Si estuvieran tras la rejas todos aquellos criminales por omisión, López Obrador y Sheinbaum deberían estar


.

Recordemos el Colegio Rébsamen, que colapsó en el sismo del 19 de septiembre de 2017,  debido a omisiones en materia de protección civil, competencia de la ahora alcaldía de Tlalpan, bajo la gestión de Sheinbaum, quien  permitió su operación a pesar de las irregularidades en el uso de suelo. Debido a ello fallecieron 26 personas, entre ellas varios menores.

Los funcionarios públicos son responsables de estos delitos, literalmente, por cometer algún acto ilícito, o por omisión. Y en este caso la titular del gobierno de la Ciudad de México tuvo el expediente en su momento y nada hizo al respecto.

El hecho de que Sheinbaum no clausurara la escuela por irregularidades en la construcción cuando fue jefa delegacional, la hacen responsable; sin embargo, sigue impune. ¿Eso no es corrupción?

Pasemos al otro personaje y dejemos a un lado las personas que han muerto debido a la falta de una estrategia de seguridad, uno de los años más violentos en toda la historia de México.

Varias personas han perdido la vida consecuencia de la falta de acciones que parecen diseñadas para el exterminio de aquellas personas que tienen enfermedades crónicas degenerativas.

Y conste que no estoy hablando sólo por hacerlo, la falta de medicamentos para esos hombres y mujeres son un hecho y de no contar con ellos, terminarán en la tumba por su condición de pobreza.

Supongo que eso va más allá de crímenes por omisión son ya de lesa humanidad.

Ahora, si se aplicara el todos coludos o todos parejos, los mencionados, estarían haciéndole compañía al abuelo del menor que disparó en la escuela de Coahuila el viernes pasado, a quien ahora es acusado de “comisión de homicidio por omisión” y, por si fuera poco, el titular de la UIF Santiago Nieto Castillo congela las cuentas de la familia del niño, a solicitud del gobierno coahuilense.

Exageradas o no, la realidad es que ese lamentable suceso es sólo consecuencia de la descomposición del tejido social.

Facebook: matariliporlirilon   twitter: @matariliblog






Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF


UNETE




  • linkedin facebook twitter
  • ©reeditor.com
  • Todos los derechos reservados
  • Avisos Legales