
31/10/2011

1463 Visitas



Cuando nos acercamos al comienzo de la campaña electoral de las elecciones generales del 20 N, es conveniente realizar un balance de lo que han sido los siete años de gobierno del PSOE de José Luis Rodríguez Zapatero. Dado que éste anunció su marcha definitiva de la política meses atrás, es lógico que tengamos que partir de algunos análisis ya realizados.


 

En un reciente artículo publicado bajo el título «Sobre imbéciles y malvados», el novelista Arturo Pérez Reverte realizó una crítica contra Zapatero que todos interpretaron como durísima, al concluir que el presidente ha sido un gobernante «patético, de asombrosa indigencia cultural, incompetente, traidor y embustero hasta el último minuto; pues hasta en lo de irse o no irse mintió también, como en todo». Pero el fondo del asunto es que Reverte comulga con las iniciativas fundamentales de Zapatero y del PSOE, tales como el matrimonio homosexual, sustituyendo en el Código Civil la institución de la familia por los absurdos sintagmas Progenitor A y Progenitor B, o la ley de violencia de género que criminaliza al hombre por el mero hecho de serlo, así como la sectaria ley de memoria histórica que pretende manipular la historia reciente de España. Todo ello eufemísticamente denominado por Reverte como «ampliación de los derechos sociales». Incluso está de acuerdo con la política antiterrorista mantenida por Zapatero: «su campaña para acabar con el terrorismo vasco, señor presidente, merece más elogios de los que dejan oír las protestas de la derecha radical [sic]».

 

Sin embargo, lo que Reverte critica es que un proyecto de gobierno tan ambicioso «lo puso usted, con la ligereza formal que caracterizó sus siete años de gobierno, en manos de una pandilla de irresponsables de ambos sexos». De esta manera, Reverte no sólo está de acuerdo con la política de gobierno de Zapatero, sino que culpa a terceros de su deficiente realización, en un ejercicio de mala fe que caracteriza a lo que Gustavo Bueno ha denominado como «Pensamiento Alicia»: una ideología simplista donde todas las contradicciones económicas, políticas y sociales existentes quedan subsumidas en un mundo armónico que es fácil de alcanzar, pues está, como en el País de las Maravillas, al otro lado del espejo. Y si no se logra, es por la maldad de unos pocos sujetos con mucho poder que «oprimen a la humanidad».

 

De este modo, Zapatero defendió la existencia de una Alianza de Civilizaciones que sirviera para mitigar las contradicciones del Islam con Occidente; que los terroristas de ETA eran «hombres de paz» y que, al ser la Nación Española «discutida y discutible» se podía negociar la paulatina entrega de fragmentos suyos reclamados por terceros, ya fuera el País Vasco o Cataluña, por medio de los Estatutos de Autonomía de «segunda generación»: fruto de la alta traición del PSOE a España es no sólo la presencia de ETA en numerosos ayuntamientos sino el sorprendente regocijo que ha producido que los etarras anuncien que dejan de matar porque han conseguido muchos de sus objetivos. Obviamente, la corrupta ideología socialdemócrata ha calado muy hondo en los españoles.

 

Cuando la crisis económica se aproximaba, el PSOE de Zapatero reeditó triunfo electoral, y en lugar de poner en marcha un gran plan estatal, «socialdemócrata», para mitigar los efectos de la recesión, simplemente se quedó esperando sentado (en parte por los compromisos que había adquirido con el tripartito catalán en el Pacto del Tinell, con cuantiosas inversiones para Cataluña marginando al resto de España), limitándose a contar mes a mes el goteo del número de parados, convencido de que la culpa de la crisis era de los malvados «especuladores», y que el bondadoso «corazón de Europa», en el que tantas esperanzas había depositado, ejercería de locomotora económica y sacaría a España de la crisis. Sin embargo, pasaron dos años y la situación de España se agravó tanto que dirigentes de todo el mundo, en una suerte de «Alianza de Civilizaciones», telefonearon a Zapatero, urgiéndole a realizar recortes que afectaron tanto a los supuestos «derechos sociales» alcanzados como a su propia figura, que quedó como su partido absolutamente amortizada.

 

Según afirman todo tipo de sondeos y especialistas, se espera un batacazo histórico del PSOE en las urnas a causa de su nefasta gestión de la crisis económica. Pero no cabe resumir los siete años de desgobierno socialista de España con una cuestión tan genérica como la política económica o la corrupción que ha dejado las arcas vacías de numerosos municipios y comunidades autónomas. Porque si la crisis económica ha destrozado tanto a la Nación Española, ello se debe a la ideología de gobierno del Pensamiento Alicia, aquella que, en un ejercicio de mala fe, culpa de los males de la humanidad a unos pocos y egoístas sujetos, en lugar de dirigir su mirada a las complejas y contradictorias cuestiones económicas, sociales o de la política internacional que provocan las guerras, las hambrunas o las crisis económicas.



Etiquetas:

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Los más leídos de los últimos 5 días

Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
20666 publicaciones
5136 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora