Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Poesía   ·   Periodismo   ·   Lectores   ·   Escritores   ·   Sociedad   ·   Coronavirus   ·   Guerra   ·   Lectura   ·   Cultura   ·   Pandemia



Reflexión Dgo 23 de febrero. VII Domingo del tiempo ordinario.


Inicio > Cultura
21/02/2020


247 Visitas



Domingo 23 de febrero


VII Domingo del tiempo ordinario.

“Pero yo les digo: Amen a sus enemigos, rueguen por sus perseguidores” Mt 5,42 

En el evangelio de este VII Domingo del tiempo ordinario Jesús presenta la novedad del amor cristiano: amar a los enemigos, a los que me hacen y caen mal.

Después de hablar de la ley como el domingo pasado, Jesús nos muestra su centro: el amor. El amor es siempre concreto. Se ama a quienes tengo al lado, a quienes me resultan difíciles o antipáticos.

Jesús inválida la norma tantas veces repetida de “ojo por ojo y diente por diente”. Desgraciadamente son muchos los que la siguen aplicando. De esa manera, la violencia nunca se detiene. Y todos tienen alguna razón para seguir vengándose de los que les han hecho mal. Es como una espiral que siempre crece y que solo trae malas consecuencias.

Jesús nos dice que amar es perdonar. Ya no caben rencores ni venganzas. Al perdonar se rompe la espiral del odio. Quien se sienta ofendido por nosotros, debe experimentar nuestro aprecio y perdón. Solo así se vence el rencor.

Hay que ser muy fuertes para llevar a la práctica lo que Jesús nos enseña, no responder a las provocaciones, perdonar de corazón y mostrarse humilde ante la agresión.

San Pablo en la segunda lectura nos dice que el Espíritu habita en nosotros. Allí radica la fuerza que nos ayuda a perdonar como Dios perdona, a amar como Dios ama, a no dejar que los rencores nos llenen amarguen el corazón. “El Espíritu de Dios está en nosotros” y, si nos dejamos llevar por él, encontraremos la fuerza para amar y perdonar en el día a día. Preguntémonos ¿Tengo algún rencor en el corazón que no haya perdonado todavía? ¿Me doy cuenta de que ese rencor me hace daño a mí y me amarga la vida? ¿Por qué no le pido a Dios la fuerza para perdonar y para amar como él nos perdona y ama?

Este miércoles 26 de febrero es miércoles de Ceniza y con ello el inicio de la Cuaresma. La ceniza nos recuerda nuestra finitud, dependencia de Dios y personas que requieren de conversión y cambio constante. Ojalá podamos participar de la eucaristía y así comenzar bien este tiempo de conversión, de oración y caridad, acompañando a Jesús durante 40 días camino a su Pasión, muerte y Resurrección.

¡Una bendecida semana y un bendecido tiempo cuaresmal!

P.Hugo Tagle, ISP



Etiquetas:   Iglesia Católica   ·   Solidaridad   ·   Cuaresma

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Los más leídos de los últimos 5 días

Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
20377 publicaciones
5085 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora