Bitácora de una cuarentena. 26vo día: "Yo y mis obsesiones"

Bitácora de una cuarentena


. Como me gusta la vida y la amo, por supuesto que no quiero morir, es aquí cuando comienza una serie de pensamientos de tipo obsesivo con respecto a la contaminación por el Covid-19, no voy a narrarles todo el ritual que hago para salir de mi casa, creo que muchos de ustedes los conocen, si voy a decirle que me llena de angustia cada vez que voy a comprar alimentos y tengo que realizar una cola, agarrar a los alimentos, tocar algo, pagar, cada vez que miro mi tarjeta de débito pienso: cuántos coronavirus habrá en ella?

Les cuento también, que he dejado de comprar pan pensando en cómo voy a hacer para desinfectarlo y poderlo comer, he descubierto por internet que hay unas maneras muy fáciles de realizar pan en casa con sólo tres ingredientes, lo pueden buscar por YouTube; una de las cosas que más me traumatizó era como hacer para desinfectar los huevos, todos sabemos que los huevos no se pueden lavar porque pueden contaminarse la comida con salmonelosis, así que me puse investigar, tal cual como si fuera hacer un artículo científico para publicar en una de las revistas:  Cómo hacer para desinfectar los huevos?. Gracias   a Dios y al internet conseguí varios videos instructivos por YouTube, quien esté interesado, me lo hace saber y les hago llegar los links.

El llegar a casa es otro trauma, dejó las bolsas en la entrada y corro a cambiarme la ropa, colocarla en una bolsa y darme un baño, inmediatamente procedo a desinfectar todo lo que compré.

Con las verduras no tengo problema al llegar a casa las meto de una vez a lavar, lo que viene en empaques tampoco , igualmente utilizo una mezcla recomendada por la OMS; en fin trato de seguir todas las recomendaciones para poder desinfectar las cosas que entran a mi casa.

Luego de sentirme confiada de que he matado algún coronavirus que haya podido colarse en el recinto más sagrado de mi hogar, procedo a cambiarme nuevamente de ropa.

En este punto me cuestiono, explico, siento una especie de tranquilidad y de paz mental al saber que no hay ningún coronavirus en mi casa,  entonces me pregunto estaré disfrutando el hecho de desintegrar virus? La respuesta es sí!

Les voy a comentar otro hecho traumático del salir a buscar alimentos en épocas de cuarentena:

Cuando voy caminando por la calle trato de evitar y mantener la distancia con los otros transeúntes, así que aparte de parecer un alienígena con la mascarilla, el tapaboca y los guantes, me convertí en un atleta para evitar a las otras personas que están en la calle, camino como si estuviera en una pista de obstáculos y es aquí cuando me imagino a mis pacientes que tienen trastorno obsesivo compulsivo diciéndome:

"Bienvenida a mi mundo"

Es terriblemente angustiante , el pensar que nos podemos contaminar y que esa contaminación nos va a llevar a la muerte. Ahora más que nunca entiendo a todos y a cada uno de mis pacientes con TOC, el nivel de angustia que ellos deben sentir sobrepasa a todo razocinio, quiero decirles que hoy más que nunca entiendo por lo que están pasando. Son héroes ante mis ojos.

Desde aquí les envío un fuerte abrazo. No puedo dejar de sentirme un poco tonta al tratar de cuestionarles sus pensamientos, se que para ustedes son reales, al igual que la angustia que siente cuando se exponen a los gérmenes.

Les digo hoy a ustedes , que al igual que mi angustia ante el coronavirus esto "también pasará" y nos reiremos juntos como lo hacemos en terapia , de esos pensamientos intrusivos y del propio coronavirus.

Mi cariño y mi respeto a todos los pacientes con trastorno obsesivo compulsivo.






Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF


UNETE






  • linkedin facebook twitter
  • ©reeditor.com
  • Todos los derechos reservados
  • Avisos Legales