Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Poesía   ·   Andrés Manuel López Obrador   ·   Periodismo   ·   Lectores   ·   Escritores   ·   Religión   ·   Padres   ·   Cuentos   ·   Aprendizaje   ·   Reflexión



La ciencia autodestronada: ¿La cosmovisión está de fiesta?


Inicio > Cultura
27/09/2020

274 Visitas



Unos foráneos más de 500 años atrás arribaron a ciertas tierras. Se les conocieron como pioneros y descubridores por un buen tiempo en casi todo el mundo. Así, esos extranjeros, entre ellos españoles, portugueses, ingleses y franceses, con el tiempo llegaron a colonizar territorios ubicados, por ejemplo, en América, Asia y África.


Según algunos autores, como Aníbal Quijano [1], en ese contexto, en el proceso de colonización los forasteros en cuestión introdujeron en los pueblos originarios de aquellos territorios cosas de naturaleza material y cognitiva. La ciencia, así, fue una de ellas. La ciencia como tal, a propósito, no habría existido antes del período de aquella colonización en los territorios de los que eran originarios los extranjeros en cuestión, según Enrique Dussel [2].

Desde entonces algunos miembros de ciertas etnias pertenecientes a los territorios colonizados se han apropiado de la ciencia.

Pero ¿qué se querría decir con apropiación de la ciencia? En términos generales, en este caso, que el único camino confiable para aproximarse a la verdad de todas las cosas es la ciencia [3]. Esto es, por una parte, que el investigador y el objeto de estudio existen por sí mismos, lo cual, a su vez, contribuye a la obtención de un conocimiento objetivo. Mientras que, por otra, las teorías se construyen, pero los hechos no, pues estos sirven para comprobar aquellas. Y, además, para conocer algo es indispensable el método científico (relativo a un modo determinado de producir y validar el conocimiento, en este caso, científico).

Desde un tiempo para acá, no obstante, en la ciencia algunas cosas han cambiado, como que las comunidades científicas o, al menos, algunas de ellas aceptan que existen metodologías científicas, y no solo un método científico, a fin de generar su producto, por ejemplo.

Así, a pesar de que coexisten otros tipos de conocimiento, como el tecnológico, el técnico, el jurídico y el de sentido común, un conocimiento, al menos, para ser considerado como científico debe haber sido producido por medio de una de las metodologías científicas. Es por ello que, por ejemplo, la acupuntura y la homeopatía al no cumplir con los cánones de la ciencia son consideradas pseudociencias.

En el caso de la homeopatía, así por ejemplo, las diluciones o pastillas que son prescritas por los homeópatas a los individuos, quienes los van a consultar por alguna dolencia, solamente serían “agua casi pura” y “excipientes casi puros”, respectivamente [4]. Sin embargo, algunos de esos individuos afirmarían haberse curado con dichos remedios. Pero, a la final ¿Qué es lo que subyacería a dichas afirmaciones? ¿Acaso podría ser lo que se conoce como efecto placebo? Por cierto, también hay un supuesto efecto nocebo [5].

Pero, hoy por hoy, y después de varios años de estudios, los resultados de ciertas investigaciones relativas a la Física Cuántica y a la Neurociencia podrían dar pistas para pensar que la ciencia podría perder su reinado en casi todo el mundo. Efectivamente, esta posible pérdida de trono podría estar también relacionada con otros factores.

Así, esa Física sugiere, entre otras cuestiones, con base en hipótesis comprobadas en laboratorio, al menos en un nivel importante, que hay ciertas propiedades de las cosas a nivel atómico que son consideradas difusas, pero que se llegan a determinar (o se aclaran, si vale el término) cuando un individuo las observa [6]. En otras palabras, existen propiedades físicas a nivel microfísico que dejan de existir cuando nadie las observa. No obstante, hay que considerar que esas hipótesis fueron comprobadas dentro de un laboratorio. Es por ello que vale la pena hacerse las siguientes preguntas: ¿Fuera del laboratorio sucedería lo mismo? ¿A distintas escalas ocurriría lo mismo?

A todo esto, se puede formular igualmente la siguiente cuestión: ¿La convicción podría subyacer al efecto placebo, y este, a su vez, podría estar relacionado con las propiedades difusas arriba citadas? Y si este fuera el caso, estas propiedades podrían estar manifestándose en la interfaz de las escalas social y psicológica o, al menos, a nivel de una de ellas, como convicción de autosanación, por ejemplo. Es decir, en este caso, la convicción sería como el individuo quien observa esas propiedades. Mientras que estas serían como el efecto placebo.

Así, si un individuo dirigiese su convicción hacia lo que se podría denominar como autosanación, entonces, el efecto en cuestión podría existir. Caso contrario, este podría dejar de existir o, simplemente, no existiría. Sin embargo, todo aquello son meras conjeturas. Y aunque, en esta misma línea, se podría decir lo mismo respecto a la acupuntura, parecería que esta sí tendría algún efecto físico en los individuos al menos en afecciones relativas al sistema nervioso [7]. En este sentido, ya los estudios subsiguientes que se lleguen a realizar vinculados con dichas cuestiones podrían llegar a aclarar tales presunciones.

Mientras que los resultados de algunos estudios realizados dentro de ciertas ramas de la Neurociencia indican, entre otras cuestiones, que el cerebro no capta una cosa como si fuera una fotografía, sino que más bien construye una imagen de ella, a pesar de que esa cosa exista independiente de aquel [8]. Así como también que las memorias de los humanos serían dinámicas, por decirlo de alguna manera [9]. Es decir, que cada vez que un individuo evoca un recuerdo ese recuerdo se modifica al volverse a grabar en la memoria de él.     

Por tanto, se podría decir, con base en los resultados de los estudios antes mencionados, que el conocimiento científico producido por un investigador no es independiente de él. Pero, esto que sería insinuado, al menos, por esas investigaciones relativas a las Ciencia Naturales, ciertas propuestas y resultados de estudios realizados dentro de las Ciencia Sociales algunos años atrás ya lo han venido sugiriendo, y mucho más, como los que tienen que ver con los Estudios Sociales de la Ciencia y la Tecnología o, igualmente conocidos, como Ciencia, Tecnología y Sociedad [10].

Paralelo a esos eventos, a todo esto, al menos desde el siglo XX a la presente fecha algunos investigadores científicos, pocos quizás, se han propuesto sugerir enfoques epistemológicos, teóricos y metodológicos [11], así como llevar a cabo estudios [12], desde una perspectiva no eurocéntrica o la decolonialidad.

Esas iniciativas, así, buscarían una interrupción total o, al menos, en un nivel importante de la utilización del arsenal teórico-metodológico científico, por parte al menos de algunos de esos investigadores, lo que implicaría igualmente cuestiones ontológicas y epistemológicas, en tanto y cuanto se vayan proponiendo desde el Sur no solamente formas híbridas (si vale el término) de producir y validar conocimiento, sino, y sobre todo, modos totalmente nuevos para tal cometido.

Así, por ejemplo, los investigadores ya no continuarían o, por lo menos, no solo seguirían empleando técnicas de investigación científicas, como la entrevista en profundidad, a fin de generar conocimientos respecto a la dimensión social de los individuos, sino otras, que no estarían por arriba ni por debajo de sus pares científicas, como el conversar alterativo. Por cierto, en Ecuador solo hay que pasar revista a las carreras de pre-grado, grado y posgrado (profesional, mixto o de investigación), oficialmente registradas y vigentes en la SENESCYT, ofrecidas por las Instituciones de Educación Superior ecuatorianas, a nivel nacional, para poder observar que todas ellas están permeadas por el eurocentrismo. Otra situación, al menos, estaría ocurriendo con algunas de las carreras que la Universidad Andina Simón Bolívar ofrece, no obstante, esta es de carácter internacional, aunque posea la distinción de pública.       

Existirían, en ese sentido, científicos quienes no estarían de acuerdo con aquellas incitativas. Mientras que otros al menos se encontrarían dispuestos a escucharlas. Por su parte, el doctor Brian Wynne sostiene que las diversas maneras de producir y validar conocimiento se distinguen únicamente desde el punto de vista cualitativo, mas no desde el cuantitativo [13].

Pero, por ejemplo, ¿Por qué existiría rechazo a las iniciativas antes citadas? Posiblemente, porque no se alinean a los parámetros de la ciencia. Es decir, las iniciativas en cuestión serían rechazadas por ser consideradas pseudocientíficas. A propósito, podrían existir varios factores relacionadas con esa cuestión.

De tal forma que se podría insinuar que mientras se continúe juzgando otras formas de producir y validar conocimiento, que no sean científicas, desde criterios científicos, la aceptación y apropiación de aquellas iniciativas no podrían avanzar o, al menos, podrían avanzar lentamente, por ejemplo.

Pero, si a esas iniciativas se las examinara bajo el concepto ‘cosmovisión’, otro podría ser el destino de ellas. En efecto, en la utilización de ese concepto podría estar involucrado, entre otras cuestiones, el universalismo contextual. Por cierto, según el Diccionario de la Real Academia Española el término cosmovisión puede ser definido como “manera de ver e interpretar el  mundo”.

El relativismo, en ese mismo sentido, no estaría al margen de la propuesta arriba citada. Y esto, por supuesto, podría complicar, al menos en algún grado, la aceptación de las iniciativas en cuestión. Pues, por ejemplo, los médicos quienes se han formado bajo los cánones de la ciencia no tienen duda en absoluto de la localización del corazón en el cuerpo de un individuo. Pero ¿Se podría aceptar un cierto nivel de relativismo a fin de que las iniciativas anteriormente referidas se lleguen a concretar más adelante?

Finalmente, se podría decir que los interesados en formas de generar y validar conocimiento, distintas a las de naturaleza eurocéntrica, tendrán que trabajar mucho más no solamente en su difusión, sino también en la aceptación por parte de las comunidades científicas y las sociedades del mundo. Mientras tanto la cosmovisión podría tener que esperar por su fiesta al menos por un buen tiempo.           

[1]Para más información, remítase a Quijano, Aníbal (2011). Colonialidad del poder, eurocentrismo y América Latina. En Edgardo Lander (Comp.), La colonialidad del saber: eurocentrismo y ciencias sociales (219-264). Argentina: Ediciones CICCUS; y a Beigel, Fernanda y Sabea Hanan (2014). Dependencia académica y profesionalización en el Sur. Perspectiva desde la periferia. Argentina: EDIUNC, Editorial Universidad Nacional de Cuyo. [2]Para más información, remítase a Dussel, Enrique (2011). Europa, modernidad y eurocentrismo. En Edgardo Lander (Comp.), La colonialidad del saber: eurocentrismo y ciencias sociales (219-264). Argentina: Ediciones CICCUS; y a Beigel, Fernanda y Sabea Hanan (2014). Dependencia académica y profesionalización en el Sur. Perspectiva desde la periferia. Argentina: EDIUNC, Editorial Universidad Nacional de Cuyo; y a Dussel, Enrique (2011). Filosofía de la liberación. México: Fondo de Cultura Económica.  

[3]Para más información, remítase a Bunge, Mario (2005). La ciencia, su método y su filosofía. Buenos Aires: Debolsillo.

[4]Para más información, remítase a Bunge, Mario (2012). Filosofía para médicos. España: Editorial Gedisa, S. A.; y a Buisan, Joel (2019).  El “específico homeopático”: legitimación comercial de la homeopatía en Barcelona (1902-1910). Disponible en: https://www.scielo.br/scielo.php?pid=S0104-59702019000401337&script=sci_arttext

[5]Para más información, remítase a Redes 134: El poder del efecto placebo – psicología. Disponible en: https://www.youtube.com/watch?v=owBWskk9B88; y a Redes 135: Nocebo, el hermano malvado del placebo – psicología. Disponible en: https://www.youtube.com/watch?v=4V7-Sjs6BAA

[6]Entrevista al científico Ignacio Cirac. Disponible en: https://www.youtube.com/watch?v=FSkmAUHBEkk

[7]Para más información, remítase a Bunge, Mario (2012). Filosofía para médicos. España: Editorial Gedisa, S. A.

[8]Para más información, remítase a Kandel, Eeric, Schwartz, James y Jessell, Thomas (1997). Neurociencia y conducta. España: Prentice Hall.

[9]Para más información, remítase a Entrevista al científico Facundo Manes. Disponible en: https://www.youtube.com/watch?v=4ebt-yHf3mY

[10]Para más información, remítase a Kreimer, Pablo (1999). De probetas, computadores y ratones. La construcción de una mirada sociológica sobre la ciencia. Bernal: Universidad Nacional de Quilmes. Disponible en: https://www.researchgate.net/publication/286928245_De_probetas_computadoras_y_ratones

[11]Para más información, remítase a Ortiz, Alexander y Arias, María Isabel (2018). Hacer decolonial: desobedecer a la metodología de la investigación. HALLAZGOS, 16, 31, 147-166.

[12]Para más información, remítase a Gómez, Adriana (2012). Procesos decoloniales que modifican las relaciones con la naturaleza y de género dentro del proceso de autonomía zapatista (Tesis doctoral). Universidad Autónoma Metropolitana, México.

[13]Para más información, remítase a Wynne, Brian (1991) Knowledges in context. Science, Technology and Human Values, vol 16, 111-121; y a  Wynne, Brian (1992) Misunderstood misunderstanding: Social identities and public uptake of science. Public Understanding of Science, 1, 281-304.           



Etiquetas:   Literatura Latino Americana   ·   Neurociencias   ·   Discursos   ·   África   ·   Ciencias   ·   Investigación   ·   Medicina Alternativa   ·   Cultura   ·   Plantas Medicinales   ·   Medicina   ·   Colonialismo   ·   China   ·   Ecuador   ·   India   ·   Cualitativo   ·   Epistemología   ·   Guayaquil

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Los más leídos de los últimos 5 días

Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
21239 publicaciones
5198 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora