De López y el semáforo rojo

“Mientras, él, pasea a su antojo . . .” 


. . .” 
 

Toda una barbaridad,

contagios, la mortandad

por la covid diecinueve

y López ni se conmueve.

 

Ya, hasta perdimos la cuenta,

cada día más se incrementa,

los datos son imprecisos,

ciento quince mil occisos.

 

En México por pandemia,

con la situación que apremia,

en el semáforo rojo

y Andrés, a su pleno antojo.

 

No sabe quedarse en casa,

en tal previsión fracasa,

por terco, necio, reacio,

pues, no se guarda en Palacio.

 

Sigue en su eterna campaña,

a su pueblo “sabio” engaña,

dice que anda trabajando

y solo está turisteando.

 

Cuando en vuelo se paseaba,

viendo el Pico de Orizaba,

foto-selfie se tomó

y a su facebook la subió.

 

¿Cómo ven el triste alarde?,

al peje le vale madre

el pico de la pandemia,

tiene cerebral anemia.

 

Sintiéndose Dios del cielo,

él no sufre desconsuelo,

porque vive en su mundito,

pensando en su trenecito.

 

Solo a bordo del avión

cumple con la prevención

de ponerse tapabocas,

sus ideas están bien locas.

 

Es un perfecto irredento,

al consabido implemento

en tierra ni lo menciona,

ni lo usa, nos traiciona.

 

Ojalá siempre lo empleara,

ojalá se humanizara,

¿a quién quiere apantallar?,

solo trata de engañar.

 

López, no siente empatía

por tragedias del día a día,

él no es ejemplo de nada,

no nos sirve . . . para nada.

 

Autor: Lic. Gonzalo Ramos Aranda

Ciudad de México, a 19 de diciembre del 2020

Reg. SEP Indautor No. (en trámite)

UNETE
Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF




  • linkedin facebook twitter
  • ©reeditor.com
  • Todos los derechos reservados
  • Avisos Legales