Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Poesía   ·   Pandemia   ·   Escritores   ·   Lectores   ·   Periodismo   ·   Lectura   ·   Filosofía   ·   Libros   ·   Reseña   ·   Coronavirus



Ni economía ni salud.


Inicio > Política Nacional
04/06/2020


279 Visitas



La torpeza de decretar una cuarentena total tan adelantada, que durante los primeros 60 días se cumplió y en los últimos 20 días se comenzó a hacer insostenible, además de terminar de quebrar la economía privada local, se encamina a un posible desastre sanitario también.




Desde los gobiernos--Nación, Ciudad y Provincia de BA que son los que deciden por todos los demás---ya hablan de "reaperturas..pospandemia...flexibilizar la cuarentena.. reactivar rubros y actividades cerradas.." y una serie de irrealidades inexplicables, como si no tuvieran la menor idea, de que el contagio masivo todavía ni siquiera escaló.

Lo repito en cada nota para dejar claro que no opino con "el diario del lunes"

Desde que se empezó a hablar allá por los primeros días de marzo de una cuarentena total, investigué, busqué datos, conecté con fuentes cientificas sin intereses corporativos y toda esa información la volqué en cada nota, dónde anticipé este escenario: de que en algún momento, todas las decisiones iban a ser malas, si se hacía una cuarentena tan adelantada. Pueden ver mis notas anteriores, en este tweet  en el que publiqué todos los link

No había ningún motivo objetivo real, se inició  sin preparar empresas y comercios, se evitó se contagien grupos mayoritarios que no son de riesgo, para que pudieran hacer el anticuerpo en verano cuando llegó el virus y que se pudiera lograr el pico de contagios (y muertes)  antes de los picos estacionales de invierno ( de gripe por virus, neumonias por bacterias) Y además el pico de la mayor causa de muerte en Argentina y el mundo,  como son los accidentes cardiovasculares, cuyo momento de mayor explosión se da en el período más frío del año.

No hay ningún dato objetivo que se haya tenido en cuenta, al momento de tomar la decisión en marzo de decretar una cuarentena total. Muy por el contrario, lo que se argumentó fue que se hacía para evitar muertes y se dio a entender que se partía de "muertes cero"

Según estadisticas de Ministerio de Salud de la Nación, el último dato que se dispone de 2018, hubo 65.000 muertes por temas respiratorios (infecciones y patologías) y más de 96.000 muertes por accidentes cardiovasculares (ambos de grupos de riesgo que superan los 7 millones de personas). Pero además esas cifras, son practicamente promedio anual en cada causa de muerte. Cito estas cifras de estas dos causales de muertes, porque era justamente lo que más se debió contemplar, dado que eran muertes promedio y que cada año suceden en invierno, haya o no un virus nuevo.

¿Qué quiero decir con esto? Que se debían separar los picos de Covid-19, Infecciones Respiratorias Estacionales y Accidentes Cardiovasculares que estás últimas tienen su pico en julio y agosto.

Europa y EE.UU no pudieron elegir, el Covid-19 le cayó en medio del primer mes de invierno. A su contagiosidad, su afección letal a grupos de riesgo y su incubación que durante días no demuestra síntomas, lo cual sin vacuna y tratamiento lo hacía muy peligroso, se sumaron las infecciones respiratorias de invierno que estaban circulando masivamente y los temas cardiovasculares. El saldo fue dramático por la superposición de virus, bacterias y patologías, por lo que una cuarentena total e inmediata no se debía dudar en el norte. En el hemisferio norte no tuvieron oportunidad de separar picos y los que fueron a un hospital por una cepa de influenza, un neumococo, cualquier otra bacteria o un cuadro cardiovascular, se terminaron contagiando el Covid-19. Luego con las defensas vencidas, se infectaron incluso de  otros virus y bacterias en el propio hospital, lo cual fue letal. Pero aún así si miran curvas de muertes por infecciones respiratorias en general, el 2019-20 tiene menos muertes, que las temporadas anteriores en todos los países europeos. Lo cual es asombroso, dado que esta temporada hay un nuevo virus sin vacuna ni tratamiento, frente a años anteriores que todos tuvieron vacunas, tratamientos y las bacterias antibióticos efectivos.

El norte no pudo elegir pero el hemisferio sur si.

No solo por ver anticipadamente lo que pasaba con los países que estaban en invierno, sino porque aquí se estaba en verano a la llegada del virus.

Más tarde expusieron el segundo argumento para sostener la falacia de una cuarentena total con solo "100 infectados y 6 muertes" cuando comenzó. Era claro que se estaba anticipando el aislamiento total sin ninguna preparación ni de la actividad económica,  ni de las personas, y para justificar el error se  habló de "preparar el sistema de salud para la demanda" como si no se pudiera hacer mientras se permitía la circulación social de virus y se buscaba el pico lo antes posible.

La preparación no fue tal, a lo sumo se hicieron precarios centros de aislamientos y si bien no hay datos oficiales concretos, se sumaron algo más de 900 camas de UTI a las 8900 con las que se contaba a nivel país y algo menos de 500 respiradores confirmados oficialmente.

Una cuarentena en marzo no debió tener el fin de "salvar vidas" dado que las muertes por infecciones respiratorias tienen un alto promedio en Argentina, con más de 32.000 anuales solo por neumonías y gripe. Lo que significa que esa era la base desde donde se partía este año para cualquier estrategía, con un virus más circulando sin vacunas ni tratamientos, teniendo en cuenta que los demás que tienen vacunas y tratamientos, de todas formas matan miles de personas cada año.

En suma desde Fernández como mayor responsable, a Larreta y Kicilliof que de algún modo marcaron la tendencia nacional, tuvieron una soberbia política inexplicable, omitiendo las estadísticas promedio y haciendo creer que eran posibles menos muertes que esos promedios, un año de pandemia.

Tampoco fue fundamental encerrar a toda la gente como permanentemente comunicaron, por más contagioso que argumenten sea este nuevo virus. Esto lo demuestra, que practicamente no hubo demanda hospitalaria de las personas que de todos modos siguieron circulando, por cumplir actividades esenciales los primeros 70 días y significaron cerca del 35% de la gente. Las UTI en ningún momento superaron el 10% a 15% de ocupación en más de 70 días. También lo demuestran los test que hicieron en grandes estaciones de ferrocarril en CaBA, donde en Constitución por ejemplo hace 2 semanas, entre 800 casos solo 6 dieron algún anticuerpo y 2 nada más positivos de coronavirus. Y hay que ver que esas personas testeadas en su mayoría,  habían circulado toda la cuarentena, porque tenían permisos para hacerlo.

La curva de contagios y las lamentables pérdidas de vidas, recién empiezan a crecer en el país y sobre todo en AMBA.

Las comparaciones falaces que hizo Fernández pero que de algún modo Larreta de Ciudad y Kicilliof de PBA avalaron, de " las escasas muertes de Argentina contra las de Brasil o Chile" fueron falaces porque las sociedades, estructuras, salud y demás,  que hace a los resultados sanitarios, son incomparables entre países. 

La comparación lógica y de sentido común, era comparar Argentina 2020 en sus proyecciones con un virus nuevo, contra Argentina 2019, 2018, 2017 y así. 

El 2018 último dato oficial del MSN, las más de 65.000 muertes por temas respiratorios o las 95.000 por cardiovasculares, como sumas parecidas en 2015 para que no justifiquen que había otro signo político el último año o peor aún, la Gripe A en 2009 que mató miles e incluso niños, no pararon absolutamente ninguna actividad, ni un día de clases y mucho menos la economía.

No se trataba de cuarentena si o cuarentena no, como tampoco de salud o economía.

Relatos muy convenientes a la grieta, grieta  más social que política hoy, ya que tanto Fernández del Frente Todos como Larreta de PRO se equivocaron por igual y no lo reconocen. 

Se trataba de cuarentena cuándo y cuarentena cómo, de una forma selectiva, evitando los sitios y actividades más masivas e inteligente evitando parar la actividad sobre todo comercial y pyme, que es la que sostiene el empleo en el país.

Hoy con más de 80 días de cuarentena, no tienen idea qué hacer ni cómo salir de ella, pero mucho menos cuándo hacerlo.

Y lo peor es que todas las decisiones que se pueden tomar ahora, son malas.

Si salen aunque sea de modo gradual a partir de mediados de junio, la gente estará expuesta a todos los virus y bacterias estacionales y las enfermedades típicas del frío como son los accidentes cardiovasculares en patologías crónicas, más el Coronavirus.

Si no salen y de algún modo intentan continuar, buena parte de los sectores sociales y actividades, van a salir de todos modos por supervivencia.

Pero a la vez aunque los gobiernos permitieran libremente cualquier actividad y circulación, y dieran por terminada la cuarentena (algo utópico) con el crecimiento de la curva de contagios y muertes, que ahora si en invierno debería ser exponencial (por estadísticas de años anteriores) la propia gente pese a las necesidades económicas o laborales, tendría miedo de salir y de todos modos la suerte de miles de actividades, servicios, profesiones y sectores económicos, estaría echada.

Es un año perdido completamente, que pudo ser medio o menos de haber invertido los tiempos de cuarentena y que (siempre según estadísticas anteriores) se habrían evitado muertes, de separar  los picos de Covid-19 (adelantando el contagio) de las estacionales y cardiovasculares que cada año son entre julio y agosto.

Desde los gobiernosolo escucharon a infectólogos y a ningún otro tipo de especialista, actuaron en espejo con el hemisferio norte. No aprendieron nada de de lo que el virus les anticipó allá y mucho menos aceptaron que debían actuar de modo inverso, dado que aquí llegó en verano.

Ahora es tarde para reparar los errores, la economía local, más allá de cualquier avance en la macroeconomía que tampoco se vislumbra por ahora, en muchos sectores no tiene retorno. Y en salud,  podríamos  estar con un cruce y combinación de virus y enfermedades estacionales este invierno, frente a un desastre sanitario también.

Ni economía, ni salud, puede ser el saldo más probable, al final de este año.



Etiquetas:   Economía   ·   Coronavirus   ·   Alberto Fernández   ·   Cuarentena

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Los más leídos de los últimos 5 días

Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
20604 publicaciones
5120 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora