Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Poesía   ·   Bitcoin   ·   Criptomonedas   ·   Pandemia   ·   Escritores   ·   Lectores   ·   Periodismo   ·   Coronavirus   ·   Crisis Social   ·   Crisis Económica



El médico que inmigró y se encontró con el Covid-19


Inicio > Ciudadanía
10/04/2020


105 Visitas



Por: Fabio Mendoza. Escritor y poeta nicaragüense. Residente en Costa Rica


fabiomendozaobando@gmail.com

La pandemia del coronavirus ha tomado por sorpresa a todo el mundo.  Tal parece que no estábamos preparados para enfrentarnos  a la magnitud  de esta enfermedad  que  se ha extendido en grandes proporciones globales, dejando miles de muertos y más de un millón de  personas contagiadas hasta este momento. Estamos conscientes todos los seres humanos que habitamos este planeta  que después de lo que estamos viviendo  vamos a tener un antes y un después una vez que todo trate de volver a la normalidad. Ya son decenas de testimonios de aquellas personas que han sobrevivido al contagio de este terrible virus que están dando la vuelta al mundo y están sirviendo de ayuda en el proceso de curación para otras. 

El Dr. Oswald Baltodano es un médico connotado y originario de Nicaragua, decidió en julio del 2018 emprender el doloroso viaje de inmigrar  a España en busca de oportunidades laborales que mejoren las condiciones de vida de él y su familia. De esa manera se suma otro   más a  los miles y miles de compatriotas que ese año abandonaron el País por encontrarse en una revuelta sociopolítica, generando multitudinarias manifestaciones en contra del gobierno por la pésima conducción del país y la ineptitud para  darle respuestas a los graves problemas de la población. A como dice él: “me fui con un sueño y un pasaporte y una vida entera no cabe en una maleta”.

Después de muchas dificultades económicas para salir y dejar a su familia, a su patria emprende el viaje de El Rama, Bluefields Managua,  despega del aeropuerto Internacional Augusto César Sandino vía Panamá - Ámsterdam- Madrid - Zaragoza, y de allí en tren hacia el pueblo que le abrió las puertas: Sahagún, un Municipio y Villa española situada en el sureste de la Provincia de León, en la zona noroccidental de la comunidad Autónoma de Castilla y León.  Sin conocer a nadie solo con la valentía de salir adelante tal a como se lo prometió a su familia, se establece y empieza a buscar trabajo con su título de médico de la Universidad Autónoma de Nicaragua.

A los pocos días y ya establecido en la península Ibérica logra que lo contraten como médico general  en la Fundación Hogar Residencia San José, esta Fundación alberga a un Hospital, un Colegio y un Asilo, destinada a atender a las personas de la tercera edad del Municipio de Sahagún y comarcas aledañas. Le prometió a su familia que trabajaría lo más que pudiera para llevárselos con él. Fue por eso que requería de otro empleo y fue así que aceptó una oferta laboral para trabajar en el servicio a domicilio con la coordinación  del 112 del País Vasco, haciendo uso de una frase de Thomas Jefferson de que el trabajo hecho a gusto no cansa jamás, ya con dos empleos las cosas cambiaron en pocos meses su esposa Mary y sus hijos también llegaron a España.

La pandemia del coronavirus ya estaba afectando al mundo. Tan pronto surgió en China empezó a extenderse por todos los países dejando secuelas impresionantes en la población y en España no fue la excepción, empezaron a registrarse los primeros casos. El   Dr. Baltodano le tocaba hacer guardia cuando la enfermedad  estaba en su máximo esplendor, razón por la cual tuvo que atender pacientes sospechosos, confirmados y dudosos.  A pesar de todas las prevenciones tomadas para no infectarse, inició a presentar tos seca, lo que les lleva a hacerse la prueba él y su esposa dando positivos, no así sus hijos. Y fue cuando el estado de saludo del médico inmigrante se desploma  al punto de  estarse asfixiando, sintió que moría, y en ese estado fue cuando elevó su plegaria ante Dios para pedir perdón, porque estaba llegando la hora de partir. Casi un mes después de tanto batallar pudo recuperarse y sobrevivir para contar que gracias a Dios, el estar pidiéndole en oración la salud y la fuerza de la fe, pasó el  trance amargo de esta enfermedad. Los médicos no son inmune a las enfermedades, nuestras oraciones por ese ejército de hombres y mujeres vestidos de blanco que se están sacrificando por la humanidad en este momento del ataque del Covid-19.



Etiquetas:   Enfermedades   ·   Medicina   ·   Inmigrantes

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Los más leídos de los últimos 5 días

Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
20653 publicaciones
5132 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora