Cómo el estrés y la nutrición se impactan mutuamente, y consejos prácticos para ayudar

Con el aumento de casos de Covid19, la noticia llena de restricciones en constante cambio, no es difícil ver por qué las personas se sienten cada vez más estresadas. Con las predicciones de que al menos medio millón de personas en el Reino Unido y hasta el 50% de la población estadounidense, bien pueden experimentar problemas de salud mental, como resultado de la pandemia SARS-CoV-2, este es un momento desafiante. Siga leyendo para descubrir cómo el estrés y la nutrición se impactan mutuamente, y consejos prácticos para ayudarlo a optimizar su dieta.

 

. Con las predicciones de que al menos medio millón de personas en el Reino Unido y hasta el 50% de la población estadounidense, bien pueden experimentar problemas de salud mental, como resultado de la pandemia SARS-CoV-2, este es un momento desafiante. Siga leyendo para descubrir cómo el estrés y la nutrición se impactan mutuamente, y consejos prácticos para ayudarlo a optimizar su dieta.
Cada vez está más claro quiénes tienen mayor riesgo de mayor mortalidad y morbilidad por Covid19; estos incluyen personas con diabetes, obesidad, enfermedades cardiovasculares, privaciones, sexo masculino, edad y etnias negras, asiáticas y minoritarias. La nutrición es fundamental para la mayoría de estas enfermedades crónicas. Este artículo explora la relación bidireccional entre el estrés y la nutrición y cómo consejos prácticos para apoyar su salud.

No es de extrañar que se sienta estresado y descubra que sus patrones de alimentación han cambiado. La comida y las emociones están interconectadas en muchos niveles, la comida no es solo nutrientes simples que se consumen como tabletas, sino que existe una conexión profunda entre el estado de ánimo y la dieta.

¿Qué es estrés?

Aunque no hay consenso sobre qué síntomas o biomarcadores definen el estrés, algunos signos comunes que son ampliamente aceptados incluyen indicadores clínicos y hormonales, fatiga, pérdida de peso, disminución del rendimiento, insomnio, cambios en el apetito, alteraciones del estado de ánimo como irritabilidad y ansiedad, inflamación. e inmunosupresión.

¿Cómo se relacionan la alimentación y el estrés?

Muchos factores influyen en nuestros patrones de alimentación, incluidos el estrés, el cansancio, los medicamentos, el aburrimiento e incluso los microorganismos intestinales. El estrés tiene un efecto psicológico y fisiológico sobre el apetito. Con la evidencia emergente sobre la conexión bidireccional entre nuestro intestino y nuestro cerebro (eje intestino-cerebro), hay evidencia de que el estrés no solo afecta la nutrición, sino que la nutrición también afecta el estrés.

El estrés parece cambiar la ingesta total de alimentos de una de dos maneras, lo que resulta en una ingesta excesiva o insuficiente. Es interesante que esto se pueda determinar por la gravedad del factor estresante. El estrés vital crónico se asocia con una mayor preferencia por alimentos ricos en energía y nutrientes, como alimentos ricos en azúcar y grasas. En los hombres, los estudios han sugerido que el estrés vital crónico puede estar relacionado con el aumento de peso. Se cree que el estrés crónico afecta hasta al 25% de la población. Para la sociedad, el estrés crónico es un problema de salud considerable, asociado con varios estados de enfermedad, incluido un mayor riesgo de trastornos neuropsiquiátricos como la ansiedad y la depresión.La respuesta al estrés por cortisol

Una glándula situada encima de los riñones produce hormonas esteroides. Los corticosteroides son una clase de hormonas esteroides que se dividen en dos tipos diferentes: los glucocorticoides tienen un papel importante en la regulación del sistema inmunológico y el metabolismo de los carbohidratos y los mineralocorticoides que ayudan a controlar el equilibrio de sal y agua.

En momentos de estrés, se secretan hormonas glucocorticoides. Son hormonas que regulan múltiples aspectos del control de los niveles de glucosa en sangre. En el hígado, actúan para promover la síntesis de nueva glucosa (gluconeogénesis), mientras que en los músculos y la grasa reducen la absorción de glucosa. Junto con oponerse al efecto de la insulina, los glucocorticoides conducen a un aumento de la glucosa en sangre. Esto es para proporcionar al cerebro más glucosa en momentos de estrés y para promover la función cerebral máxima.

Desde una perspectiva evolutiva, los glucocorticoides han jugado un papel vital en la respuesta de lucha o huida, proporcionando un rápido aumento de la glucosa en sangre, lo que permite una rápida toma de decisiones en momentos de estrés intenso. Sin embargo, en la sociedad moderna, los sentimientos de impotencia y la concentración y el pensamiento repetidos en los eventos estresantes pueden intensificar la secreción de hormonas glucocorticoides. Esto puede convertirse en una respuesta de estrés prolongada y exagerada. Para ayudar a evitar el peligro en el futuro y a sobrevivir, los glucocorticoides pueden incluso tener un papel en la consolidación de los recuerdos basados ​​en el miedo. Si bien el estrés puede ser inevitable en la vida, lidiar con el estrés, la confrontación de los factores estresantes y el reflejo pueden ayudar a reducir la secreción de cortisol.

Cómo reducir el impacto del estrés

Si bien el estrés puede ser inevitable en la vida, lidiar con el estrés, la confrontación de los factores estresantes y la reflexión pueden ayudar a minimizar su respuesta al estrés. Intente hacer ejercicio con regularidad para mejorar su salud mental y encuentre técnicas como la atención plena, llevar un diario y estar agradecido para ayudarlo a superar los momentos difíciles. Intente optimizar y apoyar su microbiota, coma alimentos fermentados como el kéfir, manténgase alejado de los alimentos ricos en grasas y azúcares siempre que sea posible y, en su lugar, elija una dieta sana y equilibrada de cereales integrales, frutas, verduras y grasas saludables. Espero que este artículo sobre cómo el estrés y la nutrición se impactan mutuamente haya respondido a sus preguntas y encuentre útiles estos consejos prácticos.

UNETE



Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

  • linkedin facebook twitter
  • ©reeditor.com
  • Todos los derechos reservados
  • Avisos Legales