Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Alimentación   ·   Alimentos   ·   Poesía   ·   Nutrición   ·   Lectura   ·   Lectores   ·   Periodismo   ·   Escritores   ·   Libros   ·   Muerte



La sociedad de los idealistas muertos.


Inicio > Mis composiciones
21/11/2020

127 Visitas



Al igual que los seres vivos, las ideas también tienen su ciclo vital, nacen, se desarrollan y mueren. Lo anterior se puede evidenciar en nuestras propias vivencias, cuando niños somos inmersos en los ideales de “Lo que debe ser un buen mundo” y las personas que están a nuestro alrededor procuran inculcar en nosotros valores y elementos que nos hagan personas de bien, osea nos vemos entorno a unas ideas relacionadas con “El ser” y el “Deber ser”, es decir, cae sobre nosotros un idealismo. Es entonces cuando se introducen aspectos sobre cómo ser un buen niño, como ser un buen hijo, un buen estudiante o un buen ciudadano, en fin, la orientación que se dirige como formación va encaminada a “consolidar una persona que contribuya y aporte a la sociedad”. Nótese por ejemplo la cantidad de civismo los programas dirigidos al público prescolar, inclusive la forma en que se expresan es de destacar.


Entonces es por ello que vamos germinando con un ideal establecido en nuestro ser, lo que hemos visto y captado de nuestro alrededor busca ser aplicado y eso es lo que hace que el niño sea inocente, no conoce a plenitud la maldad y desvalorización del mundo real con el cual tendrá que convivir a diario durante el resto de su existencia, por ello los chicos son sinceros, poco dados a mentir, expresan lo que sienten, son cariñosos y demás. Bajo ese entendido podemos asegurar que en los primeros años de la vida humana las personas llevan incorporado un buen sistema de principios, valores e ideas.

Todo cambia cuando es momento de “madurar”, allí es donde conocemos la faceta real y definitiva de este mundo, debido a que tenemos incrustado en nuestra mente, gracias a los diversos aparatos ideológicos, un mal concepto de lo que es madurar y lo concebimos más allá de cambios que experimentan nuestros cuerpos sino que también es momento de hacer “evolucionar” la mente del joven, es entonces donde la formación que en principio se le mostró al niño como ideal, ahora es puesta en ridículo por los formadores y es por ello que debes hacer todo lo contrario a lo que inicialmente te dijeron que hicieras para demostrar que maduraste.

Ahora llegó el momento de ser vivo, buscar cómo aprovecharse del otro, obtener gran cantidad de cosas con el menor esfuerzo posible, recurrir a todos los medios lícitos o ilícitos para alcanzar un consumismo desenfrenado y abrirte de par en par a los excesos del placer para así “disfrutar la vida”.

Tenga en cuenta como los programas y cosas que se veían de chicos cambian abrumadoramente a las que consumimos cuando somos mayores, por lo tanto todas esas bases iniciales son totalmente destruidas por el nuevo contenido que vamos a disfrutar y al cual tenemos que acogernos si queremos sobrevivir, pues de lo contrario, si decidimos mantenernos aferrados a nuestras ideas no tenemos más destino que morir, pero para consuelo nuestro, desaparecer de este mundo pero haciendo parte del reducido y selecto grupo de los idealistas muertos.

Jose Alexander Masco Avendaño R.C.C.                                        Abogado



Etiquetas:   Sociedad

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Los más leídos de los últimos 5 días

Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
22640 publicaciones
5343 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora