Benjamín Le Barón

“Una loa para el varón.” 


.” 
                                                                                                        

En una campiña,

digna, como niña,

creyó ver nacer

justo amanecer.

 

Preciosa llanura,

de fe, de cordura,

regada por Benjamín,

cual fiel, ideal, jardín.

 

El sol, por aliado,

brillo pulcro, al lado,

de su amor sagrado

he oído, escuchado.

 

Cobarde atentado,

el mal encarnado,

de muerte fue herido,

ciclo destruido.

 

Su vida está muda,

se quedó desnuda,

cubriose con manto

de niebla, de llanto.

 

Por hoy, la inconsciencia

torció la decencia,

las almas se pierden,

las sombras se ciernen.

 

Se alaba la mugre

y la podredumbre,

el mundo global

llegará al final.

 

Solo desvarío,

mi cielo al vacío,

estoy aturdido,

lúgubre, rendido.

 

El prócer ha muerto,

ya, mora en un huerto,

la tristeza al viento

y, . . . en el firmamento:

 

Que quede su ejemplo,

vayamos al templo,

a senda, camino,

de Dios, el Divino.

 

Descifrar las penas,

volverlas serenas,

sacar perlas buenas

de graves gangrenas.

 

Una loa, . . . para varón,

a Benjamín Le Barón,

un héroe, un paladín,

a su lejano confín.

 

Autor: Lic. Gonzalo Ramos Aranda

México, D. F., a 09 de septiembre del 2009

Reg. SEP Indautor No. 03-2010-032412383400-14






Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF


UNETE




  • linkedin facebook twitter
  • ©reeditor.com
  • Todos los derechos reservados
  • Avisos Legales