Gobierno abierto y participación ciudadana: Unión indispensable frente a la corrupción



En los últimos años, se ha promovido con más ahínco la transparencia de la información y que la población conozca todos los procesos de la gestión pública. Desde la década pasada, se promovió la rendición de cuentas, la apertura de portales de transparencia, entre otras iniciativas; todas en respuesta a la desconfianza generada en los gobiernos sobre la eficiente gestión pública; sin embargo, estos procesos de participación y vigilancia ciudadana no han podido detener los casos de corrupción que han puesto en jaque a la clase política del país y de Latinoamérica.


. Desde la década pasada, se promovió la rendición de cuentas, la apertura de portales de transparencia, entre otras iniciativas; todas en respuesta a la desconfianza generada en los gobiernos sobre la eficiente gestión pública; sin embargo, estos procesos de participación y vigilancia ciudadana no han podido detener los casos de corrupción que han puesto en jaque a la clase política del país y de Latinoamérica.
 En nuestro país, este esfuerzo por construir un gobierno abierto, sostenible y transparente, se iniciaron después del gobierno de Alberto Fujimori; donde las fuerzas políticas y sociales se unieron a través del Acuerdo Nacional buscando una dirección democrática y transparente basada en la participación ciudadana y que finalmente este acuerdo se traduzca en la mejora del nivel de vida de la población peruana.

 

Sin embargo, conducir un gobierno abierto con sus principios de transparencia y acceso a la información, participación ciudadana, rendición de cuentas e integridad no ha sido fácil después de 20 años.  Han pasado 04 gobiernos elegidos mediante democracia, en los cuales ninguno ha podido establecer espacios de diálogos y concertación en torno al Acuerdo Nacional para la gobernanza del país, sumado a ello la ausencia de partidos políticos y gobiernos outsiders con partidos “vientres de alquiler”, ha conllevado a debilitar las propuestas estratégicas del país hacia el bicentenario (aunque en los últimos dos años CEPLAN se ha esforzado por tener la Visión país). A esto se suma, los esfuerzos por la descentralización, a fin de generar capacidades de gestión en los gobiernos regionales y locales, para que sean capaces de gestionar sus territorios, cuyos resultados medidos con la ejecución presupuestal, demuestran una ineficiencia durante cada año presupuestal.

 

En consecuencia, en el año 2018, Perú ha empezado asumir que debe ser un Estado moderno con capacidades que le permita crear valor público, que conozca y entienda la problemática y necesidades de la población, por lo que ser un gobierno abierto y transparente es indispensable, pero para ello necesita servidores públicos comprometidos con esta gestión. Este nuevo modelo de valor público basado  (Moore, 1995) que refiere que el Estado sea dinámico, creativo, formador y participante de la esfera pública; es decir, que los administradores públicos deben dejar el esquema rígido arcaico; más bien este conformada por recursos humanos que ayuden al gobierno a volverse más adaptable a las transformaciones materiales y a las condiciones sociales, y a las cambiantes necesidades y aspiraciones políticas.

 

Sin embargo, en los últimos años, la corrupción se ha convertido en el peor enemigo de la gestión pública, siendo la principal preocupación de la ciudadanía, a pesar de los esfuerzos del Gobierno por demostrar procesos transparentes. Uno de los procesos que en Perú se ha instaurado para garantizar la transparencia es el proceso de rendición de cuentas que realizan los gobiernos regionales y locales, siendo una oportunidad para mostrar los proyectos ante la ciudadanía; no obstante, este acto público hasta la fecha no ha favorecido a detener la corrupción, como indica el reporte de la Contraloría General de la República que el 52% de las municipalidades distritales y provinciales son las entidades más denunciadas, seguido por un 26% de los gobiernos regionales con un 26% y 22% en el Gobierno Central.

 

De acuerdo, a la Contraloría General de la República estos esfuerzos de transparencia, no han evitado que, durante el año 2019, el cálculo del tamaño de la corrupción, superó los S/23 mil millones, lo que equivale al 3% del Producto Bruto Interno (PBI) del país. En un informe del 2016, de la misma Contraloría mencionó que las perdidas eran de S/10 mil millones anuales por corrupción y que solo S/ 3 mil millones de soles se lograba rastrear y 7 mil millones quedaban impunes. Esta situación puede hace reflexionar, sobre los funcionarios y servidores públicos con escasos valores éticos, planteándose la posibilidad de motivación, en vista que un gran 70% aproximadamente queda impune. Según la Contraloría, son 3,079 funcionarios los que han sido procesados penalmente en 2019. De ellos, al 85% se le imputaron los delitos de negociación incompatible, colusión y peculado, reafirmo gran motivación para seguir con esta lacra.

 

El caso Lava Jato demostró que la corrupción es sistemática y perdura en el tiempo. (Quiroz, 2013) sostiene que la corrupción perdura en el tiempo debido a que han construido redes que continúan con estas prácticas. Además, que los empresarios y funcionarios se coluden para sacar más dinero al Estado adjudicando proyectos a cambio de coimas, aumentando el precio de las obras y repartiéndoselas entre compañías amigas y socias. (Medina, 2017) refiere que la corrupción opera en un mercado de oferta y demanda, siendo un fenómeno en el que los participantes hacen un análisis de costo y beneficio; es decir, lo consideran un negocio.

 

            Por lo tanto, esto nos lleva a deducir, que la corrupción es un negocio que se ha implementado al interior del Gobierno, conformado por funcionarios y empresarios, que han encontrado la clave perfecta para embaucar a los mecanismos de Gobierno Abierto que el mismo Gobierno ha diseñado e implementado. Como una forma de traición desde los funcionarios y servidores públicos hacia su Gobierno y sobre todo al Estado. ¿Entonces cómo se hace, para que este enquistamiento de la corrupción sea doblegado por la participación ciudadana?

 

 

Lo que se propone es que el gobierno abierto y profundización de la democracia tienen que estar unidad por un lazo fuerte como una malla estratégica, conformada por funcionarios y servidores públicos honestos y éticos y la sociedad civil, para asegurar que los procesos realmente sean transparentes. Esta acción estratégica tiene que ser liderada por una persona con características intachables en la función pública y alguien de la sociedad civil; no menciono Presidente de la República, ni Presidente del Congreso (aunque es lo ideal), pero los últimos gobiernos peruanos no han demostrado su ética y transparencia. Entre los liderazgos también puede ir un representante de los partidos políticos que no se haya envuelto en problemas de corrupción, igual de los representantes de las universidades, colegios profesionales, organizaciones sociales, productivas, y otros.

 

 Este Frente Anticorrupción tiene que ser capaz de colocar personas probas y con características éticas y morales en cada uno de los estamentos del Estado, porque hay que recordar que el enquistamiento es grande, y ha capturado a grandes poderes del Estado. Este plan perfecto corrupto del sector público y sector privado tiene que ser desarticulado a través del Gobierno Abierto con participación ciudadana. Un periodista de un reportaje periodístico mencionaba que los destapes de corrupción logrados hasta el momento ha sido gracias al mismo personal que labora en el sector público. Cabe tener en cuenta que, la población de la sociedad civil que integra al sector privado puede llegar a ser cómplice de estas redes de corrupción.

 

Referencias

·         Centro Nacional de Planeamiento Estratégico (2019). Sistema Nacional de Planeamiento Estratégico (SINAPLAN). https://www.ceplan.gob.pe/sinaplan/

·         Contraloría General de la República (2019). Cálculo del tamaño de la corrupción

y la inconducta funcional en el Perú. https://appbp.contraloria.gob.pe/BuscadorCGR/Informes/Inicio.html

·         Medina, J. (2017). La corrupción. Proetica, https://www.proetica.org.pe/etiqueta/jorge-medina/.

·         Moore, M. (1995). Creating Public Value. Strategic Management in Government. Cambridge: Harvard University Press.

·         Quiroz, A. (2013). Historia de la corrupción en el Perú. IEP.

      Imagen tomada de internet.

https://www.inclusionempresarialperu.com/

https://www.asesoriaintegraldetesis.com/

 

 

tu artículo




Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF


UNETE






  • linkedin facebook twitter
  • ©reeditor.com
  • Todos los derechos reservados
  • Avisos Legales