Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Poesía   ·   Periodismo   ·   Lectores   ·   Escritores   ·   Libros   ·   Sociedad   ·   Historia   ·   Guerra   ·   Biología   ·   Mongolia



Cabello de elote


Inicio > Mis composiciones
29/02/2020


187 Visitas



“Bella majestad, por dote.”




 

Fue muy rubia, de ojos claros,

dulces, tristes, algo raros,

le quedaba justo el mote

tierno, “Cabello de elote”.

 

Tuvo blanquísimos dientes,

de mazorca, bien sonrientes,

la nariz “chiquita”, escasa,

piel de flor de calabaza.

 

Adornada por natura,

era de extrema hermosura,

nacida en Tierra Caliente,

en Parácuaro, ferviente.

 

Paraje, fiel, michoacano,

hija de india e italiano,

Florentina, le nombraron,

el día que la bautizaron.

 

“Cabello de elote”, bella,

capullo de amor que sella

el mestizaje genuino,

porque lo quiso el destino.

 

Con la fusión de las sangres,

cariños que hacen raigambre,

en esa región candente,

donde se aprecia la gente.

 

Donde impera la alegría,

Nueva Italia, Lombardía,

dicen que, en forma harto sana,

con preciosura lozana.

 

Linda, “Cabello de elote”,

leal doncella, casto escote,

visitaba Tiquicheo,

Buenavista, de recreo.

 

Que, anduvo, a buen recato,

por San Lucas, Turicato,

como diosa, sacro santa,

en Apatzingán, Tuzantla.

 

En Peribán, en La Ruana,

fue hembra de mucha fama,

pues los hombres la admiraban,

las muchachas le envidiaban.

 

Guapa, “Cabello de elote”,

con su majestad, por dote,

gratos aires de Señora

iba, . . . de Gabriel Zamora.

 

A los pueblos de Zitácuaro,

Tepalcatepec, Carácuaro,

Aguililla, Nuevo Urecho,

recorriendo largo trecho.

 

Por Churumuco, Huetamo,

Nocupétaro, gran tramo,

mostrando lo “chula” que era,

una mujer de primera. 

 

Allá, en la Cuenca del Balsas,

sin poses, sin señas falsas,

la divina, gentil, dama,

dominaba La Huacana.

 

Con porte sensacional,

en el Parque Nacional

de Uruapan, muy diligente,

paseaba, asaz displicente.





Su melena natural,

de un dorado angelical,

eclipsando a fauna y flora,

brillo, rayo de la aurora.

 

Narran que, el Paricutín,

nació al cabo, cual cautín

de tierra, fogoso brote,

por la “Cabellos de Elote”.

 

Dicen que el joven volcán,

orgullo de Michoacán,

hizo erupción por la bella,

que, sus cenizas son de élla.

 

Cuentan que, el Paricutín,

le declaró amor sin fin,

que aún exhala, que no expira,

por Florentina, . . . suspira.

 

Autor: Lic. Gonzalo Ramos Aranda

Ciudad de México, a 29 de febrero del 2020         

Dedicado al gran escritor y periodista mexicano, Don Mauricio Magdaleno (QEPD)

Reg. SEP Indautor No. (en trámite)



Etiquetas:   Poesía   ·   Mujer   ·   Amor   ·   Belleza

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Los más leídos de los últimos 5 días

Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
20350 publicaciones
5079 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora