Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Poesía   ·   Pandemia   ·   Periodismo   ·   Escritores   ·   Lectores   ·   Coronavirus   ·   Crisis Social   ·   Crisis Económica   ·   Música   ·   Colombia



La Paz de la Victoria de ETA


Inicio > Política Nacional
21/10/2011

1474 Visitas



El tan esperado comunicado de ETA, donde anuncia que deja de matar porque ha logrado muchos de sus objetivos, nos remonta a los orígenes del terrorismo nacionalista vasco. No conviene olvidar que la ETA nació en 1959 como una escisión del Partido Nacionalista Vasco. Uno de sus principales ideólogos fue Federico Krutwig, quien aparte de dejar escrito en su libro Vasconia delirios tales como que los vascos procedían de la Atlántida o que el eusquera es la lengua más antigua de la humanidad [sic], se dio cuenta que una iniciativa política como la de los peneuvistas, con su folklorismo de chapelas y chistorras, jamás lograría popularidad suficiente. Era necesario formar un partido de masas, que adoptase las formas marxistas leninistas de lucha armada tan aclamadas entonces, y que fuera abanderada por la juventud, la denominada «izquierda aberchale» (algo propio no sólo del comunismo sino también del fascismo y el nazismo).


 

ETA se convertiría así en la vanguardia de la lucha por segregar el País Vasco de España, camuflando lo que no era más que una ideología clerical, delirante y repugnante bajo las hechuras de la modernidad y «la izquierda», de la lucha de los movimientos de liberación nacional, del Movimiento de Liberación Nacional Vasco. Sus asesinatos condicionaron a los sucesivos gobiernos de la Transición democrática, que se convirtieron en cómplices del terror; incluso asesinatos como el del ingeniero José María Ryan Estrada en 1981 (tan similar en el método al del concejal de Ermua Miguel Ángel Blanco en 1997), impidieron que la Central Nuclear de Lemoniz se instalase en el País Vasco. Incluso hoy pueden presumir de disponer de mayor fuerza que nunca en el régimen de 1978 gracias a su marca electoral, Bildu, por graciosa concesión del Gobierno de España y de un corrupto Tribunal Constitucional con sus sentencias ad hoc que anulan las pruebas del Tribunal Supremo.

 

La ideología delirante de ETA ha llevado a sus sucesivos miembros a razonar perversa pero lógicamente que, ya que el País Vasco está ocupado por unos opresores españoles (cuyo Rey actual es «heredero» del tirano Franco), su lucha es legítima y por lo tanto la ETA es la fuerza de liberación del «oprimido pueblo vasco». Así lo escenificaban recientemente en un ayuntamiento gobernado por el actual brazo político de ETA, Bildu, donde se burlaban del Rey de España y de la Guardia Civil, del «jefe de los torturadores» en palabras de Arnaldo Otegui y de las malévolas «fuerzas de ocupación» españolas.

 

Y si ya es grave que muchos españoles arraigados en el País Vasco hayan asumido como propio semejante delirio, peor aún es que el actual gobierno de la Nación, así como otros durante la Transición democrática, asumiesen los puntos de vista de los terroristas, llegando a concederles el Estado de las Autonomías en su día y más tarde Zapatero los denominados «Estatutos de segunda generación» (ejemplificados en el Estatuto de Cataluña) y la categoría a ETA y su delirante Euskal Herria de auténtico Estado que lucha por nacer de la «opresión españolista», negociando mediante observadores internacionales e incluso permitiendo recientemente la pantomima de una  «Conferencia de Paz» donde nunca ha habido guerra.

 

Pese a su ideología delirante e irracional, no cabe duda que la ETA ha obrado de una forma muy racional en su proceder terrorista y de él ha conseguido frutos notables: se granjeó las simpatías de buena parte de la comunidad internacional, bajo la coartada de que era un grupo «de izquierdas» y antifranquista; durante la Transición sus múltiples asesinatos condicionaron el proceso democrático y provocaron la formación del Estado de las Autonomías, que supone el proyecto de diecisiete estados independientes y la destrucción de la Nación Española tan ansiada por los terroristas separatistas vascos; ha evitado con el chantaje terrorista la instalación en el País Vasco de infraestructuras tales como centrales nucleares o vías ferroviarias; y con el gobierno socialista de Zapatero han logrado instalarse de nuevo en las instituciones bajo el nombre de Bildu, con un éxito electoral sin precedentes en diputaciones y ayuntamientos.

 

Tanto es así, que ayer ETA se homenajeó a sí misma con un comunicado en el que presumía de haber logrado sus objetivos, por lo que consideraba que era el momento de la paz y el diálogo. Pero no entregará las armas, pues teniéndolas en su poder podrá seguir chantajeando a los sucesivos gobiernos de España con el retorno de la lucha armada si no se cumplen sus condiciones. Y lo más grave nuevamente no es un comunicado que sigue la línea de los anteriores de la banda terrorista, sino que ayer las fuerzas políticas de toda condición intentaron engañar a los españoles haciéndoles creer que lo que no es más que un triunfo de ETA es un triunfo de España y de «la democracia» (¿quizás se refiriesen a la democracia vasca que se instalará en un hipotético País Vasco independiente?). Para nada: tras el comunicado de ayer, hay que concluir que ha estallado la paz, pero la Paz de la Victoria de ETA, poseedora de buena parte del País Vasco en forma de ayuntamientos y diputaciones mediante la marca Bildu.







Etiquetas:   Política   ·   Terrorismo   ·   ETA

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Los más leídos de los últimos 5 días

Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
20666 publicaciones
5136 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora