Los libros de lectura obligatoria NO fomentan la lectura

Ya es hora de que “los de Educación” aprendan que los libros de lectura que nos obligan a leer no la fomentan, sino todo lo contrario.

 

.
Es razonable que nos obliguen a leer ciertos clásicos, que por nuestra cuenta nunca leeríamos. Sin llegar a Tres sombreros de copa o Fuente ovejuna, que son muy extensas y/ o pesadas, hay obras como El lazarillo de Tormes o Memorias dun neno labrego, clásicos de la literatura española y de la literatura gallega respectivamente, que considero comprensible que las pongan de lectura obligatoria.

Por otra parte, tampoco se puede meter en un mismo saco las lecturas obligatorias de 1º de la ESO con las de 1º de BAC. En 1º de la ESO existe una pequeña posibilidad de que el alumno no haya probado aún dicho placer. Y por lo tanto, igual esa novela que tiene que leer sí o sí puede ayudarle a adentrarse en el mundo de los libros. Sin embargo, en 1º de BAC si no le encontraste el gusto a leer, es que no te agrada y no hay más vueltas que darle.

Fuera de estos dos aspectos, no tiene ningún sentido dicha norma. Porque nos perjudica a todos. A los alumnos que no leen, tener que leer obligados les hace repudiar aún más los libros. A los alumnos que sí nos gusta leer, tampoco nos beneficia, ya que nos saca tiempo de leer lo que de verdad nos llama.

A veces coincide que es una novela que nos acaba gustando, pero otras muchas no nos aporta nada y solo sentimos que perdemos el tiempo. Y aún cuando nos gusta, no se disfruta. El hecho de luego tener examen, provoca que en vez de leer, estudiemos el libro ya que, a veces, las preguntas son verdaderamente exhaustivas. Esto, en cierto modo, es entendible teniendo en cuenta que se pueden encontrar resúmenes muy detallados en internet.  Pero el caso es que no disfruta.

Otro punto a tratar es la elección del libro. Quizás, en vez de elegir directamente el profesorado, sería ventajoso que nos propusieran un listado, en el que figuren los que ellos consideren oportunos, pero que el alumnado pudiera escoger. De esta manera, se nos estaría dando algo de flexibilidad y la sensación de decidir a la vez que se seguiría conservando la elección del profesor/a. Todos saldríamos ganando.

Lo que sí está claro es que este NO es el método adecuado de fomentar la lectura.

UNETE



Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

  • linkedin facebook twitter
  • ©reeditor.com
  • Todos los derechos reservados
  • Avisos Legales