Ni su sonrisita burlona podrá borrar las más de 32 mil muertes en su primer año de gobierno


.

Su sonrisita socarrona sólo refleja su falta de conocimientos para dirigir a un país, pero también son una mofa al dolor de  los familiares de las más de 32 mil víctimas del crimen organizado y desorganizado.

Justifica su incapacidad culpando a una añeja descomposición social y a sus enemigos “imaginarios”, porque exigir soluciones en estos tiempos es colocarse un letrero de adversario.

En lo que a mí respecta, jamás me ha decepcionado, sabía perfectamente que no tenía ni la capacidad y mucho menos la menor idea de dónde estaría parado. En ese mismo tenor se encuentran todos los que lo rodean.

Sus promesas de “pacificar el país” y cambiar “balazos por abrazos”, solamente le sirvieron para ganar unas elecciones y millones se fueron con la finta.

Hay algo que López Obrador no puede borrar con su risita burlona y es el hecho de que su primer año de gobierno ha sido el más violento de todos los tiempos. La violencia alcanzó cifras históricas con 100 muertos diarios

A pesar de que aseguró que en el primer momento de que el llegara a la presidencia los índices de inseguridad bajarían como si fuera un acto de fe o de magia también se puso plazos peligrosos para dar resultados, la realidad es que  México ha vivido las semanas más sangrientas de todos los tiempos, según datos oficiales.

Los primeros 12 meses de su administración han sido un montón de desaciertos que mantienen bajo el terror a amplias zonas del país. Sus respuestas han sido tibias y frívolas, como cuando advirtió al narco que dejaban de matar o avisaría a sus “madres”.

Facebook: matariliporlirilon   twitter: @matariliblog






Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF


UNETE




  • linkedin facebook twitter
  • ©reeditor.com
  • Todos los derechos reservados
  • Avisos Legales