Jauría

  

 

.

 

La cacería está en proceso,

expedita, sin receso,

hay drama en el anfiteatro,

pisa, cornea a más de cuatro.

 

Lucha, pelea el ciervo astado,

que se defiende agotado,

crueles, fieras dentelladas,

colmillos, mil tarascadas.

 

Penetran un digno cuerpo,

que se sostiene, muy terco,

sus puntas rasgan el cielo,

las nubes del desconsuelo.

 

Dolor, venado, bramidos,

de ocho canes los ladridos,

cazadores despiadados,

los ojos desorbitados.

 

La presa está enloquecida,

pues se siente, ya, perdida,

sufre sola y a su suerte,

aunque resiste la muerte.

 

Sangre que empieza a brotar,

todo es cuestión de esperar,

bravos perros de jauría

consuman tal fechoría.

 

Autor: Lic. Gonzalo Ramos Aranda

La Conchita, Zapotitlán, Tláhuac, México, D. F. a 10 de agosto del 2013

Dedicado al pintor, Sr. Alejandro Arámbulo

Reg. SEP Indautor No. 03-2016-070109301200-14

UNETE



Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

  • linkedin facebook twitter
  • ©reeditor.com
  • Todos los derechos reservados
  • Avisos Legales