Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Libros   ·   Periodismo   ·   Lectores   ·   Escritores   ·   Reseña   ·   Poesía   ·   Chile   ·   Filosofía Social   ·   Novela   ·   Consumismo



Frondizi, el gran presidente olvidado; su modelo de desarrollo nacional que debemos seguir


Inicio > Política Nacional
01/12/2019


190 Visitas



Arturo Frondizi fue presidente de la República Argentina por la UCRI desde el 1 de mayo de 1958 al 29 de marzo de 1962 luego de ser derrocado por los militares. Nacido en corrientes el 28 de octubre de 1908, en Paso de los Libres, Corrientes, abogado de profesión, socialista toda su juventud y posteriormente político en la UCR. Frondizi fue diputado de 1946 a 1951por la Unión Cívica Radical. Gran amigo de Rogelio Frigerio, persona que le inculco el desarrollismo y luego gran influyente durante su gestión.


Teniendo ya una breve descripción de Arturo, pasamos a lo fundamental, ¿Qué es el desarrollismo? Pues esta es una ideología económica que propone y hace énfasis en el desarrollo nacional con una fuerte relevancia a la industria pesada, siendo esta la más importante para dejar de depender de las importaciones extranjeras. Ahora, como promover el desarrollo en el contexto argentino, pues básicamente lo que plantea Frigerio es que el ciudadano a no poseer de ahorro suficiente para invertir debemos dejar que capitales extranjeros ingresen al país con el propósito de traer tecnología y producción. Con un estado presente que asegure todo reglamento establecido y ponga freno a los grandes monopolios. Pero, si bien debe haber un estado, también aboga al entendimiento del mercado, ergo, el estado debe brindar créditos y estímulos fiscales para la atracción de empresas extranjeras y la inversión de empresas nacionales.

Entonces, el desarrollismo impuesto por Frondizi, ¿implico un cambio para la nación? Si, y muchos. Dentro de los grandes logros de Arturo fue el abastecimiento petrolero, que no pudieron conseguir ni Yrigoyen ni Perón. Argentina paso de una producción de 4,067 millones de toneladas de petróleo a 15,127 en tan solo 4 años, logrando así, el autoabastecimiento. Esto se logró con 2 pilares fundamentales, primeramente, la completa nacionalización del petróleo y monopolización de YPF con la ley 14.773 que establecía: "Los yacimientos de hidrocarburos sólidos, líquidos y gaseosos... son bienes exclusivos, imprescriptibles e inalienables del Estado Nacional.... estarán a cargo de YPF, Gas del Estado y de YCF..." y, en segundo lugar, con inversión extranjera a partir de contratos. Estos contratos eran solo de locación de obras, las compañías no tenían derecho sobre el petróleo extraído, sino que era de YPF que luego hacia el reparto correspondiente. Para no tener la completa influencia estadounidense y contentar al ala izquierda del gobierno también dialogaron con la Unión Soviética, que, luego de dar el visto bueno otorgo un crédito de 100 millones de dólares para la compra de material para la industria del petróleo. Demostrando así, su neutralidad internacional. Pero no solo en el ámbito petrolero mejoro la situación, sino que lo hizo diversos sectores industriales como la siderurgia. Fomentando la inversión se logró que en 1961 se inaugurará el primer Alto Horno del país. También creo la empresa Minería y Siderurgia Patagonia S.A(MISIPA) que inicio la exploración y explotación de yacimientos en Sierra Grande. Todo esto ocasiono que también se logre el autoabastecimiento del acero. Pasando así de 32,0 miles de toneladas de arrabio en 1959 a 180,7 en 1960 variando un 465% y aumentando un 118% en 1961 llegando a las 393,1, y el hierro paso de 277,0 miles de toneladas en 1959 a 643,4 en 1961 triplicándose la producción. Además, durante su gobierno se construyeron 12000 km de carreteras, algo jamás visto en años anteriores ni futuros. El sector automotriz creció sustancialmente durante el periodo desarrollistas, atrayendo numerosas inversiones extranjeras promovidas por las ventajas impositivas, así fue que el país paso de 32955 automotores en 1959 a 129880 en 1962, teniendo un pico de 136188 en 1961, dándole así trabajo a 150 mil trabajadores y ahorrando 250 millones de dólares e importaciones.

Todo esto se realizó en tan solo 4 años y, como dijo Rogelio Frigerio “un golpe de estado por mes… no sabíamos si al día siguiente seguiríamos siendo gobierno”, con una economía en marcha y creciendo, pero políticamente constantemente en conflicto. Tuvo a los militares, peronistas, el ala izquierdista y la UCR en contra. Frondizi fue el primer presidente en ir a Estados Unidos y dar un discurso en el congreso, tuvo conversaciones con la URSS, se acercó a Asia, viajando a India, Indonesia y Japón. Visito países latinoamericanos e intento establecer proyectos en común con Brasil. Realizo una gira por Europa donde el Papa Juan XXIII le dio el apodo de “el estadista de América” y en Inglaterra fue condecorado con el título de Caballero de la Gran Cruz de la Orden de San Miguel y San Jorge, la mayor Orden en la escala de códigos de la Orden de San Miguel y San Jorge. Llevo una política internacional basada en la no intervención y la autodeterminación de los pueblos.

Teniendo en cuenta todo lo dicho, podemos concluir que el Papa tenía razón, Arturo Frondizi fue un estadista, un gran presidente como pocos que tuvo la nación. Habiendo desarrollado la patria en todo lo largo y ancho del territorio y promover las inversiones necesarias para crecer, siendo estos 4 años el momento donde más inversión hubo de 1912 a 1975. Gracias a él estuvo determinado en gran parte el resto de la década del 60’ con gran crecimiento. Frondizi sustento y logro establecer las bases y cimientos que el país necesita, y lamentablemente en la actualidad no tiene. Por esta razón, lo mejor, para que la Argentina de una vez por todas logre despegar, como lo hizo durante ese corto periodo, es implementar nuevamente un desarrollismo actualizado y moderno, donde se base en el estímulo fiscal para la atracción inversionista extranjera, una política austera y primordial mente diversificar la economía nacional, desarrollando los sectores de la industria pesada y con ello el campo. Como Frondizi desarrolla en su libro “El problema agrario argentino”, la industria complementa al campo y Argentina debe ir por un modelo agro industrial, donde se implemente un programa amplio de infraestructura y energía. Donde con el desarrollo industrial se pueda elaborar nacionalmente manufacturas e industria para el campo, y exportar estas maquinarias al exterior. Donde el argentino consiga empleo de calidad y bien pago, y se sienta orgullo de su nación y la haga cada vez más grande al saber que contribuye en el desarrollo nacional. Por esta y muchas razones más, este planteamiento económico es el ideal para la República.

 

 



Etiquetas:   Economía   ·   Política   ·   Historia   ·   Argentina

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
18856 publicaciones
4745 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora