Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Poesía   ·   Naturaleza   ·   Ecología   ·   Historia   ·   Monumentos   ·   Estados Unidos   ·   Elecciones   ·   Joe Biden   ·   Donald Trump   ·   Cultura



Las dos curvas, economía y Covid-19


Inicio > Economía
27/07/2020


222 Visitas



En esta crisis terminal de 2020, que su epílogo fue el 2019 y comenzó en 2011, se está actuando al revés de la anterior crisis de 2002.






La anterior crisis terminal de Argentina comenzó con el agotamiento de la convertibilidad en 1998, derivó en el corralito de 2001, el default luego con varios cambios de gobiernos hasta 2002 y recién en 2005 se solucionó --en parte-- la deuda.  A diferencia este 2019 tuvo un agotamiento financiero total y restricciones y un default aún no cerrado en 2020. Sin embargo en un mismo acto,  sin previa devaluación ---porque fue constante los últimos años-- y sin reactivar la economía, se busca solucionar la deuda. Esto podría mostrar que se aprendió de la última gran crisis, como también que se está poniendo al carro adelante de los caballos.La pregunta es de sentido común y no de economía técnica: ¿cómo se puede acordar un lineamiento de pagos a acreedores privados, sin haber reactivado la economía, sin ningún número de crecimiento, sin ningún cálculo real de posibilidades de pago y peor aún, con la mayor caída en la economía en décadas que hoy supera el 27%? (casi el doble que 2001-2002 que fue 14%).

No pretendo debatir desde esta modesta columna de opinión, nada menos que con el Ministro de Economía Martín Guzmán, un profesional internacional y que fue parte del equipo de Stiglitz. Por otra parte,  desde mi opinión también, es el ministro más lúcido que tuvo el país desde la salida de Lavagna en 2006 (Por no decir el único desde Lavagna). Pero en un país como el nuestro a veces el sentido común ---que no abunda--- es tan importante como el profesionalismo técnico. Aclarando todo esto para evitar debates estériles, la otra pregunta de sentido común sería ¿cómo se va a pagar,  incluso con el descuento que se ofrece, si los números de la economía están lejísimo de esas posibilidades?

El ofrecimiento de Guzmán es 53 dólares cada 100 , 56 es lo que plantean los fondos más duros en la negociación. El ofrecimiento argentino lo avala el FMI, en lo interno obviamente lo apoya el partido del gobierno, pero se destaca el apoyo  de Cristina Kirchner dado su peso político,nada menos que a un ministro como Guzmán que no lo puso ella si no Alberto y que fue crítico de sus medidas económicas y su modelo en el pasado (como también Alberto).

Ahora, ¿sería posible y pensable que todo el arco político lo avale?¿Qué los últimos presidentes desde Macri a Duhalde-- quien navegó la última crisis-- lo avalen? ¿Sería factible que el propio frente político de Macri y  otros frentes de centro derecha lo avalen?

Bueno, no sé si será posible, pensable y factible, pero si no pasa, si no se alinea toda la política e incluso si no se alinean sindicatos, grupos empresarios y hasta la sociedad, no solo los fondos duros que quieren obtener más  van a ver una luz de posibilidades a futuro para negociar mejor, sino para llevar a la justicia la deuda y terminar cobrando mucho más.

Argentina ya cedió 15.000 millones de dólares más que lo planteado en la negociación inicial. De 53 a 56 parecen solo 3 dólares cada 100 la diferencia, pero cuando vamos al volumen total de deuda, son miles de millones de dólares.

Que no tenemos.

En mis cálculos de sentido común, sin proyecciones técnicas---que seguro el Ministro hizo-- no tenemos ni siquiera los 53 dólares. 

Y no los tenemos porque las restricciones internas son enormes, la actividad no para de caer, más de 75% de nuestro PBI lo aporta el mercado interno y  una cuarentena brutal anticipada al menos 3 meses (que no va a evitar muertes inevitables por el virus) quebró la estructura económica interna y hoy es dificil --por no decir imposible-- ver por donde va a arrancar la economía para volver a crecer.

El argumento (falaz) para justificar la parálisis interna, fue que el mundo está paralizado también y aunque no es tan así porque hay países que nunca se detuvieron (empezando por China) ese argumento debió generar en realidad las medidas opuestas, al menos si se tenía en cuenta la última crisis de 2002. En esa crisis si hubo algo que hizo arrancar rápidamente la economía y para 2003 ya estar creciendo, fue justamente que el mundo creció a un ritmo histórico, con China a la cabeza lo que dejó la famosa frase "a tasa Chinas".

Esta vez,  si bien el mundo para final de este año seguramente va a encontrar el rebote a la caída y va a comenzar a crecer lentamente, los países emergentes, periféricos y los más dañados como Argentina, deberán ser muy competitivos, muy eficientes y muy dinámicos, para poder vender a un mundo en modo vendedor y no comprador.

Chile, Perú y Brasil con desastres sanitarios por falta de respuesta de sus sistemas de salud, Colombia con más control pero con saturación sanitaria también, ya están promocionando su turismo a corto y mediano plazo, ofreciendo tarifas atractivas a  quienes empiecen a pagar ahora paquetes turísticos.  Y además están  promocionando sus productos, servicios e inversiones, como si ya hubieran dejado atrás la pandemia. En estos países hay fuertes programas de créditos a empresas y pymes incluso algunos a tasa cero. Uruguay  por tamaño y dependencia de sus vecinos hace lo que puede, también ya está tratando de atraer inversiones vía descuentos impositivos y beneficios, incluso algunos especiales para empresas radicadas en Argentina que quieran mudarse.

Por el contrario, nuestro país no sale de la pelea política, la grieta y las mismas ideas viejas y enfrentadas (ver nota anterior, link) Nadie piensa y actúa por el bien común.

Es muy probable que si a la propuesta de Guzmán la apoyó Cristina (pese a sus diferencias con el Ministro) Macri y los liderazgos duros de J x C se opongan. Sin embargo, sería imprescindible que miren por debajo de ellos.

Cada vez que Alberto convoca a diferentes sectores políticos, económicos, sindicales o sociales,  aún si alguno de ellos es antagónico a otro, se suman a la propuesta. Semanas pasadas incluso AEA sin presencia de la política y el gobierno se junto de modo virtual con dirigentes de la CGT para buscar salidas. Es común ahora,  aunque había comenzado en la Era Macri, que las CGT y las CTA se reúnan en busca de coincidencias. Pasa lo mismo con Grupos Sociales y Sectores Económicos que cada vez establecen más vínculos de cooperación.

Por fuera de los enfrentamientos políticos, la grieta y las posiciones irreductibles, por debajo de los gobiernos (incluso entre gobiernos de distintos signos políticos) se está viendo muy claro un 2002 en este 2020 y se adelantan a los hechos.

Los núcleos duros de la grieta no.

Los que sostienen el rechazo de uno y otro lado y que se reduce a Cristina y Macri circunstancialmente en esta casi última década, son los que impiden la unidad, al menos en determinadas posturas básicas (deuda, crecimiento, pobreza, desocupación, producción) que se necesitan para salir de esta crisis terminal.

Esos núcleos duros se caracterizan por rechazar todo lo que proponga el otro y en muchos casos ya no se trata de un enfrentamiento político, ideológico y ni siquiera moral como muchos proclaman (porque corrupción hubo de los dos lados) sino sencillamente de odio (representado para algunos en Cristina y para otros en Macri). Si  no desisten o peor,  si siguen proyectando su rechazo, es difícil ver una salida.

Cristina y Macri políticamente estarían terminados, si no fuera porque cada uno representa lo que sienten pequeños núcleos duros y ellos queriendo o no los representan. Cristina es evidente que está mucho más preocupada porque sus causas judiciales se apaguen en los 3 años que le quedan de poder (real) y Macri debería preocuparse también por las propias, aunque en este caso ya no tiene poder real.

La unidad obligada que se consiguió en 2002 para salir de la crisis (en números reales y de escenario internacional, menor que esta) se podría lograr de modo voluntario, cooperativo y anticipado si no ganara la grieta.

En la unidad y la puja distributiva todo se puede discutir buscando consensos y con cooperación. Desde modelos impositivos, laborales a límites jurídicos, lo que no se puede no hacer ante semejante escenario, es no discutir desde la unidad.

Si 2002 en un mundo de alta actividad económica  llevó casi 4 años para salir del quebranto y crecer de modo sostenido, esta crisis que tendrá su desenlace después de 9 años de caída en este 2020, puede llevar algunos años más para volver a crecer de ese modo. Esto no sin una enorme cantidad adicional de pobres que todavía habrá, una alta desocupación, subocupación y mucho más trabajo precario que ya se verifica.

Todo esto le espera a Argentina a partir de 2020, pero aún logrando una rápida reactivación, sino hay un reducción notable del gasto del estado, un achicamiento del déficit fiscal y una alta productividad, sería muy difícil pagar, aún los 53 dólares cada 100 que ofrece el Ministro.

No sé si son realistas los actores políticos tanto oficialistas como opositores, pero están en un escenario bastante más grave que hace 18 años, con más pobres, con millones que dependen de ingresos que el Estado les aporta y con el mundo en la mayor recesión en años.

Si están a la altura de las soluciones que demanda el momento, como dije en la nota anterior,  creo que es evidente no lo están. 

Si podrán estar a la altura del desafío, al menos antes que la gente salga a pedir "que se vayan todos" es difícil imaginarlo. Hasta el momento no estuvieron.

En poco tiempo lo vamos a saber, la curva de caída de la economía es casi tan veloz hacia abajo, como lo es la curva de contagios y muertes por Covid-19 hacia arriba.

Muy mala combinación, una curva a pique hacia abajo y la otra imparable hacia arriba.

Lo más dramático es que ambas curvas,  se van a cobrar vidas.

Y se van a cobrar más, cuantos menos acuerdos logren.





Ilustración: Agenda Económica crédita 









Etiquetas:   Economía   ·   Cristina Fernandez de Kirchner   ·   Mauricio Macri   ·   Endeudamiento   ·   Alberto Fernández

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
21313 publicaciones
5205 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora